Nicolás Maduro asegura que Colombia recibe “con los brazos abiertos” a los delincuentes de Venezuela

En la capital del país bolivariano se vive una intensa violencia e incluso, bandas criminales atacaron a diversos cuerpos policiales en Caracas

Fotografía cedida por prensa de Miraflores donde se observa al presidente Nicolás Maduro (c), quien habla en una jornada para fortalecimiento de la agroindustria nacional en el Palacio de Miraflores en Caracas. EFE/Prensa Miraflores
Fotografía cedida por prensa de Miraflores donde se observa al presidente Nicolás Maduro (c), quien habla en una jornada para fortalecimiento de la agroindustria nacional en el Palacio de Miraflores en Caracas. EFE/Prensa Miraflores

Este martes 3 de agosto, Nicolás Maduro, líder del régimen venezolano, dijo que su gobierno se encuentra “liberando” a su país de las “bandas delincuenciales”. Además, afirmó que muchos de los líderes de estas bandas “están yendo para Colombia”, pues “allá los reciben con los brazos abiertos los grupos paramilitares”.

Durante un acto de su partido político que se transmitió en el canal estatal VTV, el mandatario afirmó además que estos grupos se están financiando desde Colombia.

“Así como liberamos la (popular barriada de la) Cota 905 y toda la zona sur de Caracas de bandas delincuenciales financiadas desde Colombia, armadas por el paramilitarismo de (el presidente colombiano) Iván Duque”.

De acuerdo con información de EFE, entre el 7 y 9 de julio, bandas criminales atacaron a diversos cuerpos policiales en Caracas y llevaron a que varias personas se confinaran. El balance de las autoridades venezolanas asegura que 22 delincuentes fueron “neutralizados”.

Los medios locales dijeron que miembros de esos grupos, cuyos líderes no fueron arrestados y son buscados por las fuerzas de seguridad del Estado, han cruzado la frontera y huido a Colombia.

Entre los más buscados está Carlos Luis Revete, alias ‘el Koki’; Garbis Ochoa Ruiz, alias ‘El Galvis’, y Carlos Calderón Martínez, alias ‘El Vampi’, todos ellos acusados de asesinato.

Al respecto, Maduro recordó que este martes fue aprobado en primera discusión el proyecto de Ley de Cuadrantes de Paz, que busca proteger a “todo el pueblo de Venezuela”.

Para el dictador, se trata de “una ley que impresiona y que nos lleva hacia un país de paz” que incluye “ir liberando la patria de bandas delincuenciales”.

“Hoy empieza un camino para elevar a la construcción de los cuadrantes de paz, Venezuela consiguió la fórmula para la seguridad ciudadana, ahora hay que profundizar, mejorarla”, sostuvo.

En su momento, la vicepresidenta chavista Delcy Rodríguez aseguró que “se acabó la violencia en Caracas”, sin embargo, no dijo nada de “Koki”, “Garbis” y “Vampi”, los capos de la banda que aterroriza a los caraqueños. El tono de su intervención fue el clásico -culpar a Colombia y a EE.UU. de todo-, pero eludió los nombres propios de los capos.

Rodriguez acusó a Leopolo López y a Juan Guaidó, líderes opositores, de estar detrás de todos los incidentes de los últimos días e, incluso, afirmó que los criminales estaban entrenados por Colombia y EE.UU.

Las funcionarias chavistas que dieron por cerrado el operativo aún cuando los líderes siguen libres, informaron que 22 “delincuentes” fueron neutralizados, y que dos policías y un guardia nacional bolivariano murieron en el operativo de las fuerzas de régimen, pero no brindaron datos sobre las bajas civiles.

“Lamentamos la muerte de un sargento de la (policía militarizada) Guardia Nacional (...) y tres funcionarios de nuestra Policía Nacional (...) Asimismo, en esta operación han sido neutralizados 22 delincuentes”, dijo Meléndez en su declaración que no admitió ninguna pregunta periodística. La ministra no detalló si los “neutralizados”, una palabra usada de forma ambigua por las autoridades, fallecieron en los enfrentamientos o fueron detenidos, si bien aclaró que hay “28 personas heridas” durante los tiroteos que han paralizado la vida en el occidente de Caracas durante casi 72 horas.

SEGUIR LEYENDO