Antonio Guerra de la Espriella, relacionado en el caso Odebrecht, esperará en libertad el fallo de la Corte Suprema

El sujeto fue acusado de favorecer a la constructora brasileña mediante tráfico de influencia y de haber recibido $200 millones en sobornos

En el mes de marzo, la Procuraduría General de la Nación pidió a la Corte Suprema condenar al exsenador de Cambio Radical, Antonio Guerra de la Espriella, a 20 años de prisión por su supuesta participación en el caso Odebrecht, además, pidió que se le cobrará una multa de $2.424 millones más 554 salarios mínimos legales vigentes.

De acuerdo con la investigación judicial Guerra habría usado su cargo como senador para favorecer tanto a la constructora brasileña como la empresa Afa Vías. Incluso, habría recibido alrededor de $200 millones por sus labores.

Guerra puso conexiones políticas al servicio de una organización delictiva. Está comprobado que mantuvo contacto con directivos de la multinacional brasileña. Lo informado por Bernardo Elías y Otto Bula es creíble. Se trata de testigos directos pues ambos están condenados tras aceptar haber participado en dicha estructura criminal para alcanzar adjudicación de contratos estatales. Ellos aportaron datos de certeza innegable”, se mencionó en ese momento y agregó que este uso su cargo “al conglomerado económico con el propósito de promover su actividad en el país, ya que intervino directamente en la gestión de reuniones para buscar el apoyo de entidades bancarias para que la multinacional Odebrecht obtuviera el cierre financiero del proyecto de navegabilidad del Río Magdalena, además de su inocultable interés en los trámites de adición del tramo Ocaña-Gamarra, al contrato principal del proyecto ruta del sol 2″

Pese a la petición de la Procuraduría y las pruebas en su contra hoy, se dio a conocer, que la Sala en Primera Instancia de la Corte Suprema modificó la medida de aseguramiento que existe en contra del excongresista, por una medida no privativa de la libertad. Es decir, que el sujeto podrá salir de casa pero sí debe requerir un permiso especial para salir del país. De acuerdo con la Revista Semana, el argumento para tomar esta decisión es que la ley así lo requiere para estos casos.

“PRIMERO: SUSTITUIR, al señor Antonio del Cristo Guerra de la Espriella la medida de aseguramiento de detención preventiva que le fuera impuesta, por las obligaciones de presentarse cada vez que sea requerido por la autoridad judicial competente y la prohibicion del salir del país (...) para lo cual se suscribira una diligencia de compromiso. SEGUNDO: suscrita la diligencia de compromiso, LIBRESE la correspondiente ORDEN DE LIBERTAD para ante las directivas del centro carcelario la cual se cumplirá siempre que no se requerido por otra autoridad”, se lee en la sentencia de la Corte.

Con esta decisión, Guerra esperará en libertad la decisión de la Sala de Primera Instancia en su caso pues el juicio en su contra que comenzó en el 2019 ya terminó.


Caso Odebrecht

La corrupción de Odebrecht penetró varios países de América Latina y África, entre esos uno de los más relacionados fue Colombia. La bomba estalló cuando la justicia brasilera el 19 de junio de 2015, capturó a Marcelo Odebrecht, el director de la empresa y un años después fue acusado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de conseguir licitaciones y obras en los dos continentes a cambio del pago de 788 millones de dólares en sobornos.

Sobre Colombia, el caso fue más allá de las contrataciones pues incluso, permeo campañas políticas de candidatos presidenciales. Los ejecutivos de Odebrecht señalaron que pagado 11 millones de dólares (22 mil millones de pesos en la época) que les permitieron quedarse en 2009 con la mayor licitación de vías en el país: la adjudicación de la Ruta del Sol Sector II; y comentaron que el mismo mecanismo fue usado para corromper a funcionarios que les garantizó la adjudicación de la adición de la Ruta del sol, para el trayecto Ocaña-Gamarra en 2014, por el que al menos pagaron sobornos por 4.5 millones de dólares.

Y finalmente, para cerrar alianzas y acercarse a quienes les tendrían que adjudicar las obras, denunciaron que la constructora financió las campañas presidenciales de Juan Manuel Santos en 2010, en 2014 y la de Óscar Iván Zuluaga ese mismo año.


SEGUIR LEYENDO



TE PUEDE INTERESAR