Edward Mattos pide declarar ante la Comisión de la Verdad

El empresario y ganadero, que se encuentra privado de la libertad, dice que tiene información sobre cantantes vallenatos y políticos que financiaron a los paras en el Cesar.

Archivo Particular
Archivo Particular

Eduard Mattos, hermano del exsenador de Cambio Radical Alfonso Mattos y del exrepresentante de Hyundai en Colombia Carlos Mattos, envió una carta el pasado 9 de octubre de 2020 a la Comisión de la Verdad pidiendo ser escuchado. En el documento, el ganadero afirma ser financiador del bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) y agrega que entregará información de otros sectores que aportaron dinero para financiar a los paramilitares en el departamento del Cesar.

Según lo reveló el diario El Espectador, Mattos dijo en su carta que, aunque pidió someterse a la JEP desde octubre de 2018, la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas del tribunal de paz no ha dado respuesta a su solicitud. En ese mismo documento, y en el que envió a la Comisión de la Verdad, prometió dar información sobre otros financiadores de los paramilitares, como políticos de la región (incluyendo exgobernadores), ganaderos, palmicultores, agricultores e, incluso, cantantes de vallenato. Mattos fue capturado en mayo de 2020 por el Ejército y el CTI en la Jagua de Ibirico en el Cesar.

En la misiva, que conoció El Espectador, dice que dará a conocer la forma en que se cobraba ese dinero, las razones por las que se pagaba, los beneficios que recibían a cambio de la financiación, el manejo de recursos públicos, corrupción judicial y otros aspectos. Mattos dice que también hablará de episodios de desplazamiento forzado, despojo de tierras a campesinos del departamento y el impacto que el conflicto armado ejerció sobre la política y “el ejercicio de la democracia en su conjunto”.

El empresario, que está detenido en las celdas del antiguo DAS, es procesado por el asesinato de Aldo Mejía (líder de la Central Unitaria de Trabajadores), ocurrido el 4 de abril de 2001, delito en el cual habría participado junto con Luis Eduardo Zárate, también está judicializado, señalado de haber sido informante de los paramilitares. Mattos tiene otro proceso por presunta participación en los homicidios del ganadero Disnaldo José Perpiñán y su ahijado Carlos Alberto López, perpetrado el 28 de noviembre de 2001 en Codazzi, Cesar.

En su detención, según el diario, comparte espacios con exguerrilleros del Eln, lo que tiene preocupada a su familia, por la rivalidad histórica que tuvieron los paramilitares con las guerrillas. Este caso toma relevancia con las amenazas de muerte que ha recibido la magistrada del Tribunal Superior de Barranquilla Cecilia Olivella por interrogar a Mancuso sobre el accionar de las Auc en el Cesar. “No se meta en líos haciendo preguntas al comandante Mancuso con Cesar”, se leía en un panfleto que le llegó.

Los nombres de muchos financiadores de masacres, desapariciones y desplazamiento forzado, despojo de tierras y asesinatos a sindicalistas se mantiene en reserva por la jurisdicción.