Cormagdalena activa plan de contingencia para la temporada de lluvias

La entidad llamó la atención de los gobernantes de los territorios ribereños para que pongan en acción los planes de prevención y contingencia.

Río Magdalena - Foto referencia: AFP
Río Magdalena - Foto referencia: AFP

Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), la primera temporada de lluvias de 2021 en Colombia será mucho más intensa de lo usual. Se espera que, entre marzo, abril y mayo, las precipitaciones en el país superen los registros históricos en un 10 y 40 por ciento, lo que significa que, los caudales de los cuerpos hídricos pueden aumentar y desencadenar en desastres naturales. El río Magdalena es uno de los propensos a variar sus niveles, es por eso que la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena) activó su Plan de Contingencia para la mitigación de riesgos.

“Desde Cormagdalena continuaremos con el monitoreo batimétrico de condiciones de sedimentación en los sectores de Barrancabermeja - Pinillos, Canal de Acceso al Puerto de Barranquilla y Canal del Dique. También mantendremos los comités semanales de seguimiento a las condiciones de navegabilidad, y la identificación y referenciación de vulnerabilidad de los municipios ribereños en estas temporadas de lluvias. Todo esto hace parte del apoyo para la ejecución de los planes de prevención de los municipios”, detalló Pedro Pablo Jurado, director ejecutivo de Cormagdalena.

La cuenca del río Magdalena ocupa el 24 por ciento del territorio continental del país y atraviesa 11 departamentos: Magdalena, Atlántico, Bolívar, Cesar, Antioquia, Santander, Boyacá, Cundinamarca, Caldas, Tolima, y Huila. Cormagdalena llamó la atención de los gobernantes de estos territorios para que pongan en acción los planes de prevención y contingencia frente a la posibilidad del incremento de lluvias.

Así mismo, la entidad pidió de forma especial a los alcaldes de los municipios ribereños que estén atentos ante la posible ocurrencia de inundaciones, avalanchas, crecientes súbitas y deslizamientos de tierra. Es importante resaltar que, si bien es cierto que las autoridades deben hacer un trabajo de prevención y atención, las comunidades también deben tener en cuenta estas condiciones y evitar la ejecución de acciones que representen un riesgo.

“Es importante que las autoridades locales y departamentales atiendan las alertas publicadas en los informes diarios y comunicados especiales del Ideam, para conocer los ascensos que serán más significativos en las próximas semanas, y se acentuarán durante abril y mayo”, indicó Cormagdalena.

La entidad también llamó la atención de los gobernantes por donde pasan los ríos que son afluentes del Magdalena, ya que se espera que haya un ascenso moderado en algunos sectores. El fenómeno podría presentarse principalmente sobre las cuencas alta y media de los ríos Magdalena y Cauca y sus principales tributarios, así como los ríos Atrato y San Juan.

Cormagdalena también se refirió a las labores de dragado en el canal de acceso a la Zona Portuaria de Barranquilla para asegurar que estas no se verán afectadas. Señalaron que, el Plan de dragado definido con Capitanía de Puerto continuará y que, según los informes de medición, a fecha se han removido 525.000 metros cúbicos de sedimentos, mejorando considerablemente las condiciones del canal navegable.

<b>Recomendaciones de Cormagdalena para mitigar riesgos</b>

1. Revisar, actualizar y socializar los planes institucionales previstos, de acuerdo con las condiciones para la zona.

2. Mantener el plan preventivo en las entidades del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (SNGRD).

3. Hacer campañas educativas sobre riesgos y medidas de prevención para afrontar la temporada de lluvias.

4. Apoyar a los consejos departamentales y municipales de gestión del riesgo de desastres.

5. Monitorear quebradas y ríos, desde el nacimiento hasta la desembocadura.

6. Realizar campañas periódicas de limpieza, con el fin de prevenir posibles taponamientos de los desagües y ductos de aguas lluvias.

7. Hacer monitoreo y mantenimiento a las obras de mitigación del riesgo realizadas en puntos críticos de la zona, con el propósito de evitar deterioros o reactivación de estos eventos.

8. Revisar los cambios presentados tanto en los caudales como en la coloración de los sedimentos de las quebradas.

9. Monitorear continuamente las zonas de ladera que representen algún tipo de amenaza para identificar los cambios en el terreno y así tomar las medidas pertinentes, de acuerdo con los planes de contingencia existentes.

10. Fortalecer la comunicación y la educación de la comunidad en medidas de prevención durante esta temporada de lluvias.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR