Así se vivió uno de los episodios más oscuros de Bogotá: 34 años de la masacre de Pozzetto

El 4 de diciembre de 1986, un profesor de inglés llamado Campo Elías, que acostumbraba visitar el restaurante Pozzetto, decidió convertirse en el asesino y le quitó la vida a 22 personas, entre ellas a su propia madre.

El restaurante Pozzetto será demolido y en su lugar será construido un edificio de apartamentos.
El restaurante Pozzetto será demolido y en su lugar será construido un edificio de apartamentos.

Hace 34 años, Campo Elías Delgado, un veterano de la guerra de Vietnam, protagonizó en Bogotá una matanza que pudo salir del peor thriller psicológico. Este hombre, sin conocer a muchas de sus víctimas, asesinó a 22 comensales de un restaurante llamado Pozzetto, ubicado en la localidad de Chapinero.

Pero estas no fueron las únicas víctimas mortales de Campo Elías, antes de llegar y sentarse en la mesa número 20, ya había asesinado a su madre, a una alumna de inglés de 15 años junto con la mamá, y a seis de sus vecinos en el edificio donde vivía.

Lea: La entrevista a Pablo Escobar que vuelve a ser noticia, 25 años más tarde

Uno de los escritores más reconocidos del país, Mario Mendoza, lo conoció. Entablaron una relación de libros, ya que se conocieron en el Departamento de Literatura de la Universidad Javeriana. De hecho, Mendoza le contó a El Tiempo que momentos previos a la masacre de Pozzetto, el asesino lo buscó.

“Siempre tendré la duda, entre si mi consejo hubiera podido detenerlo, o si me tocaba morir a mí también ese día”, dijo el escritor.

Lo que pasó ese 4 de diciembre de 1986 le revolvió la cabeza a Mendoza, tanto así que terminó escribiendo un libro al que tituló ‘Satanás’.

Así ocurrió la masacre de Pozzetto

Esa mañana, hacia las nueve, Campo Elías se dirigió al norte de Bogotá, donde vivía Claudia Morales Rincón, una alumna de inglés de 15 años, la primera víctima junto a la madre de la menor, Nora Becerra de Rincón. Las mató a punta de puñaladas.

Se devolvió al apartamento donde residía junto a su progenitora, Rita Elisa Montes, de 72 años, con quien nunca tuvo buena relación. Vecinos del edificio contaron tiempo después que Campo Elías la golpeaba fuertemente e, incluso, algunos se atrevieron a asegurar que no la dejaba usar el baño principal, sino el de la empleada del servicio. Se cree que la culpaba del suicidio de su padre.

Campo Elías nació en la cuna de una familia venezolana. Vivió atormentado por el suicidio de su padre en Bucaramanga.
Campo Elías nació en la cuna de una familia venezolana. Vivió atormentado por el suicidio de su padre en Bucaramanga.

A ella le disparó en la cabeza con un revólver calibre 32, envolvió su cuerpo en periódico, lo roció de gasolina y le prendió fuego.

Esa fue la excusa para asesinar a seis personas más del edificio donde vivía. Al azar, si abrían o no, golpeó la puerta de varios apartamentos y disparaba.

“Muy tranquilo, bajó las escaleras y timbró en el 301, donde le abrieron dos estudiantes, Inés Gordi y Nelsy Cortés, a quienes no dudó en dispararles en la cabeza. Del 302, asustada por los tiros, salió la profesora Gloria Agudelo. Le disparó. Era su sexta víctima. En el 101 mató a otras dos estudiantes y dejó a una tercera herida de muerte”, relató Mendoza a la Revista Soho.

Mario Mendoza, escritor colombiano.
Mario Mendoza, escritor colombiano.

A las siete de la noche llegó a al exclusivo restaurante italiano Pozzetto, al que solía ir y donde cenaban grandes personalidades del país. Campo Elías vestía un elegante traje y llevaba un maletín ejecutivo negro, según recuerda el mesero que lo atendió esa noche, Alfonso Guaneme.

“Esa noche comentó que estaba celebrando algo personal. Me dijo que nos apreciaba a todos los trabajadores del restaurante. ‘Los tendré en cuenta’, dijo. Luego contó que se iba a un largo viaje”, contó Guaneme a medios locales. Él siempre solía atenderlo, era uno de los clientes asiduos del lugar. Por eso no dudó en invitarle, por cortesía de la casa, un cóctel de vodka con jugo de naranja.

Campo Elías le mostró una foto de soldados en Vietnam al mesero y dijo:

Yo estuve en esa guerra (…) no me gustaría estar vivo, vi morir a muchos amigos y a mucha gente.

Esa noche había partido del fútbol, así que Pozzetto no se había llenado. Había unas 40 personas. Al acabar su segundo vaso de vodka, Campo Elías fue al baño, recargó su arma con municiones calibre 32, volvió a su mesa y comenzó a disparar contra el lugar donde departían seis personas, entre ellas, una niña. Un coronel del Ejército que cenaba con su familia en la mesa del lado sacó su arma, pero el asesino fue más rápido y le asestó un tiro en la cabeza.

En total 22 personas fueron asesinadas en el restaurante italiano, luego de ocho más que murieron durante el día a manos de Campo Elías Delgado.
En total 22 personas fueron asesinadas en el restaurante italiano, luego de ocho más que murieron durante el día a manos de Campo Elías Delgado.

Entre el pánico de la gente, Campo Elías siguió disparando durante 10 minutos, tiempo suficiente para asesinar a 22 comensales. Uno de los meseros que logró escapar por una ventana rota llamó a la Policía. Al rato, militares, policías y bomberos rodeaban el restaurante. Hubo un cruce de disparos y Campo Elías, de 52 años cayó, no se confirmó nunca si fue abatido por las autoridades o si se suicidó.

Lea: Este es el elenco de la nueva versión de Café con aroma de mujer

Entre las víctimas mortales estaban Diana Cuevas, ejecutiva de la Revista Cromos; Carlos Alfredo Cabal Cabal, líder del Nuevo Liberalismo en el departamento del Valle; Jairo Enrique Gómez Remolina, director de la Revista Vea, y el mayor del Ejército, Álvaro Pérez Buitrago.