El nevado de Santa Isabel estaría a siete años de desaparecer por los efectos del cambio climático

Aunque la situación es irreversible, con la ayuda de Usaid, el estado colombiano ha invertido 38 millones de dólares para cuidar este y los otros cinco nevados que componen el país

Nevado de Santa Isabel
Nevado de Santa Isabel

Entre cinco y siete años de vida le quedarían al nevado de Santa Isabel, según calculan expertos ambientales. Aquella estructura nacional, ubicada en la cordillera central del país, marca la frontera entre los departamentos de Risaralda, Tolima y Caldas y, el derretimiento de la nieve que la compone, a causa del cambio climático, la tiene en riesgo de desaparecer. De acuerdo con los ambientalistas, que han estado al frente de la observación de la zona, durante quince años, Colombia podría perder uno de sus más importantes glaciares. “El nevado ha perdido, aproximadamente, un acumulado de una columna de agua de 50 metros de alto”, comentó Alejandro Ospina, geógrafo y consultor de monitoreo glaciar.

‘La princesa de las nieves’, como se le conoce al espacio natural, ha perdido el 98% de su masa glaciar, según explicaron los periodistas de Noticias Caracol, quienes se pusieron al frente de la verificación de los llamados que alertaron del preocupante estado del nevado que, además, desde el año 2005, ha sido el mejor y más monitoreado del país.

En 1930, señalaron los investigadores al informativo, la masa glaciar del Nevado Santa Isabel alcanzaba una extensión cercana a las dos mil hectáreas. Hacia el 2020, esas dos mil hectáreas se transformaron en 45. “El Ideam, particularmente como instituto, lleva haciéndole monitoreo a este glaciar de manera directa desde el año 2005, eso quiere decir que ya cumplimos más de 15 años de monitoreo directo”, recalcó Ospina que, a su vez, detalló que la ausencia de la espesa capa de hielo que recubría la montaña, y que se ha ido derritiendo, es consecuente a la existencia de los gases del efecto invernadero, a la gran cantidad de ceniza volcánica en su interior, a la ausencia de nubosidad y la radiación solar que, con los años, se ha hecho más poderosa.

Poder evidenciar este impacto es devastador emocionalmente, para mí este es mi segundo hogar es mi casa, es un lugar que amo, que adoro y que invito a que todo el mundo venga y conozca y que pueda conservar”, expresó el guía de turismo en el Parque Nacional Natural Los Nevados Cristian Camilo Zamurano, ante los micrófonos de ese medio de comunicación.

En el último año, como si fuera poco el indicador de las cifras previamente entregadas, el nevado Santa Isabel ha perdido cerca de 400 mil toneladas de masa glaciar, lo que hace que los estudiosos de la zona calculen de cinco a siete años de existencia del nevado. En el panorama más positivo, podrían ser diez años.

“Estamos contribuyendo a que las comunidades para que no sigan talando y degradando los bosques y, de esa forma, manteniendo el carbono en el sitio, esa es una forma. La otra es que en los páramos a través de conservación, prácticas de reconversión productiva, rehabilitación y restauración de paisajes del ecosistema de páramos”, declaró el director de Páramos y Bosques de Usaid, Luis Fernando Jara.

Esa entidad, precisamente, y según comentó la periodista Jéssica Cedeño, ha invertido 38 millones de dólares para proteger los otros cinco nevados del país. Aquel dinero, serviría de alivio durante unos cinco años, y pretendería reducir “10 millones de toneladas de gas del efecto invernadero”.

Los otros cinco nevados a los que se refiere el noticiero son: La sierra nevada de Santa Marta; el volcán nevado del Ruíz; el volcán nevado del Huila; el volcán nevado del Tolima; y la sierra nevada del Cocuy. La conclusión de la nota del informativo del Canal Caracol reveló que, desafortunadamente, la situación del nevado de Santa Isabel es irreversible, y que lo que queda por hacer es tomar el caso como un ejemplo para futuras situaciones respecto a las zonas del país que están bajo estricto cuidado y protección.


Seguir leyendo:


TE PUEDE INTERESAR