Ecopetrol anunció nuevo descubrimiento de petróleo en el pozo Boranda, en Santander

El primer hallazgo de hidrocarburos en este mismo lugar se hizo en 2019.

Santander, 23 de marzo de 2018. Emergencia ambiental por afloramiento de petróleo en Santander. (Colprensa - Vanguardia Liberal).
Santander, 23 de marzo de 2018. Emergencia ambiental por afloramiento de petróleo en Santander. (Colprensa - Vanguardia Liberal).

Ecopetrol informó que en el pozo Boranda Sur-2, localizado en Rionegro (Santander), se encontraron hidrocarburos en las arenitas de la Formación Lisama, esto en un espacio adicional al de los pozos Boranda 1 y Boranda-2 ST, que ya existían y que corresponden a las arenitas basales del Eoceno.

En el pozo, que fue perforado unos 2,7 kilómetros al sur de los pozos descubridores, se realizan pruebas iniciales de dos intervalos de arenitas, de 53 pies, las cuales han acumularon un estimado de 667 barriles de aceite de 27º API. Con estos resultados, el pozo pasará a pruebas extensas para determinar su comercialidad.

La cercanía a las estaciones receptoras de crudo Payoa, Provincia y a la refinería de Barrancabermeja, le generan a la empresa una ventaja en cuanto a competitividad y operación dentro de la zona. Sin embargo, solo con los resultados de las pruebas extensas se podrá determinar si el hidrocarburo del pozo Boranda funciona para comercializarlo.

“Estos recursos adicionales que se están probando hacen parte de la estrategia de incremento rápido de reservas de Ecopetrol, que incluye como uno de sus focos explorar zonas cercanas a campos de producción. En este caso, el pozo Boranda se encuentran en la franja productora de los campos Aullador, Cristalina y el descubrimiento reciente de Flamencos al suroeste”, sostuvo Alberto Consuegra, vicepresidente ejecutivo de Ecopetrol.

Foto de archivo. Una mancha de petróleo se observa en el río Gibraltar después de un ataque contra el Oleoducto Caño Limón-Coveñas, en el departamento de Norte de Santander, Colombia, 4 de agosto, 2001. REUTERS/ José Miguel Gómez
Foto de archivo. Una mancha de petróleo se observa en el río Gibraltar después de un ataque contra el Oleoducto Caño Limón-Coveñas, en el departamento de Norte de Santander, Colombia, 4 de agosto, 2001. REUTERS/ José Miguel Gómez

En caso de que se pueda comercializar, Ecopetrol posee solo el 50 % de la participación en el bloque y el otro 50 % es propiedad de Parex que es el operador que está ejecutando las obras en los pozos.

En 2019 también se hizo un hallazgo de petroleo en la zona dentro del pozo Boranda-2 ST, también localizado en Rionegro (Santander). En ese momento el pozo se perforó dentro de la primera instalación que se hizo en 2017, dos años después se logró encontrar, a una distancia de 1.200 metros al sureste, el hidrocarburo. Aquí se produjo 2.397 barriles de petróleo acumulados y registró una producción promedio diaria de 960 barriles.

Sin embargo, no todo son buenas noticias, debido a la fuerte explotación que se hizo en el lugar, los recursos se fueron debilitando y tuvieron que intervenir las autoridades ambientales.

Santander, 23 de marzo de 2018. Emergencia ambiental por afloramiento de petróleo en Santander. (Colprensa - Vanguardia Liberal).
Santander, 23 de marzo de 2018. Emergencia ambiental por afloramiento de petróleo en Santander. (Colprensa - Vanguardia Liberal).

A inicios de febrero, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) impuso una multa por $3.863 millones a la estatal petrolera por daño ambiental emanado del afloramiento de crudo en cercanías del Pozo 158, campo La Lizama, ubicado en el corregimiento La Fortuna cerca, en Barrancabermeja (Santander).

La petrolera anunció que fue notificada sobre la decisión de la Anla en últimas horas del martes 9 de febrero. De acuerdo con el fallo proferido por la Autoridad se “revocó parcialmente la sanción impuesta en primera instancia”, por un valor de $5.155 millones, ya que Ecopetrol cumplió con el Plan de Recuperación Ambiental aprobado por la Anla, para mitigar los daños causados por el derrame de crudo en La Lisama.

En específico, las acciones de la petrolera consistieron en limpieza fina de los cuerpos de agua afectados por el derrame así como la reincorporación de la fauna silvestre en la quebrada Lizama y Caño La Muerte, que había sido afectada por el daño ambiental.

También, de acuerdo con la Anla, Ecopetrol presentó una cantidad inédita de proyectos de inversión social y ambiental en el área, cuya valoración asciende los $23.769 millones. Concluye la Autoridad que la compañía inició un proceso para recuperar el medio ambiente con la siembra de especies nativas de la región.

Vea también:



MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS