Ni soberanía ni agua, lo que reclama Nicaragua de Colombia ante La Haya

Este 20 de septiembre comenzaron las audiencias por una demanda de la nación centroamericana contra Colombia por supuestos incumplimientos en la soberanía del mar Caribe

El Agente Carlos Gustavo Arrieta, el coagente Manuel José Cepeda durante una de las audiencias en La Haya de 2015. Foto: Colprensa
El Agente Carlos Gustavo Arrieta, el coagente Manuel José Cepeda durante una de las audiencias en La Haya de 2015. Foto: Colprensa

Durante las próximas dos semanas, un equipo de abogados internacionales y colombianos escucharán las demandas y denuncias de Nicaragua en contra del país. Así mismo, presentarán las contrademandas para desvirtuar las acusaciones y acusar al gobierno centroamericano de violar los derechos de la comunidad raizal de San Andrés.

Este nuevo caso trata sobre Presuntas Violaciones de Derechos Soberanos y Espacios Marítimos en el Mar Caribe (Nicaragua vs. Colombia), según el título que le dio la Corte Internacional de Justicia al abrir el caso en 2013. No se trata de una petición para modificar las fronteras marítimas entre los dos países, sino de que se cumpla el fallo de 2012 en el que Colombia perdió el 40% del territorio que ostentaba en esa zona.

Nicaragua alega una supuesta amenaza del uso de la fuerza por Colombia como violaciones al fallo de límites marítimos. En su demanda, el país centroamericano pidió a la Corte que fallase y declarase que Colombia había incumplido varias de sus obligaciones internacionales y que estaba obligada a reparar plenamente el daño causado por sus actos ilícitos.

Después de formular excepciones a la competencia de la CIJ en este proceso, que fueron negadas, Colombia presentó su contrademanda en 2016. Dos de las denuncias fueron negadas y otras dos aceptadas: la presunta violación de Nicaragua a los derechos de la comunidad de San Andrés para la pesca artesanal y la expedición de un decreto en ese país para ampliar los derechos marítimos más allá de lo permitido en el derecho internacional.

Es en ese contexto que se citó a las partes para cumplir con el proceso oral de audiencias, que iniciarán este 20 de septiembre y se extenderán por dos semanas. La primera parte y la presentación de los argumentos escritos concluyó en 2019.

En qué consisten las audiencias

El agente de Colombia ante La Haya, Carlos Gustavo Arrieta, explicó que durante este primer día se escuchará a los abogados de Nicaragua. “Estamos esperando que venga con toda clase de diatribas con respecto a los temas, acusaciones de violaciones, acusaciones de que no estamos respetando el fallo, de que no estamos respetando sus derechos. Hoy es día para oír a Nicaragua. Eso es lo normal”, señaló.

“Después vamos a hacer un análisis muy riguroso de cualquier ajuste que haya introducido, a lo que ya conocemos, de lo dicho por Nicaragua en la etapa escrita. Vamos a refinar argumentos, para el miércoles responder a Nicaragua y presentar las contrademandas que presentó Colombia contra Nicaragua, especialmente la relacionada con el reconocimiento y violación de los derechos de pesca de la comunidad raizal y el decreto mediante el cual Nicaragua se apropia unilateralmente de una zona del Caribe”, explicó por su parte el co-agente Manuel José Cepeda.

Tras la presentación de los argumentos de Colombia y sus denuncias, iniciará un proceso de debate en el que cada país tendrá oportunidad para hablar dos veces en audiencia, Nicaragua presenta y Colombia contesta. Luego se surtirá una segunda parte en la que Colombia presentará sus contrademandas y Nicaragua contestará a las mismas, en una dinámica igual.

“Estamos preparados. Nos hemos venido preparando desde hace mucho tiempo, tenemos argumentos de hecho muy sólidos. La verdad es que tenemos un equipo sólido que ha venido trabajando en esto desde hace tres años, tenemos identificados todos los hechos que ha planteado Nicaragua como posibles violaciones de Colombia al derecho internacional, tenemos pruebas suficientes para desvirtuarlos y tenemos argumentos jurídicos muy sólidos con respecto a los derechos que Colombia pretende hacer valer”, señaló el agente Arrieta.

A él y a Cepeda los acompaña un equipo de abogados extranjeros expertos en derecho internacional. De la defensa hace parte Rodman Bundy, un estadounidense que ha acompañado el proceso desde el caso de límites en el mar Caribe. Eduardo Valencia Ospina, ex secretario de la Corte Internacional de Justicia y miembro de la Comisión de Derecho Internacional de la ONU, según reseñó el diario El Espectador.

A ellos les sigue Michael Reisman, asesor en Derecho Internacional y miembro del Instituto de Derecho Internacional de Estados Unidos; Laurence Boisson de Chazournes, la única mujer del equipo, francosuiza especialista en derecho internacional que ha litigado en múltiples casos a nivel mundial; Sir Michael Wood, miembro de la Comisión de Derecho Internacional de la ONU. Finalmente Jean-Marc Thouvenin, también francés, que ha litigado en varios conflictos territoriales en Europa.

En este caso no está en juego ni terreno ni soberanía, nada de eso. En este caso se está debatiendo una supuesta violación de derechos soberanos por parte de Colombia sobre lo cual nosotros estamos diciendo que eso no tiene ningún sentido, que Colombia está actuando en la zona en desarrollo de las atribuciones que le confiere el derecho internacional. Aquí no hay terreno, no hay aguas, no hay soberanía de por medio”, señaló finalmente el agente Arrieta.

Las audiencias durarán dos semanas, pero la decisión de La Haya toma entre seis meses y un año en expedirse, por lo que el final del proceso que ya cumple más de siete años, podrá extenderse hasta mediados de 2022.

SEGUIR LEYENDO:


MÁS LEIDAS AMÉRICA

TE PUEDE INTERESAR