Así impactó el conflicto armado a la Universidad Nacional de Colombia

La institución académica le hizo entrega del documento a la Comisión de la Verdad en un evento virtual.

Estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia marchan este viernes con carteles contra las masacres en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega
Estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia marchan este viernes con carteles contra las masacres en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega

La Universidad Nacional de Colombia entregó, este viernes 27 de noviembre, el informe “Memorias de la Universidad Nacional y el conflicto armado (1958-2018)” a la Comisión de la Verdad con el que se busca aportar a la construcción de la memoria histórica del país, por parte de una de las instituciones que padeció violencias de todos los actores del conflicto interno.

Este documento realizado por docentes de la Universidad con el apoyo de estudiantes de pregrado y maestría y liderado por el historiador Mauricio Archila Neida pretende recuperar las memorias del conflicto armado y social “situando los hechos y violencias que tuvieron lugar en la Universidad de Colombia” a lo largo de los últimos 60 años.

Según la Comisión de la Verdad, este informe que se le entregó de manera oficial reúne material audiovisual, archivos de prensa e investigaciones académicas y recoge a través de entrevistas los testimonios de docentes, familiares y estudiantes de la Universidad Nacional.

A su vez, el equipo de la institución educativa, que tuvo el apoyo de la Comisión de la Verdad para la realización de este informe, tiene proyectado diseñar “mapas georreferenciados” con la intención de establecer los espacios de memoria en las diferentes sedes de la universidad, así como la creación de monumentos y placas conmemorativas que buscan rendir un homenaje a las víctimas que hacían parte de su comunidad.

“De esta forma entregamos el informe de las memorias de la Universidad Nacional a la Comisión de la Verdad con el ánimo de colaborar en el relato que está construyendo para entender el conflicto armado y así buscar superarlo”, indicó la rectora de la Universidad, Dolly Montoya.

De igual forma, la Comisión indicó que el documento pretende hacer visibles las violaciones a los derechos humanos, las afectaciones contra la comunidad universitaria y las acciones de resistencia, ya que la institución fue testigo del conflicto armado en el país durante los últimos 60 años.

“Asimismo, reconoce los momentos en los que el sector académico fue un actor más de la violencia y los campus de las instituciones fueron escenarios de confrontaciones”, señala el documento de la Comisión.

El informe está compuesto por cuatro capítulos: el primero hace un balance de la producción académica sobre el tema; el segundo reconstruye los seis grandes periodos de la historia de la Universidad enmarcada en la historia del país y los acontecimientos mundiales.

Estudiantes permanece encadenados mientras sostienen carteles de protesta durante una huelga de hambre en la Universidad Nacional de Colombia hoy, en Bogotá (Colombia). . EFE/ Carlos Ortega
Estudiantes permanece encadenados mientras sostienen carteles de protesta durante una huelga de hambre en la Universidad Nacional de Colombia hoy, en Bogotá (Colombia). . EFE/ Carlos Ortega

La tercera parte hace un análisis de casos emblemáticos y algunas problemáticas significativas como el asesinato del profesor Jesús Antonio Bejarano en 1999 reconocido recientemente por las Farc; y el cuarto capitulo hace un análisis de las bases de datos que serán entregadas a su vez a la Comisión.

“La Comisión no va a producir un informe o un libro para ser leído pasivamente. Esto tiene que ser parte de un proceso activo, vivo, que lleve a las universidades sobre una reflexión profunda y a la Universidad Nacional, en particular sobre su papel en la construcción de paz, el cambio social y la lectura crítica del pasado”, señaló la comisionada Marta Ruiz en el evento.