“Esto no fue normal”: Marcelo Gallardo sobre el partido de Junior contra River en medio de los disturbios en Barranquilla

La Conmebol recibió fuertes críticas por autorizar el encuentro entre Junior de Barranquilla y River Pate de Argentina en Colombia.

“Esto no fue normal, se jugó en situaciones muy incomodas con gases lacrimógenos y estruendos”: Marcelo Gallardo. Foto: REUTERS/Daniel Munoz
“Esto no fue normal, se jugó en situaciones muy incomodas con gases lacrimógenos y estruendos”: Marcelo Gallardo. Foto: REUTERS/Daniel Munoz

En la noche de este miércoles 12 de mayo Junior de Barranquilla y River Plate igualaron 1-1 por el cuarto partido de la fase de grupos de la Copa Libertadores, el duelo vivió un escenario especial dada la complicada situación que se estaba presentando a los alrededores del estadio, debido a la crisis social que en estos momentos atraviesa Colombia.

Y es que los disturbios que ocurrieron fuera del campo perjudicaron a los jugadores en su momento, pues se llegó a tal punto que el cotejo tuvo que suspenderse unos instantes a los 23 minutos del primer tiempo porque los futbolistas se vieron afectados por los gases lacrimógenos que lanzaban las autoridades para dispersar a los protestantes.

A pesar de la intensa realidad presentada fuera del estadio, el compromiso continuó y pudo finalizarse debidamente. Sin embargo, tanto jugadores, cuerpo técnico y demás asistentes al compromiso, no fueron ajenos a la situación y mostraron su preocupación por lo sucedido, pues consideraron que un partido de fútbol no debió llevarse a cabo bajo ese tipo de circunstancias.

Uno de ellos fue el técnico del conjunto argentino, Marcelo Gallardo, el exjugador, quien se vio seriamente afectado por los gases lacrimógenos, expresó en rueda de prensa su desazón tras el empate. Según afirmó, jugar bajo esas garantías es un hecho de total anormalidad.

“Si bien era un momento complejo porque uno no se puede abstraer de lo que está pasando; nosotros sabíamos que íbamos a venir a jugar, intentando que nos dieran las garantías necesarias. No es normal venir a jugar un partido de fútbol en una situación tan inestable por lo que está viviendo el pueblo colombiano. Ya no fue normal, no fue normal ni en la previa, ni durante el partido”, dijo.

Asimismo, se refirió al tenso momento que se vivió en la cancha y que provocó la suspensión del compromiso por unos instantes, pues varios jugadores, y hasta el mismo Gallardo, fueron perjudicados por los gases lacrimógenos.

“Los que estuvieron presentes tienen que decir que se jugó en situaciones incómodas, con humo, con gases lacrimógenos durante varios momentos del partido, escuchando estruendos y estallidos afuera. Fue una situación anormal en todo sentido y no podemos mirar para otro lado. Dentro de esas circunstancias se jugó el partido”, añadió el entrenador.

Y es que, en la previa, el entrenador tuvo que salir corriendo al camerino cuando inspeccionaba el terreno de juego, ya que fue alcanzado por los gases que el Esmad lanzó a las afueras para dispersar a los manifestantes que estaban inconformes a las afueras del escenario deportivo. En el minuto de silencio y durante el partido, los estallidos no se detuvieron. Aun así, el partido se desarrolló.

“El resultado termina siendo justo, pero también el resultado es anecdótico. De todas maneras, uno no se va contento por las circunstancias en las que hemos jugado”, concluyó.

Por la misma línea estuvieron los argentinos encargados de la transmisión, pues en ESPN, tanto el narrador del juego Mariano Closs y el comentarista Diego Latorre, mostraron su molestia por realizar un partido teniendo en cuenta la realidad que se estaba viviendo a las afueras.

“El fútbol debería tener sensibilidad por el poder que tiene. Es irrespetuoso hablar de fútbol cuando están pasando hechos verdaderamente lamentables afuera de la cancha”, sostuvo Diego Latorre.

El comentario de Latorre fue compartido por algunos usuarios en Twitter, quienes también cuestionaron que el encuentro se desarrollara en medio del inconformismo social que se vive en Colombia. Incluso subieron algunos videos del panorama en los alrededores del estadio.

Luis Giraldo, ciudadano barranquillero, también compartió en sus redes el video del minuto de silencio por las víctimas del covid-19 antes de dar el pitazo inicial, pero cuestionó que se escucharan los estruendos de lo que pasaba en las afueras entre la Policía y los habitantes de ‘la arenosa’.

“En el partido de Junior - River Plate se realizaba un minuto de silencio a víctimas del covid y fuera del estadio se escuchaban estruendos en el fondo del partido... le da la vuelta al mundo”, escribió.

Sobre lo ocurrido, la Conmebol todavía no se ha pronunciado ni tampoco lo ha hecho el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo. Lo que sí dijo el mandatario local antes de que comenzara el partido, al medio TyC Sports, fue que algunos jóvenes intentaron ingresar al estadio.

Seguir leyendo: