Más de 40 años de polémicas y crimen dentro de la cárcel La Modelo: extorsiones, asesinatos y desapariciones

Uno de los centros carcelarios más importantes de Bogotá, La Modelo, se ha convertido en uno de los escenarios más controvertidos tras diferentes denuncias, incluyendo las que recientemente realizó la periodista Jineth Bedoya.

Bogotá. Marzo 22 del 2020. En la carcel  La Modelo de la Capital, familiares de los reclusos se hicieron presentes para saber el estado de salud de los presos, después del motín sucedido la noche anterior. (Colprensa - Diego Pineda)
Bogotá. Marzo 22 del 2020. En la carcel La Modelo de la Capital, familiares de los reclusos se hicieron presentes para saber el estado de salud de los presos, después del motín sucedido la noche anterior. (Colprensa - Diego Pineda)

La cárcel La Modelo de Bogotá se ha visto envuelta en varios escándalos en los últimos años. Fue a finales de marzo cuando la Policía descubrió, gracias a un hombre encubierto, que un recluso identificado como El Gordo, junto con otros diez presos, hacía parte de una banda de extorsionistas que habían formado una central de comunicaciones dentro de la institución. Sin embargo, este es tan solo uno de los casos que se registran y que han venido ocurriendo desde la fundación del centro penitenciario en 1960.

Noticias Caracol, en medio de la solicitud que hizo la periodista Jineth Bedoya de cerrar aquella prisión, lugar en donde fue secuestrada, para luego ser torturada, y abusada sexualmente por las autodefensas en el 2000, reveló un expediente en el que se evidencian décadas de crímenes ocurridos dentro del lugar, y fuera de él, pero orquestados desde el interior. La petición de la periodista fue hecha ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, y hace parte de una de las medidas que Bedoya pide para su reparación.

De acuerdo con la investigación, hecha por los periodistas del noticiero, la cárcel, 7 años después de su fundación, vivió su primera balacera, desencadenada por la fuga de cinco presos que habían sido capturados por hurto. Para ese año, 1967, la cárcel ya contaba con una capacidad para recluir a 4.000 personas, en 1960, solo podía tener 1.900 internos.

Cuatro años después, en diciembre de 1971, cuatro ladrones detenidos en La Modelo protagonizaron otra fuga, y así, sucesivamente, delitos de este tipo empezaron a ser repetitivos, tanto así que, en mayo de 1976, relata Noticias Caracol, los habitantes de la localidad de Puente Aranda pidieron cerrar la cárcel.

La solicitud no tuvo éxito y, según el expediente que tiene la unidad investigativa de ese medio de comunicación, tres años después, en septiembre de 1979, se registró una explosión dentro del centro penitenciario: 10 reclusos se habían dado a la fuga luego de estallar un muro con dinamita. Ese mismo año, pero meses más tarde, en diciembre, tres reclusos fueron incinerados.

Fotografía de archivo fechada el 23 de marzo de 2020. Un guardia penitenciario vigila luego de un motín, en la cárcel Modelo de Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
Fotografía de archivo fechada el 23 de marzo de 2020. Un guardia penitenciario vigila luego de un motín, en la cárcel Modelo de Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

En marzo de 1986, se registra en el expediente, Juan Ramón Matta Ballesteros, un narcotraficante hondureño, que habría tenido nexos con el cartel de Medellín y al cartel de Guadalajara, logró escapar de la prisión. El ahora excapo, quien paga cadena perpetua en los Estados Unidos, recibió la ayuda de 12 policías de la cárcel para su fuga. La docena de uniformados recibió dos millones de dólares como soborno. La historia se repitió cinco años después, en abril de 1991, con uno de los sicarios del Cartel de Medellín: Dandenis Muñoz Mosquera, alias ‘la Quica’.

La década de los noventa, de acuerdo con los documentos a los que tuvo acceso Noticias Caracol, fue una de las más complejas. En abril de 1997, relata la investigación periodística, cuatro personas fallecieron, dentro de la cárcel, luego de enfrentamientos con los guardias. Poco más de un año después, en mayo de 1998, 20 presos, que se encontraban acusados de ser miembros de las autodefensas, huyeron gracias a la construcción de un túnel.

Diciembre de 1999, fue uno de los años más sangrientos dentro de la Modelo, luego de un enfrentamiento entre guerrilleros y paramilitares. El choque de ambos grupos dejó como consecuencia la muerte de 11 personas. Exactamente lo mismo ocurrió en abril del 2000, sin embargo, las víctimas aumentaron considerablemente: 26.

El crimen del periodista Jaime Garzón también tuvo una parte de su articulación desde dentro de La Modelo, justamente en 1999. En un testimonio revelado por Noticias Caracol, y otorgado por Santiago Escobar, abogado de la familia del también humorista, se le escucha decir que, “en agosto de 1999, unos días antes de su asesinato, Jaime Garzón fue a la cárcel a entrevistarse con Ángel Custodio Gaitán Mahecha y tratar de frenar la orden de asesinarlo. Se dirigió a la cárcel y desde allí pudieron entablar comunicación a través de un teléfono satelital con Carlos Castaño, entonces máximo comandante de las Autodefensas. En esa cárcel los grupos paramilitares tenían pleno dominio, podían seguir su red criminal y contacto con el exterior”.

En mayo del 2000, Jineth Bedoya se convirtió en la víctima de uno de los casos de violencia de género más graves y sonados en Colombia. La periodista, en ese entonces, adelantaba una investigación, precisamente, de lo que ocurría en La Modelo. En medio del proceso fue secuestrada y, momentos más tarde, torturada y abusada sexualmente.

En la imagen, la periodista colombiana Jineth Bedoya. EFE/LEONARDO MUÑOZ/Archivo
En la imagen, la periodista colombiana Jineth Bedoya. EFE/LEONARDO MUÑOZ/Archivo

A mitad del año 2001, en julio, una nueva masacre tuvo lugar en la prisión, diez personas fallecieron en medio de enfrentamientos.

Estos múltiples casos, sin embargo, no son los únicos. Lo que relató Noticias Caracol hace parte de un largo expediente que, incluso, registra, según se lee en los documentos, que todavía están abiertas las investigaciones sobre 157 homicidios, además de tres desapariciones que, al parecer, habrían ocurrido entre 1999 y 2003.

Uno de los escándalos más recientes dentro de La Modelo fue el motín que ocurrió en la noche del 21 de marzo y madrugada del 22 de marzo de 2020. Los presos exigían mejores condiciones sanitarias para evitar el contagio del Covid-19.

En la mañana de ese domingo, la entonces ministra de Justicia, Margarita Cabello, entregaba un primer balance que reportaba la muerte de 24 presos muertos (23 de ellos por arma de fuego y uno por caída libre), y 107 heridos (33 de la guardia del INPEC y 76 privados de la libertad). La versión del INPEC que aseguraba que las muertes fueron ocasionadas a causa de un intento de fuga fueron puestas en duda por organizaciones defensoras de los derechos humanos que, luego de conocer los análisis sobre los cuerpos de los fallecidos, aseguraron que las muertes habían sido consecuencia de actos predeterminados y pensados.

La Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos aseguró que los presos estuvieron sometidos a torturas, y que se había destruido material probatorio. En esto coincidió Human Rights Watch que, en noviembre de 2020, aseguró que las heridas en los cuerpos de los presos fallecidos habían sido hechas premeditada e intencionalmente.


Seguir leyendo: