Cárcel para alias ‘Mulo’, por el feminicidio de la ambientalista colombo española Juana Perea

Autoridades indican que el señalado, quien sería integrante del GAO Clan del Golfo, habría sido el encargado de trasladar a los hombres que asesinaron a la ambientalista.

Fotografía familiar que muestra a la ciudadana colombo-español Juana María Perea Plata. Quien fue asesinada en la localidad de Nuquí, en el departamento del Chocó EFE/ Archivo Familiar.
Fotografía familiar que muestra a la ciudadana colombo-español Juana María Perea Plata. Quien fue asesinada en la localidad de Nuquí, en el departamento del Chocó EFE/ Archivo Familiar.

Un comunicado de prensa de la Fiscalía General de la Nación dio a conocer que el procesado es Aristides Pacheco Benítez, conocido con el alias Mulo, quien fue afectado con medida de aseguramiento en centro carcelario, dentro de la investigación que se adelanta en su contra por el asesinato de la líder ambiental en el municipio de Nuquí (Chocó), Juana María Perea Plata, ocurrido el 29 de octubre de 2020.

De acuerdo con el ente judicial, Pacheco Benítez, alias Mulo, fue capturado el pasado mes de octubre de 2020 por otro hecho delictivo del cual quedó privado de la libertad con medida de aseguramiento, el juez avaló la petición del ente acusador en esta ocasión e impuso la nueva medida carcelaria, por el delito de feminicidio agravado.

La información entregada por la Fiscalía, señala que existen elementos probatorios, que fueron recopilados por investigadores, los cuales establecieron la presunta participación de alias Mulo en el crimen, como posible integrante de organización criminal del Clan del Golfo, en la que al parecer servía de transportador o motorista de lancha.

Tras dicha información, el ente acusador presume que alias Mulo sería quien trasladó a los hombres que sacaron en contra de su voluntad a la ambientalista de su residencia en el corregimiento Termales (Nuquí – Chocó) y los llevó por el río Nuquí hasta un sector conocido como Coquí, donde fue ultimada con arma de fuego y su cuerpo lanzado al río. El cadáver fue rescatado por pescadores de la zona.

El comunicado emitido por la Fiscalía detalla que gracias a un equipo interinstitucional encabezado por un fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos, el CTI y la Sijín de Chocó, con apoyo del Grupo Interno de Trabajo de Búsqueda, Identificación y Entrega de Personas Desaparecidas (Grube) de la Dirección de Justicia Transicional, y una comisión de Medicina Legal, se logró en menos de una semana poner al descubierto a los determinadores y a las personas que torturaron y le quitaron la vida a la ambientalista colombo española.

Teniendo en cuenta los hechos del crimen, el esclarecimiento del asesinato de la ambientalista Juana Perea fue priorizado por la Fiscalía para dar cumplimiento del direccionamiento estratégico de la entidad, y asi combatir las afectaciones contra líderes sociales y los delitos que atentan contra la integridad de las mujeres.

De acuerdo con la Fiscalía, las investigaciones alrededor de la muerte de la líder ambiental, de 50 años, se dieron por su lucha y evidentes denuncias sobre las actividades ilícitas de la organización criminal y el perjuicio que generaban para el ecoturismo.

Con esta captura y judicialización, serían dos los presuntos responsables del asesinato de la mujer que estarían tras las rejas, ya que la entidad inicialmente capturó a Néstor Leonel Lozano Muriel, alias Tigre, quien sería el autor material del crimen. Fue imputado por los delitos de feminicidio agravado y concierto para delinquir.

Por su parte, contra Pacheco Benítez, alias Mulo, existen varios procesos penales que incluyen una condena por porte ilegal de armas, una investigación por homicidio y cuatro más, por concierto para delinquir. Por el homicidio de la ambientalista ya fue judicializado y privado de la libertad en centro carcelario.

¿Quién era la líder ambiental Juana Perea?

Juana era una mujer enamorada de la belleza de Colombia, tras su llegada al país, en 2017, de la mano de su esposo, el estadounidense Dave Forman, con quien se internaron en la selva chocoana, en una zona conocida como Termales, a 40 minutos en canoa desde el casco urbano de Nuquí.

“Ellos dos eran uno. Se conocieron en Afganistán y terminaron en Colombia para construir su sueño de un ecohotel. Se había enamorado de Nuquí”, contó al diario El Tiempo Alejandra Jiménez, amiga de Juana.

Según el medio bogotano, la pareja había conocido el horror de la guerra de frente, por lo que no le temían a la zona, por el contrario, soñaban con hacer realidad ‘ChocoAventura’ una cabaña turística a las orillas del mar para mostrar la exuberancia de esta parte de Colombia y la magia de las ballenas yubartas.

Iñaki Perea, hermano de Juana, cuenta que ella empezó a liderar a los hoteleros del sector y también hacía talleres con mujeres del corregimiento de Termales, algo que no le gustó a los grupos armados de la zona y fue por ello que el pasado 29 de octubre, Juana Perea fue encontrada sin vida y con “una herida de bala en la cabeza”, frente a la estación de Policía del municipio, ubicada en la playa, según confirmó el alcalde de Nuquí, Yefer Gamboa.

“Buscaba mejorar las condiciones de vida en el sector, un sitio olvidado, lleno de carencias. Ella estaba dispuesta a ofrecer todo a quien lo necesitara y contribuir en que cada uno labrara su futuro”, señaló Iñaki al diario El Tiempo.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: