Alerta. No se automedique contra el coronavirus

Se trata del Interferón B-1b, un medicamento autorizado por el Invima y el Ministerio de Salud para tratar la infección de coronavirus, pero solo en ensayos clínicos.

En su reporte diario, la autoridad sanitaria señaló que aún hay 70.162 casos activos, es decir el 7,31 % del total, y que se han recuperado 858.294 personas, es decir el 89,44 % de los pacientes. EFE/ Ricardo Maldonado Rozo/Archivo
En su reporte diario, la autoridad sanitaria señaló que aún hay 70.162 casos activos, es decir el 7,31 % del total, y que se han recuperado 858.294 personas, es decir el 89,44 % de los pacientes. EFE/ Ricardo Maldonado Rozo/Archivo

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) alertó a la población de abstenerse de adquirir el medicamento Interferón Beta 1b y automedicarse con él, según la entidad, hay una comercialización fraudulenta del fármaco y está siendo promocionado como un supuesto tratamiento contra el coronavirus.

“Esta distribución irregular se está haciendo, sin contar con respaldo o evidencias científicas que garanticen la seguridad, eficacia y el cumplimiento de criterios de calidad de este producto. De acuerdo con la normatividad sanitaria vigente, se trata de un medicamento fraudulento que puede generar riesgos en la salud de quienes lo utilicen”, advirtió el Invima en un documento al que tuvo acceso Caracol Radio.

El medicamento fue autorizado por el Invima y por el Ministerio de Salud el pasado 12 junio para ser usado, en ensayos médicos, como un posible tratamiento contra la covid-19; sin embargo, se autorizó bajo condiciones específicas y sólo a algunas instituciones del país.

La aprobación del medicamento se hizo para seguir el estudio clínico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) conocido como “Solidaridad”, que incluía a este medicamento en la lista de tratamientos autorizados.

La Clínica Colombia, la Clínica Infantil Santa María del Lago, la Clínica Reina Sofía, la Fundación Cardioinfantil, la Fundación Santa Fe de Bogotá, la Clínica Sebastián de Belalcázar, el Centro Médico Imbanaco y la Fundación Valle del Lili y la Clínica Iberoamérica, fueron las únicas autorizadas por el ministerio y el Invima para empezar los ensayos con este medicamento.

Según la autoridad sanitaria, se ha encontrado que el Interferón Beta -1b estaría siendo reenvasado en recipientes plásticos de Rhifisol, un suero descongestionante nasal de venta libre en el país.

El reempaquetamiento de la sustancia se estaría haciendo bajo el supuesto respaldo de Laboratorios Greco S.A.S, quienes desmintieron la información y aclararon que no fabrican ni son responsables de la comercialización del supuesto tratamiento contra el coronavirus.

Originalmente, el Interferón Beta - 1b está indicado para tratar a pacientes con esclerosis múltiple, actúa como un reductor de las incapacidades físicas que trae consigo dicha enfermedad, explica el Invima en su página web oficial.

En el tratamiento en contra del coronavirus, el Interferón Beta - 1b, se aplica de manera intravenosa, como gotas y spray nasal, y en nebulizaciones, y se usa teniendo en cuenta las contraindicaciones y las advertencias que conlleva en pacientes con daño hepático, depresión enfermedades cardiacas, trastornos renales y urinarios, embarazo y lactancia, entre otras.

Debido a los riesgos de su uso, a que es un tratamiento en estudio y que se hace bajo rigurosos controles, el Invima advierte de los peligros de la automedicación y de la ilegalidad de su fabricación y comercialización .

Los interferones tienen registro sanitario con indicaciones específicas previamente autorizadas por el Invima, las cuales no incluyen la prevención y/o tratamiento de síntomas asociados al COVID-19. Por tal razón, cualquier publicidad, información, recomendación y/o promoción comercial para usar este medicamento en el tratamiento de síntomas asociados al COVID-19 no corresponde a lo aprobado mediante registro sanitario, y por lo tanto, infringe la normatividad sanitaria”, explicó el Invima.

La autoridad sanitaria, además de advertir los daños y la ilegalidad de los hechos, pone en alerta a los ciudadanos para denunciar a las autoridades competentes en caso de ver irregularidades con respecto a la fabricación y venta del producto.

“El Invima está facultado para adelantar todas las acciones de inspección, vigilancia y control, con el fin de adoptar las medidas sanitarias de seguridad a que haya lugar y así mismo, podrá iniciar los procesos sancionatorios con base en estas acciones y en las infracciones que se identifiquen respecto de la publicidad de este medicamento”, advirtió la institución en su página web.