Mansiones, armas con diamantes y obras de arte: estos son algunos de los excéntricos lujos que el Estado le ha quitado a la mafia colombiana

En la lista está La Hacienda Nápoles, de Pablo Escobar, y también la mansión de Gonzalo Rodríguez Gacha.

La Hacienda Nápoles. Foto de Archivo.
La Hacienda Nápoles. Foto de Archivo.

Pablo Escobar y Gonzalo Rodríguez Gacha no solo fueron dos de los criminales más reconocidos de Colombia, sino que también se caracterizaron por sus gustos particulares y la adquisición de bienes estrafalarios que el Estado les quitó. El diario El Tiempo dio a conocer, en las últimas horas, un listado con algunos de los excéntricos lujos de ambos, y de otros capos de la mafia del país, que están en manos de las autoridades.

La Catedral es una prisión que se encontraba en Envigado, Antioquia, hasta 2006, año en el que fue demolida. El lugar contaba con bares, cancha de fútbol, jacuzzis y, además, tenía pasadizos secretos, túneles y caletas de dinero. Este era el lugar en el que, según informes de las autoridades, Escobar usaba para torturar y asesinar a personas.

La Catedral - Pablo Escobar.
La Catedral - Pablo Escobar.

El célebre narcotraficante no solo contaba con este inmueble, también con La Hacienda Nápoles, una de las joyas de la corona. Ubicada en Puerto Triunfo, Antioquia, durante las décadas de los 70 y 80 fue utilizada como centro de reuniones del Cartel de Medellín y ya en el inicio del siglo 21, a cargo del Estado, fue convertida en un parque temático.

Rodríguez Gacha era dueño de una mansión, en Bogotá, con túneles secretos, paredes que aíslan el ruido y grifos de oro y, según el Ministerio de Hacienda, en 2018, el lujoso hogar estaba avaluado en casi 18 millones de dólares; cifra que estuvo dispuesta a pagar el gobierno de China para establecer ahí su embajada.

El criminal Pedro Oliverio Guerrero se ganó un lugar en la lista de excentricidades que compartió El Tiempo, gracias a una ostentosa arma. El criminal se movilizaba con una pistola con diamantes incrustados, que fueron decomisados. Alias ‘cuchillo’ cayó en un operativo en conjunto, de la Policía y la Fuerza Aérea, en 2010.

“El narcotraficante colombiano Juan Carlos Ramírez Abadía, alias ‘Chupeta’, fue capturado en 2007, mientras estaba en Brasil. Cuando las autoridades allanaron su morada en Sao Paulo encontraron artículos de Hello Kitty”, reseñó el periódico sobre la colección de la esposa del criminal, fanática del personaje animado.

Las obras de arte eran las consentidas de Elizabeth Montoya de Sarria, relacionada con el caso del Proceso 8.000. La mujer pagó, más o menos, 1.500 millones de pesos por las 11 que poseía. Del grupo de representaciones artísticas solo dos eran auténticas, como lo confirmaron miembros del equipo de trabajo del Museo Nacional, una vez finalizaron el proceso de curaduría para saber si eran originales, como dio a conocer El Tiempo en abril de 2004.

Seguir leyendo: