Fiscalía inspeccionó la oficina del alto Comisionado para la Paz, investiga presunta ilegalidad de los viajes de alias Gabino a Cuba

El máximo comandante del ELN habría salido del país aún cuando tenía órdenes de captura internacionales.

Rodrigo Rivera, quien ejecutaba las mismas acciones que Ceballos durante el Gobierno de Santos, aseguró que en el momento en el que Gabino se fue para Cuba, no se encontraba en Colombia y que, además, esta situación no era del desconocimiento de Ceballos,  EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
Rodrigo Rivera, quien ejecutaba las mismas acciones que Ceballos durante el Gobierno de Santos, aseguró que en el momento en el que Gabino se fue para Cuba, no se encontraba en Colombia y que, además, esta situación no era del desconocimiento de Ceballos, EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

Para definir la legalidad o ilegalidad de los viajes de alias Gabino a Cuba, en 2018, investigadores de CTI de la Fiscalía General de la Nación adelantan una inspección en las oficinas del Alto Comisionado de Paz, Miguel Ceballos. Los permisos del viaje, según informan diferentes medios de comunicación nacionales, los habría otorgado el expresidente colombiano, Juan Manuel Santos, durante su Gobierno. Casi tres años después de una solicitud del mismo Ceballos, las solicitudes de extradición hechas por Cuba, solicitando en su poder a cabecillas del Ejército de Liberación Nacional, reabrieron las indagaciones, y la oficina de Ceballos entra a ser inspeccionada en búsqueda de pistas que ayuden a esclarecer las hipótesis de que la visita del guerrillero no está sustentada en Cuba.

De acuerdo con el periódico El Tiempo, durante dos horas, la oficina de Ceballos fue centro de búsqueda en donde, se hallaron, entre otras cosas, cartas entre Cuba y el Gobierno de Santos, y un documento en el que, efectivamente, se comprueba que Ceballos, en 2018, había solicitado que se investigara el permiso de viaje de Gabino para ir a Cuba.

Una carta de la Fiscalía, que reposaba en el material encontrado por el CTI, en el despacho de Ceballos, se le solicitaba a la administración Santos certificar si alias Gabino, identificado con el nombre de Nicolás Rodríguez Bautista, tenía “algún estatus especial para que le suspendieran las órdenes de captura”, a lo que el Gobierno, en su momento, contestó con un rotundo no.

Expresidente colombiano Juan Manuel Santos, y Nicolás Rodríguez Bautista, alias “Gabino”, el comandante del ELN. Fotos: Colprensa.
Expresidente colombiano Juan Manuel Santos, y Nicolás Rodríguez Bautista, alias “Gabino”, el comandante del ELN. Fotos: Colprensa.

De acuerdo con el testimonio que le dieron altos mandos del entonces gobierno de Santos a el diario El Tiempo, “cada segundo que Gabino ha pasado en la isla, a partir del 6 de agosto de 2018, no tienen soporte ni político, ni legal, ni humanitario”.

Por su parte, el entonces comisionado para la paz, Rodrigo Rivera, quien ejecutaba las mismas acciones que Ceballos durante el Gobierno de Santos, aseguró, en una entrevista para ese mismo medio, que en el momento en el que Gabino se fue para Cuba, no se encontraba en Colombia y que, además, esta situación no era del desconocimiento de Ceballos, “yo le di toda la información a Ceballos, incluidos los esfuerzos de última hora por llegar a un cese al fuego que fracasó por interferencias que luego conocieron”.

“El sitio exacto donde se encontraba no lo sabemos. Si estaba en Venezuela o en Cuba, no lo sabemos, pero no se encontraba en Colombia”, le dijo Rivera a El Tiempo.

Lo que sigue en el caso, según la información exclusiva a la que tuvo acceso el periódico, son llamados a declarar por parte del fiscal Daniel Hernández. De acuerdo con la explicación ofrecida por Blu Radio, lo que se busca averiguar es si, en la administración de Santos, frente al caso de alias Gabino, se cometieron delitos como prevaricato por acción, fraude procesal, constreñimiento para delinquir y falsedad en documento público pues, el viaje de Gabino, según alega Cuba, se hizo sin un salvoconducto y con órdenes de captura vigentes, incluso, con circulares rojas de la Interpol, según informó la revista Semana.

De acuerdo con fuentes reservadas consultadas por la revista colombiana Semana, la administración de Santos cometió un grave error respecto a sus movidas frente a la situación del guerrillero pues, “si el gobierno Santos y su comisionado, Rodrigo Rivera, sabían que Gabino estaba en algún país vecino, debieron informar a los jueces colombianos y denunciarlo ante la Interpol o hacer los trámites de ley y pedir el levantamiento de las órdenes de captura y las dos circulares rojas que ordenaban su detención en más de 180 países”.