Biólogos, veterinarios y auxiliares de veterinaria adelantan el censo de perros callejeros en Bogotá

El censo se está realizando en 534 sectores catastrales de los 1.050 que tiene la ciudad, y que corresponden al 60 % del territorio distrital, en 19 localidades.

La Unidad de Cuidado Animal sigue prestando sus servicios a pesar de la contingencia sanitaria del covid-19. Foto: Colprensa - Sergio Acero.
La Unidad de Cuidado Animal sigue prestando sus servicios a pesar de la contingencia sanitaria del covid-19. Foto: Colprensa - Sergio Acero.

El Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal (IDPYBA) informó, este martes 20 de abril, que está adelantando un censo para estimar la abundancia y la densidad, por sectores, de perros que deambulan por las calles de Bogotá, además de caracterizarlos y determinar su nivel de bienestar.

El censo se está realizando en 534 sectores catastrales de los 1.050 que tiene la ciudad, y corresponden al 60 % del territorio distrital, en 19 localidades. La localidad de Sumapaz se abordará en una segunda fase de investigación por ser un área rural.

¿Qué son los perros deambulantes?

Los perros deambulantes son aquellos que están en vías públicas, jardines o patios con acceso a la calle, sin control directo por parte de un ser humano. Por su comportamiento, se pueden clasificar en cuatro categorías: domésticos, perros de cuadra, ferales y semiferales.

El IDPYBA explicó cómo se realiza esta clasificación de la siguiente manera:

Perro doméstico: son animales que en las etapas iniciales de su vida crearon un vínculo con los humanos y son dependientes de ellos, directa o indirectamente, para alimentarse y sobrevivir. Generalmente han sido abandonados se han perdido y tienen un comportamiento solitario.

Perro de cuadra: también denominados perros comunitarios, son animales domésticos que han sido acogidos, resguardados y alimentados por la comunidad; habitan en la calle permanente o son semidomiciliados (como los perros de los CAI, estaciones de buses, parques, entre otros).

Perro semiferal: son animales que mantienen en algún grado un vínculo con los humanos y toleran su presencia lejana; habitan lugares donde puedan encontrar comida. Cuando las condiciones son propicias se agrupan y cazan, en caso contrario pueden encontrarse solos.

Perro feral: aquellos que nacieron en lugares apartados y no crearon un vínculo con los humanos por lo que evitan su presencia; generalmente están en terrenos poco habitados, muestran un comportamiento similar al de sus ancestros silvestres y se agrupan con frecuencia.

En la capital, como en otras ciudades de países en vías de desarrollo, hay sobrepoblación de caninos, y eso compromete no solo su condición de salud y bienestar, sino que también constituye un riesgo para la salud pública y el medio ambiente.

“De ahí que el objetivo de este proyecto, resultado de la articulación entre las entidades de la administración central y local, sea recolectar información de carácter sanitario, biológico y ambiental para dimensionar esta problemática, tener líneas de base para establecer de manera priorizada las intervenciones que las distintas zonas requieren y hacer monitoreo y seguimiento de los animales”, afirmó Adriana Estrada, directora del Instituto.

¿Cómo se cuentan y evalúan los perros callejeros?

La metodología es de transecto lineal y consiste en hacer recorridos lineales y a pie por una vía, e ir contando a los perros detectados a la distancia.

Un equipo de tres personas (un biólogo, un veterinario o un auxiliar de clínica veterinaria) recorre cada transecto de dos kilómetros, y va registrando los datos en una tableta o celular, hasta completar un formulario de 21 preguntas.

Luego se recolecta información básica de fecha, lugar, hora, número de animales observados y se recoge información para caracterizar a cada perro.

Metodología del transecto lineal. Foto: Instituto de Protección Animal.
Metodología del transecto lineal. Foto: Instituto de Protección Animal.

Manteniendo una distancia de mínimo dos metros para no alterar su comportamiento, se recopilan más datos como el sexo, el tamaño, el estado de desarrollo biológico (cachorro, subadulto, adulto o geronte), la raza, el estado reproductivo (entero, esterilizado, lactante, gestante o hembra en celo), además de hacer una evaluación no invasiva de su estado de salud y comportamiento.

“Este estudio vincula a cerca de 400 personas de diversos perfiles, con conocimiento tanto de las ciencias biológicas como de las ciencias sociales. La gran mayoría del talento humano pertenece a las alcaldías locales, trabajan en distintas áreas y conoce muy bien su zona territorial. Toda la información recolectada será analizada empleado un software estadístico y se prevé tener resultados concluyentes hacia finales de año”, informó la entidad.

SEGUIR LEYENDO:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS