Las costas del Parque Natural Sanquianga, Nariño, recibirán a cientos de tortugas caguama del Pacífico para su anidación

Este proceso es monitoreado por los guardaparques del área protegida, que cuidan los cientos de nidos y miles de huevos que deposita esta especie de tortuga marina

Las tortugas Carey nacidas en el Parque Tayrona regresando al mar. Foto: Parques Nacionales Naturales.
Las tortugas Carey nacidas en el Parque Tayrona regresando al mar. Foto: Parques Nacionales Naturales.

El Parque Nacional Natural Sanquianga, ubicado en el departamento de Nariño, se prepara para recibir en sus costas a cientos de tortugas de la especie caguama de Pacífico, la única especie marina de esta familia que escoge estas playas al sur de Colombia para realizar su anidación.

Parques Nacionales Naturales confirmó que en esta área protegida, donde se encuentran el 53 por ciento de los manglares del departamento y el 20 por ciento del Pacífico colombiano, se presenta el mayor desove de la especie ‘Lepidochelys olivacea’ entre agosto y octubre.

“En esta área protegida se han identificado cinco sitios donde la caguama del pacífico desova; las playas de Naranjo, Amarales, Carboncillal, Boquerones y Vigía-Mulatos, en esta última donde está ubicada la sede del parque y el tortugario de salvamento para los nidos que se encuentran en riesgo”, señaló la entidad ambiental.

En ese sentido, las autoridades señalaron que anualmente se trasladan más de 150 nidos de tortugas marinas que se encuentran en riesgo para su reubicación en el tortugario de salvamento, el cual cuenta con un porcentaje de nacimientos exitosos de más del 93 por ciento.

Actualmente, los guardaparques han registrado 72 nidos en salvamento, los cuales permiten la liberación de cerca de 16.000 neonatos en la playa de Vigía-Mulatos cada año, que son cuidados a su vez en el nuevo tortugario para la protección de estos huevos hasta su liberación.

Para la anidación de las tortugas caguama que llegan a estas costas cada año, son adecuados más de 20 kilómetros de playas, sin embargo, esta extensión cada vez presenta una mayor reducción a causa de la erosión costera y la contaminación por residuos solidos que afectan de manera directa la reproducción de esta especie.

“El monitoreo de la tortuga caguama del pacífico al interior del área protegida, consiste en hacer recorridos diarios desde las 5:00 a. m. sobre las playas de Mulatos y Vigía. Durante estos recorridos, que son realizados en grupos de hasta cuatro personas, se hace búsqueda de rastros de las tortugas sobre la arena los cuales llevan a encontrar los nidos”, indicó parque sobre el proceso de monitoreo.

Luego de esto, se cava hasta encontrar los huevos de la tortuga caguama, se sacan con cuidado, se toman las medidas del nido, se transportan los huevos hasta el tortugario y se lleva a cabo una réplica del nido original para depositar de nuevo los huevos con el fin de evitar se afecten por la erosión o se pierdan por saqueo.

“De cada nido, se cuenta el número de huevos, se mide el ancho de la huella de la madre (rastro), se toman las dimensiones del nido (profundidad), las coordenadas geográficas, la zona de la playa (zona de marea, zona media y zona de vegetación), estado de la marea (quiebra o puja), la fecha de encuentro y la fecha estimada de eclosión, que son alrededor de 45 días una vez puesto los huevos. Esta información, le permite al área protegida detectar cambios en la biología y ecología reproductiva de la tortuga caguama del pacífico que puedan poner en riesgo la continuidad de estas poblaciones”, concluyó la entidad.

SEGUIR LEYENDO

<br/>

TE PUEDE INTERESAR