Hombre fue capturado con una mini Uzi en su maletín

Los hechos ocurrieron en Quibdó. El detenido haría parte de un grupo delincuencial llamado Los Mexicanos.

Archivo Policía Nacional
Archivo Policía Nacional

En esta semana, la Policía de Quibdó, la capital de Chocó, capturó a un hombre de 21 años, quien llevaba una mini Uzi en su maletín. La captura se llevó a cabo cuando unos patrulleros de la zona requirió al hombre para una revisión de control. Después de verificar sus antecedentes procedieron a revisar su maletín y encontraron el arma de fuego junto a sus municiones.

Según el informe de inteligencia, el joven era uno de los encargados de transportar y almacenar armas de fuego para el grupo delincuencial autodenominado Los Mexicanos, conocido por realizar actos de extorsión en zonas del Pacífico, en los departamentos de Chocó y Valle del Cauca.

La Policía Nacional ha realizado distintos operativos contra este grupo delincuencial, que han dejado un total de ocho personas capturadas los últimos meses. Los aprehendidos son acusados del delito de concierto para delinquir de extorsión agravada, desplazamiento forzado y utilización de menores de edad para la comisión de delitos.

También entre los capturados, según la Policía Nacional, se encuentra el presunto culpable de varios asesinatos ocurridos en la capital Chocoana.

La mini Uzi es el arma preferida por los delincuentes, ya que solo mide 360mm, por lo que es fácil ocultarla de las autoridades y puede ser disparada de forma automática o semiautomática, lo que la hace, aseguran los conocedores, muy peligrosa y letal.

Casos de captura por porte ilegal de armas

Por otro lado, según el informe de la Policía Nacional, en esta semana también fue capturado un joven de 16 años en Antioquia por portar un revolver calibre 38 y dos cartuchos. En el operativo, la actitud nerviosa del sujeto alertó a los policías quienes decidieron realizar una requisa a fondo y encontraron el arma de fuego. Al joven se le imputarán cargos por el delito de tráfico, fabricación o porte de armas de fuego y municiones.

Estos operativos hacen parte de la séptima fase del Plan de Choque “Construyendo Seguridad”, el cual busca velar por el cuidado de los ciudadanos en distintas ciudades y municipios del país.

Archivo Policía Nacional
Archivo Policía Nacional

La semana pasada se presentó otra aprehensión por porte ilegal de armas. La Policía Nacional capturó a una mujer que portaba un rifle semiautomático marca Walther, calibre 22, junto con una mira de precisión y 21 cartuchos. El operativo se llevó a cabo en el barrio Blanquizal, en la comuna 13 de Medellín.

Al parecer, la mujer estaría guardando el arma bajo órdenes de un grupo criminal, según lo aseguró uno de los oficiales que ejecutó la captura en una entrevista con Caracol Radio: “vamos a verificar qué grupo criminal organizado puede ser el propietario de esta arma, teniendo en cuenta que la ciudadana manifiesta que se la dieron a guardar, vamos a verificar dentro de las investigaciones, pero sí es un elemento de alta precisión que lamentablemente sigue causando muertes dentro de esta comuna y del Valle de Aburrá”.

Archivo Policía Nacional
Archivo Policía Nacional

Las rutas del comercio de armas

Los analistas de seguridad Néstor Rosanía y Andrés Nieto, le explicaron a Caracol Televisión cuales serían las rutas mas recurrentes que los criminales utilizan para comercializar armas ilegales en Colombia: “la frontera colombo-venezolana, colombo-ecuatoriana y toda la zona del Pacífico como entradas; y a nivel de las ciudades, están entrando por medio del todo el transporte de mercado en frío” explicó Rosanía.

Nieto, por otro lado, explicó que hay pocos recursos operativos para hacer buen seguimiento a estas armas ilegales y agregó que, “el problema quizás no es quién tiene un arma legal sino cómo se está moviendo este mercado”.

Los expertos, además, informaron que el 90,8% de armas que circulan en Colombia son el fruto del mercado y comercio ilegal de los grupos ilegales y del contrabando. También agregan que diariamente se pueden estar incautando cerca de 43 armas de fuego en el territorio colombiano.