Audiencia de indagatoria contra Armando Benedetti será la próxima semana

El senador es acusado por enriquecimiento ilícito entre 2002 y 2018. Su defensa argumenta que la acusación no está teniendo en cuenta varios factores, como la actividad económica del senador o su declaración de renta.

Armando Benedetti (Colprensa - Álvaro Tavera)
Armando Benedetti (Colprensa - Álvaro Tavera)

Tras cerca de tres meses sin novedad, este martes 22 de junio se conocieron noticias en el caso que abrió la Corte Suprema de Justicia contra el senador Armando Benedetti por supuesto enriquecimiento ilícito. Eso, luego de que la Sala Especial de Instrucción de Primera Instancia de esa corporación agendara la audiencia de indagatoria que abre el proceso.

La diligencia quedó programada para el próximo martes 29 de junio, luego de que la misma sala negara la recusación presentada por la defensa del parlamentario en contra de la magistrada Cristina Lombana, quien precisamente abrió y maneja el proceso; y quien, en palabras de Benedetti, tiene motivos cuestionables en todo el asunto, por lo que usó un argumento de ‘enemistad íntima’.

“Cada vez que hago una denuncia de Odebrecht, de Santos, de Néstor Humberto Martínez o de Sarmiento me salta la liebre por el mismo lado. Estoy tranquilo, demostraré mi inocencia y que esto es una persecución más”, dijo el día que se conoció el inicio de la querella judicial.

“No es casual que Cristina Lombana haya investigado sin una prueba y sin un testigo a más de 200 personas cercanas a mí. Ha llamado a 100 testigos y ninguno ha hablado en mi contra. Desde hace más de dos años he denunciado la persecución de esta señora. La voy a recusar”, agregó en ese momento Benedetti, anunciando la medida que finalmente no le rindió frutos.

Valga recordar que, el senador entra a una confrontación basada en la premisa de que al legislador le ingresaron, entre 2002 y 2018, millonarias sumas de dinero que no puede justificar con el sueldo que obtiene por su labor en el Senado de la República.

El argumento es una matriz financiera que permite observar que en 2002 le ingresaron a Benedetti 134 millones de pesos y ese mismo año reportó un saldo final de 21 millones de esos, algo que es congruente; sin embargo, para 2018 tuvo un ingreso superior a los 1.075 millones de pesos, una cifra muy superior a la que gana en un año un parlamentario en Colombia. La inconsistencia radica en el sado final que tiene el congresista para finales de ese año, pues evidencia 1.216 millones de pesos, un incremento que no tiene lógica para la Corte Suprema y por el que se le acusa de enriquecimiento ilícito.

Otras factores determinantes son movimientos sospechosos como la venta de un inmueble, que se desligó también en una investigación contra Ruby Corredor, quien fue parte de la oficina de senador Benedetti. De acuerdo con las autoridades judiciales, la funcionaria habría comprado el apartamento en el barrio El Retiro, en Bogotá, por un valor de 1.600 millones de pesos, y posteriormente, se lo habría entregado al parlamentario.

Para este hecho en particular, la Fiscalía determinó que Corredor compró el apartamento de forma legal, pero no tiene manera de acceder a esa cantidad de dinero, ni supo justificarla cuando se le cuestionó por la misma. De hecho, el inmueble terminó pagándose con un cheque girado por la empresa Factoring Servimos, que ahora es investigada por posibles nexos con Benedetti.

A pesar de ello, el congresista, que por estos días apoya a Gustavo Petro, argumentó en abril pasado que el informe de Policía Judicial con que la magistrada Cristina Lombana lo citó a indagatoria tiene errores y no está bien sustentado. Según explicó, todo está en la declaración de renta, pero ese documento no fue tenido en cuenta por los investigadores de Policía Judicial en el informe por el cual fue citado a indagatoria.

De igual forma, aseguró que no se ha tenido en cuenta los préstamos que ha hecho, las exenciones de las que se beneficia y las reposiciones de votos que ha recibido en sus campañas. Yo por ser legislador tengo un código, que es el 8411, un código ante la DIAN, por mi actividad económica, pero ¿sabe con base en qué me hicieron el estudio? con el 0010 que es el del asalariado”, agregó.

A pesar de ello, y de la petición de la defensa de separar a la magistrada Lombana de las investigaciones en contra de su cliente, el proceso sigue sin cambios y tendrá su primer encuentro determinante el próximo 29 de junio.

SEGUIR LEYENDO: