Registran un sicariato en vivienda del menor que sobrevivió a la embestida de prestante ciudadano de Santa Marta que conducía tras consumir licor

En la casa residía también una de las víctimas mortales que dejó el accidente en el que Enrique Vives Caballero arrolló a siete personas, en la comuna de Gaira en la capital de Magdalena

Inseguridad en Bogotá / Referencia de Colprensa
Inseguridad en Bogotá / Referencia de Colprensa

Aunque las autoridades aclararon desde un inicio que el homicidio del que fue víctima un lanchero de Santa Marta no tenía relación con el proceso penal que se le lleva a Enrique Vives Caballero, que tras haber consumido embistió a siete personas con su vehículo el pasado lunes 13 de septiembre y de las cuales solo sobrevive un menor de 14 años que permanece hospitalizado, en la comuna de Gaira hubo preocupación de que el hecho de violencia estuviera vinculado con el sonado caso.

En una publicación del periódico El Tiempo de Bogotá recogieron las declaraciones de la Policía sobre este sicariato, donde el hombre asesinado fue identificado como Elmer Alexis Sierra, de 22 años de edad, que se ganaba la vida como lanchero.

“Aunque todavía no hay una hipótesis concreta, todo indica que esta muerte corresponde a un problema personal de la víctima”, informó el coronel Jesús de los Reyes, comandante de esa institución en la capital de Magdalena.

Y es que en esa vivienda también habitaba Rafaela Petit, una de las mujeres que falleció tras se atropelladas por el Vives Caballero, y su sobrino que es el menor de edad que permanece recluido en un hospital de Santa Marta, por lo que el crimen no dejó de causar suspicacia.

En el diario colombiano detallaron que al lanchero le propinaron tres disparos desde una motocicleta, en la cual emprendió la huida el sicario que ejecutó el crimen, sin mayores contratiempos.

Por este nuevo hecho de violencia en la capital de Magdalena, las autoridades anunciaron que realizarían la correspondiente investigación para dar con los responsables.


Conductor ya está en la cárcel

Entre tanto, el lunes se conoció que Enrique Vives Caballero ya se encuentra en la cárcel, luego de que el pasado sábado, casi sobre la medianoche, se le dictara medida de aseguramiento por parte del Juzgado 1° penal municipal, con función de control de garantías, de Santa Marta.

Cabe mencionar que Vives podría salir de la cárcel próximamente si se declara nula la medida de aseguramiento. Lo anterior debido a que Álex Fernández Harding, defensor del presunto victimario, impugnó la decisión de la juez y pidió que el caso sea archivado y el hombre se remita a terapia psicológica.

Esta no es la primera vez que la defensa de Vives pide esto, pero para las víctimas, e incluso miembros de la Fiscalía General de la nación y la Procuraduría General de la Nación, estas son formas de dilatar el proceso. Incluso, la semana pasada una comisión lo visitó en la clínica donde era atendido para revisar su estado.

La delegada de la Procuraduría señaló irregularidades relacionadas al hecho de que Perfect Body, la clínica donde era atendido el presunto victimario, no había entregado a las autoridades la historia clínica del paciente. Además, sostuvo que el pasado miércoles en la mañana, Harding dejó abierto el micrófono del Zoom y se pudo constatar el estado de conciencia de su defendido.

Hay que recordar que la dilación para que Vives Caballero no se presentara en la audiencia de imputación de cargos y la medida de aseguramiento venía desde el lunes y ya había sido notificada por sus víctimas. Ellos señalaron que el hombre primero trató de evitar ser judicializado aduciendo heridas de gravedad.

Esto hace referencia a que en la mañana del martes pasado, el abogado Harding presentó la historia clínica de su defendido para decir que no se encontraba en estado de salud óptimo para acudir a la audiencia.


SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR