La crisis económica en el campo colombiano se está agudizando, según Dignidad Agropecuaria

Los productores del país se están viendo cada vez más golpeados por la baja en el consumo de alimentos y el encarecimiento en los insumos de cultivo.

Un agricultor recolecta granos de café en una plantación en el municipio de La Tebaida, departamento de Quindío, Colombia, el 21 de mayo de 2020. Fotografía: AFP.
Un agricultor recolecta granos de café en una plantación en el municipio de La Tebaida, departamento de Quindío, Colombia, el 21 de mayo de 2020. Fotografía: AFP.

La Asociación Dignidad Agropecuaria Colombiana, que reúne a los trabajadores del agro del país para defender el desarrollo del sector y la soberanía alimentaria, emitió un llamado de auxilio ante la difícil crisis económica a la que se enfrentan los productores agrícolas en el territorio nacional.

Óscar Gutiérrez, director de la agremiación, señaló que es necesario “Que el Gobierno nacional le de una renta básica a los colombianos para que tengan cómo comprar comida, ahí no hay ninguna otra opción, toca mientras se puede generar economía. Mejor dicho, ese asistencialismo mejoraría cierta economía si la hace en un período de seis u ocho meses y se entregan unos recursos importantes a los sectores más empobrecidos”, reportó RCN Radio.

Esto, advierte el jefe de la asociación, teniendo en cuenta que uno de los principales factores para la crisis del campo tiene que ver con que, si bien los agricultores se pasaron 2020 cosechando, muchos de sus cultivos se echaron a perder, están almacenados o tuvieron que ser regalados, debido a la caída en la demanda de frutas, verduras y hortalizas, relacionada con la pérdida de poder adquisitivo que se ha venido presentando a nivel nacional.

De acuerdo con Dignidad Agropecuaria, algunos de los sectores más afectados económicamente serían los de los productores de fríjoles, papa, leche y arroz. Estos últimos, indica otra carta dirigida al Ministerio de Agricultura, tenían para inicio de este año cerca de un millón de toneladas de paddy seco que no se ha podido vender, “a pesar de los precios módicos a los que se expende el grano y otros productos del agro”.

La situación resulta preocupante si, como señalan los arroceros, se tiene en cuenta que “están previstas importaciones provenientes de Ecuador, Perú y los Estados Unidos, de 307 mil toneladas de arroz blanco, es decir cerca de 600 mil toneladas de arroz paddy, elevando los ya altos inventarios reales que existen a la fecha. La cosecha de ‘mitaca’ que debe comenzar a recolectarse en enero de 2021, aumentaría las existencias, a niveles que aterran”.

Argumentos que no difieren mucho de los esgrimidos por el presidente de la Federación de Ganaderos, José Feliz Lafourie, quien le explicó a la revista Dinero en días pasados que “en la primera hora del año nuevo la industria ya había importado desde Estados Unidos un volumen de 5.226 toneladas de leche en polvo sin arancel, que representa el 40% del cupo 2021. Al 4 de enero, ya se ha agotado el 73% de dicho contingente, es decir, han ingresado 9.489 toneladas de leche en polvo”, que se suman a 17 toneladas del mismo producto que quedaron almacenadas para el cierre de 2020.

Como si la llegada de oferta extranjera, que canibaliza al producto nacional, y la baja en el consumo de alimentos por parte de los colombianos no fueran suficientes, Dignidad Agropecuaria también explicó que, los problemas económicos del campo colombiano también se profundizan de cuenta del alza en los insumos, derivada de la devaluación del peso, y la escasez de mano de obra para sacar adelante las cosechas antes de que se pierdan.

Adicionalmente, la agremiación recordó que, a finales del año pasado, el DANE proyectó que, durante los próximos meses, 9 millones de colombianos dejarán de comer tres comidas al día para comerse solamente dos, lo que implica una mayor disminución en los ingresos del campo.

Por esos motivos, Gutiérrez también le sugirió al administrativo que considere la posibilidad de compras publicas de alimentos para después repartirlos entre las familias más vulnerables. Esta idea ya había sido barajada en noviembre pasado cuando los productores de papa entraron en crisis, cuestión que terminó en la organizaron de ventas masivas ante la negativa del Gobierno nacional.

Lee también: Presidente del partido Farc dice que el Gobierno quiere llevar a los exguerrilleros a la cárcel