Gobierno respalda acciones del exfiscal Martínez en lo que la oposición llama “entrampamiento” a la paz

En el debate en el senado, en el que salieron a relucir las denuncias de un sector de la oposición en contra de Néstor Humberto Martínez, funcionarios del Gobierno salieron al rescate del exfiscal.


Foto de archivo del alto comisionado para la paz de Colombia, Miguel Ceballos, en una entrevista con Reuters en Bogotá. 
Ago 31, 2018. REUTERS/Luisa Gonzalez
Foto de archivo del alto comisionado para la paz de Colombia, Miguel Ceballos, en una entrevista con Reuters en Bogotá. Ago 31, 2018. REUTERS/Luisa Gonzalez

El pasado jueves 26 de noviembre, se llevó en la Comisión Primera del Senado un debate de control político convocado por legisladores de la oposición, al que fueron citados el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, y el ministro de Justicia, Enrique Gil Botero.

La cita tuvo buscaba que los funcionarios dieran explicaciones por los audios revelados por El Espectador, que apuntan a que el entonces fiscal General de la Nación Néstor Humberto Martínez, entrampó al ahora disidente de las FARC, alias Jesús Santrich, en el caso por narcotráfico que puso en duda la validez de los Acuerdos de Paz.

Los senadores Gustavo Petro e Iván Cepeda presentaron pruebas con las que sostienen que hubo un montaje por parte de la Fiscalía para enlodar tanto a Jesús Santrich como a Iván Márquez en tráfico de drogas. Los exlíderes de las Farc se encuentran prófugos de la justicia y se convirtieron en jefes de una guerrilla a la que llamaron la ‘Segunda Marquetalia’.

Según Petro, los cinco kilos de droga no se trataban de una casualidad, sino que fue una trampa premeditada. “La entrega de los cinco kilos de droga que pidió el cartel de Sinaloa, que en realidad eran agentes de la DEA, era supuestamente para conocer la calidad de la droga, pero para esto no es necesaria tanta cocaína, pidieron cinco kilos fue porque saben que a partir de esa cifra es que en Estados Unidos se puede pedir extradición”, expresó el excandidato presidencial en su intervención.

El líder de Colombia Humana explicó que la acción de Martínez responde a un truco en el que se pretendía sembrar una prueba en la que el grupo insurgente estuviera en una presunta negociación de drogas, con el fin de minar el recién firmado acuerdo de paz.

El Gobierno aplaude a Martínez

Entre los representantes del Gobierno del presidente Iván Duque, el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, fue uno de los presentes. Su aporte al debate fue aplaudir las decisiones de las autoridades en el proceso y aseguró que estas fortalecen las autoridades. “En el sentido de valorar y mencionar que las decisiones de la justicia, tanto de la JEP, como de la honorable Corte Suprema, han sido debidamente acatadas por nuestro gobierno”, expresó.

El funcionario se opuso a justificar las acciones de Santrich al volver a las armas, quien, según Ceballos, contaba con garantías respaldadas por la Corte Suprema de Justicia y la Jurisdicción Especial para la Paz que le aseguraban su libertad. El alto comisionado argumentó que, detrás de esta decisión hubo “motivaciones propias inspiradas en su deseo de regresar a las armas y seguir delinquiendo”.

En varias ocasiones, Ceballos ha sido criticado por su rol como defensor de la paz del gobierno de turno. Uno de ellos es el senador Iván Cepeda, quien en mayo pasado afirmó que el funcionario no quiere verdaderamente la paz y que por eso debía renunciar.

Las acusaciones ocurrieron después de que el funcionario celebrara que Cuba fuera catalogado como un de los países que apoya a terroristas, a lo que Ceballos respondió: “El alto comisionado para la paz tiene la responsabilidad la voluntad real de paz, de reinserción a la vida civil, pero también la voluntad real de sometimiento a la justicia”.

“Santrich estaba negociando con libros”: Petro

En entrevista con Blu Radio, el senador Gustavo Petro sostuvo sus acusaciones contra el exfiscal Martínez. Según la versión del excandidato presidencial, a Santrich lo pusieron en contacto con un agente de la DEA y, posteriormente, dicen que es un miembro del cartel de Sinaloa.

Petro asegura que el guerrillero pensaba que no se trataba de un negocio de drogas, sino, un trato para editar un libro de poesías y venderlo en México.

“El tipo que le está hablando le dice: ‘Mándeme 5 libros firmados por usted’. Bajo el otro lenguaje, que es el que no conoce Santrich, hacen pasar que esos cinco libros son cinco kilos de cocaína. Pero para Santrich es simplemente que el sobrino de Iván Márquez logró que un señor mexicano le ayude a editar su libro de poesía. Un engaño total”.

El senador finalizó agregando que los videos que lo inculpan fueron sometidos a edición para acreditar el “montaje” de Martínez.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

El Banco de la República se debate entre su primera gerente mujer y un funcionario del Gobierno

Descubren fábrica clandestina de viagra en el sur de Bogotá