Defensoría del Pueblo alerta violaciones de derechos humanos contra indígenas arhuacos

Al menos 500 personas no pueden movilizarse, lo que les impide tener seguridad alimentaria, salud, autonomía y se ve afectado su supervivencia cultural

Desce hace más de un año, el Resguardo Indígena Arhuaco se dividió por la elección de  Zarwawiko Torres Torres como cabildo gobernador del Resguardo. Foto: cortesía
Desce hace más de un año, el Resguardo Indígena Arhuaco se dividió por la elección de Zarwawiko Torres Torres como cabildo gobernador del Resguardo. Foto: cortesía

Los problemas al interior de las comunidades indígenas del norte del país persisten y esta situación está escalando y afectando a más comunidades étnicas. Este 4 de octubre la Defensoría del Pueblo aseguró que aproximadamente 500 miembros del pueblo Arhuaco, que habita en la Sierra Nevada entre Magdalena y Cesar, no se pueden movilizar correctamente. Lo anterior está desatando que los individuos no puedan acceder a algunos derechos básicos.

“La Defensoría del Pueblo constató que se ha vulnerado el derecho al libre tránsito de miembros del pueblo Arhuaco de la Sierra Nevada, lo cual puede conllevar a una afectación a los derechos a la seguridad alimentaria, a la salud, a la autonomía y a la pervivencia cultural de aproximadamente 500 personas”, dijo el órgano estatal a través de un comunicado de prensa.

Se detalló que los más afectados con la situación son los miembros de la comunidad en Nabusimake, asentada en Pueblo Bello (Cesar) a una altura de 2.200 metros sobre el nivel del mar. Así mismo, los mamos de la Sierra Nevada, es decir los líderes espirituales de esta etnia, están sufriendo graves repercusiones relacionadas a acciones violentas realizadas en su contra.

Hay que recordar que esta situación inició por una división a l interior de los Kogui, otro pueblo tradicional inigena de Colombia. Los protagonistas del caso son los líderes del cabildo gobernador de Magdalena, Atanacio Moscote Gil; y por el cabildo gobernador Kogui-Malayo-Arhuaco Arregocés Conchacala Zalabata, de Guajira.

Los arhuacos se ven afectados por esto ya que están en la mitad del conflicto, no porque sean partícipes, sino porque, de forma literal, habitan en una zona intermedia entre los koguis del Magdalena y los de Guajira.

Ante este escenario, la Defensoría aseguró que mantendrá el acompañamiento necesario para “la generación de un espacio de concertación y diálogo” en el que el pueblo Arhuaco pueda resolver el conflicto existente. Así mismo, se pretende llegar a determinar los escenarios y procedimientos a los que acudirá la etnia para resolver los conflictos electorales que puedan suscitarse en medio de este conflicto de poder.

“El acompañamiento de la entidad ha sido y será siempre respetuoso del derecho a su autonomía y autodeterminación, el ejercicio de su gobierno propio y la solución de sus asuntos internos a través de mecanismos propios, garantías fundamentales que salvaguardan la diversidad étnica y cultural”, destacó el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

A pesar de las intenciones de la Defensoría de respetar la autoridad étnica, los indígenas no han permitido el paso de los funcionarios estatales. La entidad expresó preocupación porque envió una comisión para verificar las denuncias recibidas y evaluar la situación de derechos humanos en dicha comunidad, pero no pudieron acceder al territorio. Ante esta situación, el órgano pidió la colaboración de las partes involucradas.

“Solicitamos que se permita el acceso a la entidad, con el ánimo de poder cumplir con nuestra misionalidad, y reiteramos el compromiso con el Pueblo Arhuaco, de acompañar los espacios de diálogo y realizar las gestiones necesarias para avanzar en la resolución de sus conflictos internos y el fortalecimiento de su gobernabilidad”, dijo Camargo.

Finalmente, se hizo un llamado a las entidades gubernamentales para que implementen con carácter urgente las acciones orientadas a facilitar la resolución del conflicto interno y la garantía de los derechos de los arhuacos. A la comunidad involucrada también se le pidió colaborar para llegar a consensos sensatos.

“Hacemos un respetuoso llamado al Pueblo Arhuaco, para que los consensos que caracterizan el ejercicio de su gobierno se mantengan y que, en el marco de los mismos se permita la movilidad humana sin restricciones, para garantizar la seguridad alimentaria, la salud e integridad de todos, haciendo énfasis en la población más vulnerable, como los menores de edad, las mujeres y los adultos mayores”, dijo la Defensoría del Pueblo.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR