MinSalud oficializó los nuevos protocolos de bioseguridad: entérese qué medidas ya no se deben implementar y cuáles siguen

Por medio de la Resolución 223 de 2021, la cartera de Salud se actualizó frente a los nuevos descubrimientos sobre el contagio del COVID-19 y desestimó algunas medidas adoptadas en el pasado.

Foto: Colprensa - Camila Díaz
Foto: Colprensa - Camila Díaz

El mes pasado, Bogotá fue la primera ciudad de Colombia en replantear las medidas de bioseguridad tradicionales que se vienen implementando al ingreso de comercios, hospitales, restaurantes y demás establecimientos. Entre los descartes de Claudia López, mandataria de la ciudad, estuvieron los tapetes de desinfección, el registro de información y la toma de temperatura.

Ahora, por medio de la Resolución 223 de 2021 del Ministerio de Salud, la cual modifica lo estipulado en la Resolución 666 de 2020, se cambian las reglas del juego en el panorama nacional. De acuerdo con el documento, las medidas que continúan son el lavado de manos, el distanciamiento físico, el uso de tapabocas y la adecuada ventilación de espacios cerrados.

Según la resolución, el lavado de manos se debe dar después del contacto con superficies potencialmente contaminadas, cuando estén visiblemente sucias, después de ir al baño, luego de estornudar o toser, al tener contacto en el tapabocas y demás condiciones que lo ameritan.

Adicional a esto, se debe tener disponible agua, jabón y alcohol glicerinado con una concentración mínima del 65% para usuarios y trabajadores de todos los sectores; además de control de que las medidas de desinfección se cumplan. MinSalud también exige que se recuerden las técnicas de lavado de manos y que posterior al lavado, se tengan a disposición toallas para realizar el secado.

El distanciamiento físico se mantiene, ya que debe ser de al menos 2 metros de distancia entre las personas que se encuentran en el mismo entorno. Los trabajadores, el personal de servicios generales y de seguridad deberá mantenerse a dicha distancia y las empresas deberán pedir ayuda a las ARL para optimizar los sitios. Se mantiene, de esta misma manera, el control del aforo a los sitios cerrados y se restringen reuniones grupales que no puedan proporcionar esto.

El tababocas sigue regente y deberá cubrir nariz y boca. En bares y restaurantes, los elementos se podrán quitar únicamente para comer y aún se aprueba el uso de los elementos hechos en tela. Sin embargo, a aquellos que tengan comorbilidades frente al virus se les recomienda el uso de la mascarilla quirúrgica.

La ventilación sigue siendo un parámetro importante y se recomienda, en lo posible, abrir puertas y ventanas y se recomienda descansos en zonas que se encuentren al aire libre.

Las que no van más

Si bien los protocolos de desinfección y limpieza se siguen recomendando, el Ministerio de Salud desaconsejó tapetes desinfectantes y tampoco recomienda la desinfección de ruedas o de zapatos, ya que no reducen la transmisión del virus.

Fernando Ruiz, jefe de cartera de Salud, también hizo énfasis en el popular uso de termómetros a distancia para comprobar que las personas no tengan fiebre. A pesar del intuitivo uso de los mismos, la toma de temperatura se ha visto como una medida poco eficaz para detectar casos, dado que muchos de los mismos son asintomáticos.

“Del protocolo de bioseguridad se eliminan el uso de tapetes desinfectantes, el control de la temperatura, la desinfección de ruedas y de zapatos”, dijo el funcionario.

Fenalco le pide claridad a MinSalud

A pesar de estar consagrada en un documento oficial, la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) le pidió a Ruiz un pronunciamiento oficial con respecto a los nuevos protocolos. “Que si bien modifica algunas medidas de bioseguridad establecidas en la Resolución 666, no se pronuncia de manera clara frente al control de temperatura, ni frente a la toma de datos de empleados, proveedores y clientes, lo cual ha desatado una serie de inquietudes al interior de los establecimientos comerciales y algunas molestias entre los clientes, que manifiestan que en los medios de comunicación y redes sociales se ha dicho que estas medidas ya no aplican”, explicó Jaime Alberto Cabal, presidente del gremio, según reporta Semana.

Si bien el Ruiz dijo que eso será revaluado y se eliminó el protocolo de temperatura, se mantuvo un punto en el que se expresa “establecer un protocolo de verificación de estado de salud y temperatura de proveedores y clientes cuando haya algún tipo de ingreso a las instalaciones”. Por lo tanto, el gremio pide una directriz clara con respecto a esto.

Además, a lo que concierne la información de los clientes, el documento específico para restaurantes aún mantiene la recolección de datos, lo cual la nueva resolución omite. Ante esto, Cabal sugiere que la autoridad aclare las inquietudes “lo más pronto posible”.

Siga leyendo: