Se reanudan los ensayos de la vacuna contra el covid-19 en Colombia

El pasado 12 de octubre, la empresa Johnson&Johnson decidió detener los ensayos, pues uno de los voluntarios desarrolló una extraña enfermedad.

Una enfermera prepara una vacuna. EFE/Orlando Barría/Archivo
Una enfermera prepara una vacuna. EFE/Orlando Barría/Archivo

Este jueves 29 de octubre, la Fundación Cardiovascular de Colombia anunció el reinicio del ensayo de la vacuna que desarrolla la farmacéutica Johnson&Johnson contra el coronavirus y que tiene como sede el centro médico ubicado en Floridablanca, Santander.

En Caracol Radio, el médico Víctor Raúl Castillo, director del centro médico contó que seguirán con la aplicación del biológico entre un grupo de voluntarios que ya se habían inscrito con anterioridad.

Los ensayos fueron detenidos el pasado 12 de octubre, pues uno de los 23 colombianos que recibió la vacuna enfermó, por lo que la compañía tuvo que iniciar los protocolos de análisis para saber qué estaba pasando.

“Hemos detenido temporalmente la administración de nuevas dosis en todos nuestros ensayos clínicos de la vacuna contra covid-19, incluyendo el ensayo de fase 3 ENSEMBLE, debido a una enfermedad inexplicable en un participante del estudio”, dijo la compañía en un comunicado.

La pausa significó que el sistema de inscripción en línea fuera cerrado para el ensayo clínico de 60.000 pacientes, mientras se convoca el comité independiente de seguridad del paciente.

La aplicación de la vacuna en el país había comenzado por Santander. 23 personas alcanzaron a recibir la vacuna durante la primera jornada del ensayo en Colombia.

El Invima había autorizado a seis centros médicos para los ensayos clínicos de la vacuna, dos de esas instituciones son: Fundación Cardiovascular de Colombia y la clínica Foscal, en el municipio de Floridablanca Santander.

¿Quién fue el primer voluntario en Colombia?

Carlos Carreño es un santandereano de 50 años, propietario de una casa de eventos y banquetes en la ciudad de Bucaramanga, Santander, que llegó muy temprano este miércoles 7 de octubre a la Fundación Cardiovascular de Colombia en Floridablanca para recibir una dosis de la vacuna que desarrolla Jhonson y Jhonson contra el Covid -19.

Este santandereano decidió hacer parte de los primeros voluntarios en participar en la prueba médica que se realiza en el país y es la esperanza de muchos para salir de la pandemia lo más pronto posible.

Lea: Conozca al primer colombiano vacunado contra covid-19

De acuerdo con Caracol Radio, que hizo presencia en el lugar y recogió la historia, Carreño duró al menos cinco horas en el procedimiento que se hizo a puerta cerrada. El hombre, que estuvo todo el tiempo acompañado por su esposa, aseguró al medio radial que decidió someterse a esta prueba médica porque tiene mucha fe y es un creyente de la ciencia,

“Lo estoy haciendo porque esto ayudará a contrarrestar esta enfermedad que tanto daño le ha hecho a la humanidad”, sostuvo.

Pero no solo él hace parte de este estudio. De hecho, su esposa también recibirá una dosis de este tratamiento experimental contra el nuevo virus que azota al planeta.

Al salir del procedimiento, Carreño aseguró que no le teme a esta enfermedad y que por eso se postuló para ser el primero en recibir la vacuna. “Hay más cosas tenebrosas, el Covis-19 no, la ciencia está para superarlo, toca creer en la ciencia”, sentenció entusiasmado el colombiano.

Contó que el personal médico que hace parte del estudio clínico en Colombia, así como la farmacéutica son extremadamente estrictos con los protocolos para la aplicación de la inmunización.

“Vengo de dos días de pruebas, muchos exámenes, son los protocolos que tienen ellos diseñados para eso”, indicó.

Por su parte, el doctor Federico Silva, jefe de Neurología y Estudios Clínicos de la Fundación Cardiovascular de Colombia, dice que todos los voluntarios podrían sentir múltiples efectos secundarios luego del procedimiento, como: dolor de cabeza, fiebre, malestar general, como sucede con algunas vacunas.

Además, Arturo Silva Sieger, director de la Unidad de Estudios Clínicos de la FCV, aseguró a El Tiempo, que durante todo el miércoles se aplicaron 18 dosis entre placebos y vacunas.

“La vacuna se aplica en la parte superior del brazo, es intramuscular como se aplican la mayoría. Lo que se ha venido observando en términos de seguridad es que con más frecuencia hacen una reacción de dolor de cabeza y fiebre, pero tenemos todo un equipo humano de 30 personas para cuidar los pacientes”.

Le puede interesar

Proyecto de arquitectura sostenible en La Mojana gana el premio BIBO 2020

Bicicarril de la calle 13 crea disputa entre la alcaldía de Claudia López y la gobernación de Nicolás García