Colombia ha destinado casi $30 billones al manejo de la pandemia

De acuerdo con el Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, el manejo de los dineros por parte del Gobierno colombiano ha sido opaco y ha incumplido con algunos principios de la Ley de Transparencia y Responsabilidad Fiscal.

El Gobierno destinó $3,1 billones para adquirir vacunas y $668.000 millones para su aplicación.
El Gobierno destinó $3,1 billones para adquirir vacunas y $668.000 millones para su aplicación.

El Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana presentó en la mañana de este 16 de marzo el informe ‘Un año de Covid-19: ¿Cómo va la transparencia en el manejo de los recursos públicos?’, que funciona como una especie de termómetro sobre el uso de los recursos del Fondo de Mitigación de Emergencias, Fome, creado justamente para la financiación de la pandemia a nivel estatal.

El mismo toma como base la información disponible de manera pública a través de los portales Medidas Covid-19, Presupuesto Covid-19 y el Portal de Transparencia Económica; y señala que, el Gobierno nacional ha desembolsado a través del Fome un total de $29,7 billones en todo lo referente al tratamiento de la emergencia sanitaria del último año, transferidos a través de 94 transacciones, siendo Prosperidad Social la entidad que más dinero ha recibido.

/ Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana
/ Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana

De hecho, el DPS ha percibido una suma de $10,1 billones, que a su vez se ha repartido en programas de atención a poblaciones vulnerables como Jóvenes en Acción, Familias en Acción, la devolución del IVA y Colombia mayor, que vieron un incremento en sus montos durante 2020; así como la iniciativa Ingreso Solidario, creada durante la pandemia. Cifras oficiales presentadas por el Gobierno nacional hace dos semanas señalan que, solo entre los primeros cuatro, se han enviado $12,45 billones a los colombianos.

Por otra parte se encuentran la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, que ha recibido $5,4 billones; el Ministerio de Salud y Protección Social ($3,7 billones) y el Ministerio de Trabajo ($1,6 billones). De igual manera, se detalla que antes de la constitución del Fome se realizaron 16 transferencias por $0,9 billones, principalmente al DPS, que percibió 280.000 millones de pesos y al MinSalud, que recibió otros 252.950 millones de pesos.

Sin embargo, el reporte de la Javeriana especifica que “Entre estos recursos, por un lado, $14,4 billones han sido trasladados a cuentas creadas exclusivamente para programas de la emergencia, en los que se puede identificar que $10,8 billones han sido comprometidos y $9,7 billones han sido pagados”. En contraste, $6,8 billones de pesos han sido transferidos a cuentas creadas antes de la pandemia, pero no es posible determinar el porcentaje de los recursos comprometidos con relación a los recursos apropiados.

/ Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana
/ Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana

Pero el Fome no es la única dependencia del Estado que ha movido recursos dentro del marco de la pandemia del covid-19. También lo ha hecho el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, que administra dicho fondo y que, de acuerdo con el documento, ha comprometido $8,5 billones adicionales, de los cuales ha pagado el 84 por ciento. Por otra parte, 132 entidades han adquirido 7.517 compromisos por $0,6 billones, financiados por cuentas propias que no han recibido recursos del Fome.

Lo anterior quiere decir que, a pesar de haber sido creado el 21 de marzo de 2020 con el objetivo de centralizar los gastos de la emergencia sanitaria, el Fome viene quedándose corto en su misión, pues otras entidades del Estado también están destinando recursos para cumplirla, de una manera que para el informe está cargada de “opacidad”, por la dificultad para detectar a qué programas o cuentas van exactamente la mayoría de los recursos.

“Tras un año de la declaración del Estado de Emergencia, no es posible conocer el destino específico de los recursos empleados – peso por peso – y que persiste la ausencia de un plan de gasto detallado de los billonarios recursos presupuestados que aún no se han empleado”, sentencia el informe. En ese sentido, resalta una gráfica en la que no es posible determinar cuánto dinero ha recibido MinHancienda para cumplir con sus compromisos adquiridos por covid-19 como el Paef y el Pap.

“No es claro por qué el Gobierno nacional no ha publicado un registro de información completo y unificado. Tampoco se sabe por qué acceder a la información disponible es una tarea imposible por lo dispendiosa para la ciudadanía en general”, concluyen los autores del informe. No hay que olvidar que, a la fecha, el Fome tiene asignados recursos por $40,5 billones.

<b>Conozca el informe completo</b>

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR