Víctimas denunciaron ante la CIDH y la JEP a las FARC por tributo al Mono Jojoy

Los exsecuestrados, así como sus más cercanos familiares, dicen que elogiar el supuesto legado de ese criminal es “hacer apología al delito”

El comandante rebelde colombiano de las FARC, Jorge Briceno, conocido como "Mono Jojoy", se toma una foto con prisioneros retenidos por rebeldes marxistas de las FARC en La Macarena en esta foto de archivo tomada el 24 de junio de 2001. REUTERS / Eliana Aponte / Archivos (COLOMBIA - Etiquetas: OBITUARIO DE CONFLICTOS CIVILES)
El comandante rebelde colombiano de las FARC, Jorge Briceno, conocido como "Mono Jojoy", se toma una foto con prisioneros retenidos por rebeldes marxistas de las FARC en La Macarena en esta foto de archivo tomada el 24 de junio de 2001. REUTERS / Eliana Aponte / Archivos (COLOMBIA - Etiquetas: OBITUARIO DE CONFLICTOS CIVILES)

El homenaje que los integrantes del partido Comunes, antes FARC, rindieron a Víctor Julio Suárez Rojas, alias Jorge Briceño Suárez o Mono Jojoy, excomandante de esa guerrilla y dado de baja en 2010, sigue dando de qué hablar y fue a dar a los estrados de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP).

La denuncia fue interpuesta por los familiares de varias de las víctimas de secuestro y muerte que el exgrupo armado, así como el Mono Jojoy, considerado como uno de los criminales más sanguinarios del conflicto armado colombiano, cometió durante su vida delictiva.

Uno de los denunciantes, asegura el diario El Tiempo, es el exdiputado del Valle del Cauca, Sigifredo López, quien fue víctima de las FARC y único sobreviviente de los 12 diputados que el entonces grupo al margen de la ley raptó y posteriormente asesinó.

López también se sumó a la indignación generalizada que desató el homenaje al criminal y que horas más tarde fue replicado por la senadora de Comunes, Sandra Ramírez, quien también hizo cuestionadas declaraciones en las que comparó las cárceles colombianas con los centros de cautiverio en que esa guerrilla tuvo a sus víctimas retenidas.

“Las palabras de la senadora Sandra Ramírez constituyen una violación a los acuerdos de paz, porque ellos se comprometieron en el sistema de verdad, justicia, reparación y no repetición a respetar la dignidad de las víctimas que son el centro del acuerdo. Estas revictimizaciones ameritan que la JEP los expulse y les quite todos los privilegios”, expresó Sigifredo López a la emisora RCN Radio.

Por su parte, la revista Semana también dio a conocer apartes de la denuncia que las víctimas presentarán ante la JEP y la CIDH donde responsabilizan al Mono Jojoy de haber “asesinado a menores de edad, y es señalado de múltiples violaciones contra mujeres y de secuestros en todo el territorio nacional”, además, lo culpan de ser precursor de “la ‘política’ de secuestro de policías y políticos con el fin de un intercambio humanitario. Los retenían en condiciones infrahumanas y deplorables. Además, fue el pionero en trasladar la guerra desde las zonas rurales hasta las ciudades”, reza el documento.

En ese sentido, los exsecuestrados aseguran en el documento que es inaudito que se hagan reconocimientos a ese criminal, abatido por el Ejército en el 2010, dado que haría una “posible apología al delito” y por eso repudiaron que hasta con brindis se elogiara el supuesto legado del excabecilla de las FARC.

Y es que tal y como lo reportan las redes del partido Comunes, Sandra Ramírez recordó a Suárez Rojas como “comunista íntegro, al que nos llamaba a las mujeres a dirigir las formaciones, a ponernos al frente de la lucha”. Además, defendió las condiciones en las que los guerrilleros privaban de la libertad a los secuestrados.

“Dentro de esas cárceles tenían sus comodidades, pero hay que ver las cárceles del régimen cómo son, tenemos cárceles para 80.000 personas y tenemos hoy 123.000 personas. Ellos tenían sus comodidades a medida de las condiciones, su camita, su cambuche, todo”, indicó la congresista a la emisora BluRadio, que desató la ola de críticas que hoy siguen teniendo en el ojo del huracán a ese movimiento. Sin embargo, horas después tuvo que disculparse.

Incluso, el presidente de Colombia, Iván Duque criticó con vehemencia las declaraciones que la senadora Ramírez entregó, llamó “bandido desgraciado” al Mono Jojoy y dejo un duró mensaje: “No se puede rendir homenaje a una persona que representa la corrupción y tantas cosas malas. Insinuar que los secuestrados tuvieron comodidades como si se tratara de personas que estaban alojadas en hoteles cinco estrella es una gran infamia. Las víctimas del secuestro solo esperan que se conozca la verdad indiscutible y que haya justicia ejemplar, que haya reparación y la no repetición”, sentenció el mandatario.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR