José
José "El Ñeñe" Hernández (de cuadros) junto con su esposa la exreina María Mónica Urbina y el presidente Iván Duque cuando estaba en campaña en el 2018.

José Guillermo Hernández, o mejor, Ñeñe Hernández, es el nombre más repetido en Colombia por estos días después del coronavirus. Pertenece a un difunto ganadero que hoy tiene al presidente Iván Duque y su círculo cercano de Gobierno enfrentando el más grande escándalo desatado desde que asumió en agosto de 2018.

El revuelo empezó por la revelación de unos audios que hacen parte de una investigación que la Fiscalía y la Policía adelantaron contra Hernández por su rol en el asesinato de una persona y su presunta participación en una organización dedicada al contrabando y el narcotráfico.

La conversación data de julio de 2018, cuando estaba próxima la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en las que se enfrentaron Iván Duque y Gustavo Petro, candidato de la izquierda colombiana.

En los audio,s el Ñeñe habla con una mujer de “buscar una plata para pasar bajo la mesa para soltarla en los departamentos”, algo que indica la entrada de dineros ilegales a la campaña de Duque y envolvió al presidente en señalamientos de corrupción electoral, que se suman a los hechos por la prófuga excongresista Aida Merlano desde Venezuela.

¿Pero quién es este polémico personaje que casi pone en jaque el Gobierno colombiano? José Guillermo “Ñeñe” Hernández, fue un reconocido ganadero del norte de Colombia, miembro de la alta sociedad de Valledupar, la capital del Cesar, casado como María Mónica Urbina, una exreina de nacional de la belleza, dueño de fincas, lujosas propiedades y titular de las mejores relaciones con personalidades de la política local y nacional.

Iván Duque abrazando al José
Iván Duque abrazando al José "Ñeñe" Hernández en una de las tantas fotos que tienen juntos.

Un repaso por sus redes sociales es suficiente para dimensionar su grado de influencia. Recurrentes fotos con políticos, altos mandos del Ejército o de la Policía, cantantes de vallenato clásicos y del momento, y una particular galería con el presidente Duque, con quien ha compartido en eventos de campaña, parrandas, eventos sociales e incluso en la posesión del mandatario, aunque este hoy niegue una cercanía o una amistad de años con el ganadero.

José
José "Ñeñe" Hernández y su esposa María Mónica Urbina en la posesión del presidente Iván Duque.

La mayoría del país se enteró de quién era el Ñeñe Hernández el día de su muerte, el 2 de mayo de 2019, en circunstancias bastante extrañas. Lo que trascendió entonces fue que el Ñeñe salía de una feria que se llevaba a cabo en Uberaba, un pueblo al interior de Brasil, al tomar un taxi intentaron, aparentemente, robarle su reloj Rólex de oro, avalado en varios millones de pesos. En el forcejeo los asaltantes le propinaron tres disparos en el abdomen y terminaron con su vida.

Las condolencias de políticos y artistas no se hicieron esperar pero una en especial llamó la atención, la del expresidente Álvaro Uribe Vélez, jefe máximo del Centro Democrático, el partido del presidente Iván Duque.

“Causa mucho dolor el asesinato de José Guillermo Hernández, finquero del Cesar, asesinado en un atraco en el Brasil donde asistía a una feria ganadera”, dijo entonces Uribe.

Pero al tiempo que se informaba sobre el difunto esposo de una recordada reina de la belleza, se empezó a destapar la doble vida que por años había vivido este ganadero.

Así se hizo público que desde 2015 el Ñeñe Hernández tenía una investigación cursando en su contra por el asesinato el 18 de agosto de 2011 de Óscar Rodríguez Pomar, hijo del dueño de Sastrería GQ en Barranquilla, Carlos Rodríguez Gómez, quien además es un reconocido prestamista de dinero. Con él, el Ñeñe tenía una deuda que superaba los $1.000 millones de pesos (USD 246.540).

Además, tan solo un mes después de su muerte, su nombre terminó asociado a uno de los más peligrosos criminales de la costa norte del país, Marcos de Jesús “Marquitos” Figueroa, un contrabandista de gasolina y narcotraficante que llegó a tener tanto poder en Cesar y La Guajira (departamentos ubicados en el norte de Colombia) que incluso en la época de auge paramilitar en la región los hombres de Jorge 40 -jefe paramilitar del Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia- no lograron doblegar a su banda de sicarios.

A Marquitos Figueroa, quien hoy se encuentra preso en una prisión de Ibagué, las autoridades colombianas le tienen un extenso informe con detalles de su organización delincuencial, en él figura el Ñeñe Hernández como su brazo político y financiero.

Vínculos con Marquitos y el asesinato equivocado

Marquitos Figueroa, líder de una de las bandas de narcotráfico, contrabando y sicariato más temibles de la costa Caribe colombiana.
Marquitos Figueroa, líder de una de las bandas de narcotráfico, contrabando y sicariato más temibles de la costa Caribe colombiana.

En junio de 2019 la Dijín de la Policía realizó un allanamiento a las propiedades de Marquitos Figueroa y su organización allí encontró 12 mil bienes a los cuales les realizó extinción de dominio, muchos de ellos estaban a nombre del Ñeñe Hernández.

Esto correspondía a varios declaraciones que tenía la Fiscalía sobre la cercanía del ganadero con el narcotraficante Figueroa, en especial el de Diego Armando Acuña, alias Dieguito, el sicario que mató a Óscar Rodríguez Pomar, un crimen en el que el Ñeñe es señalado de haber sido su principal determinador.

La versión de los hechos de Dieguito, su confeso asesino, apunta a que la real víctima del crimen era Carlos Rodríguez Gómez, padre de Óscar, un prestamista a quien el Ñeñe le debía una importante suma de dinero. En su testimonio afirma que fueron hombres de Marquitos Figueroa los que lo buscaron para hacer “la vuelta” y que Ñeñe habría sido quien convenció al capo narco para que diera el visto bueno del asesinato.

Otro testimonio que vincula al Ñeñe con esta muerte y con Marquitos pertenece a un testigo protegido de la Fiscalía al que El Espectador tuvo acceso. En él se afirma que no solo fue el Ñeñe, sino que también estaría involucrado el ex alcalde de Tenerife (Magdalena) Ómar Vanegas, alias Roco -extraditado a EEUU por cargos de narcotráfico-, y Edmundo González, venezolano amigo del Ñeñe conocido como el “Peco, ellos habrían armado una polla para pagar al gatillero que acabaría con la vida de Carlos Rodríguez, pero que por un error se cobró la de su hijo.

Entre las polémicas relaciones del Ñeñe Hernández está su cercanía con altos mandos del Ejército Nacional. Aquí aparece junto al general Adolfo Hernández, a quien califica de
Entre las polémicas relaciones del Ñeñe Hernández está su cercanía con altos mandos del Ejército Nacional. Aquí aparece junto al general Adolfo Hernández, a quien califica de "gran amigo". El general Hernández ha sido señalado por organizaciones sociales de tener responsabilidad en por lo menos 39 casos de falsos positivos.

Actualmente Marquitos Figueroa está preso por cargos de narcotráfico, homicidio y lavado de dinero. Este capo fue capturado en Brasil en 2016 a donde había huido para continuar sus actividades criminales. Por eso resulta curioso que la muerte del Ñeñe se diera en este país y entre las hipótesis que se han barajado desde el resurgimiento del escándalo, pero que aún no es confirmada por las autoridades, es que el ganadero fue asesinado por un cobro de cuentas.

Entre los polémicos vínculos del Ñeñe con el mundo del crimen también está su cercanía con el exgobernador de La Guajira, Kiko Gómez, condenado por el asesinato de la exalcaldesa de Barracas Yandra Brito, un crimen del que también participó Figueroa. La Fiscalía tiene hoy un organigrama de la estructura de este narco en el que tanto Kiko como el Ñeñe comparten un puesto dentro de su brazo político.

La Ñeñepolítica

Ahora la sombra del Ñeñe recae sobre el presidente Duque, cuya campaña a la Presidencia el polémico y presunto narco se echó al hombro tanto en el Cesar como en la Guajira y los estragos producidos por los polémicos audios con sus conversaciones durante el tiempo de segunda vuelta ya han tenido las primeras consecuencias políticas.

Aunque el presidente Duque como el expresidente Uribe negaron tener una relación de cercanía con el Ñeñe -pese a las múltiples fotos y videos juntos- fue el propio expresidente quien confirmó el origen de la voz femenina que habla con el ganadero en la conversación más comprometedora; María Claudia Daza, una de las asesoras de mayor confianza de Uribe, quien hasta hace unos días se ocupaba un puesto en su Unidad de Trabajo Legislativo en el Senado.

Álvaro Uribe junto con María Claudia Daza quien sería la mujer que habla con el Ñeñe sobre
Álvaro Uribe junto con María Claudia Daza quien sería la mujer que habla con el Ñeñe sobre "pasar dineros por debajo de la mesa" para comprar votos a favor de Duque.

En uno de esos intercambios entre el Ñeñe y la asesora de Uribe, María Claudia Daza, esta le manifiesta que está preocupada por las elecciones y que “hay que trabajar mucho”; el Ñeñe replica: “Yo ayer le decía a Priscila que nos tenemos que poner las pilas. Hay que buscar una plata para pasar bajo la mesa para soltarla en los departamentos”. Daza contesta entonces que consiguió 1.000 “paquetes” (millones de pesos) y que está consiguiendo unos empresarios para mover el dinero. El Ñeñe contesta: “En la pasada nos aprovechamos de la plata que se robaron de Vargas Lleras, de transporte y de cosas; en estas otras no la vamos a tener, usted se imagina donde nos hubieran cogido esos ciento y pico de millones de pesos, qué hubiera pasado en el Valle. Mauricio se lo dijo a Priscila: no se dejen llevar de la vieja Francia Sierra”. La mujer le cuenta que llegaron pruebas sobre el esposo de Sierra y que “con video y todo el martes se las voy a llevar a Uribe”; la conversación termina con Daza afirmando: “Me mandó Iván y Uribe para Manaure, Uribia, Riohacha y Maicao, tenemos que ganar en La Guajira”.

Francisco Santos, actual embajador de Colombia en Estados Unidos, junto con el Ñeñe Hernández, de gorra y camisa rosada, durante la campaña presidencial de 2018.
Francisco Santos, actual embajador de Colombia en Estados Unidos, junto con el Ñeñe Hernández, de gorra y camisa rosada, durante la campaña presidencial de 2018.

En este intercambio además de referenciar a Iván Duque y Álvaro Uribe, afirma el Ñeñe que al exvicepresidente Germán Vargas Lleras, quien también fue candidato presidencial pero no pasó a segunda vuelta, le habrían desviado unos recursos que terminaron en la campaña de Duque. Además, se refieren a una Priscila que podría ser Priscila Cabrales, otra cercana colaboradora de Uribe. Contra María Claudia Daza empezó una investigación en la Comisión de acusaciones en la Cámara de Representantes del Congreso, sin embargo, la exasesora de Uribe salió el pasado jueves del país a atender un compromiso familiar.

Por su parte, la Fiscalía anunció una indagación preliminar contra todos los no aforados vinculados o mencionados en los audios del Ñeñe Hernández, lo cual pondría a las dos mujeres fichas del uribismo en la mira de las autoridades.

Así el expresidente Uribe no ha sido ajeno a la polémica y se ha referido a ella directamente. En primer lugar defendiendo a su pupilo, el presidente Iván Duque, del que afirmó que mientras estuvo en campaña esta se manejó de la manera más transparente, que las cuentas estuvieron a cargo del gerente Luigi Echeverri y que en segunda vuelta no se recibieron aportes de terceros.

Sobre su asesora María Claudia Daza, a quien se refiere como “Cayito”, el expresidente dijo que actuó sin el consentimiento suyo ni de Duque, que se siente decepcionado de ella y no comparte su actuar. Tras estas declaraciones la funcionaria renunció a su cargo dentro de la UTL de Uribe.

En esa foto de 2015 el Ñeñe Hernández aparece abrazando a la entonces alcaldesa de Barranquilla, Elsa Noguera, hoy Gobernadora del Atlántico.
En esa foto de 2015 el Ñeñe Hernández aparece abrazando a la entonces alcaldesa de Barranquilla, Elsa Noguera, hoy Gobernadora del Atlántico.

De sus propias relaciones con el Ñeñe el expresidente ha sido displicente afirmando que las fotos responden a que “muchas gente se toma fotos conmigo”; y que sus referencias al señalado de narcotráfico fueron dadas por otros ganaderos del Caribe que lo tenían en buena estima y no conocían sus negocios turbios. Dijo incluso que el tuit de condolencias que puso cuando el Ñeñe murió asesinado en Brasil se lo mandaron a poner “unos amigos en Valledupar”.

Foto del 21 de diciembre de 2017 del Ñeñe Herández junto a Álvaro Uribe Vélez, la compartió en sus redes con este mensaje: “mi presidente vamos a buscar la presidencia con la mano de Dios”.
Foto del 21 de diciembre de 2017 del Ñeñe Herández junto a Álvaro Uribe Vélez, la compartió en sus redes con este mensaje: “mi presidente vamos a buscar la presidencia con la mano de Dios”.

Este viernes la Corte Suprema de Justicia abrió una indagación preliminar a Uribe para investigar sus vínculos con el Ñeñe Hernández y determinar si había lugar a una investigación formal. Entre otras cosas se pretende establecer si entró dinero no reportado a la campaña de Duque, si se compró votos para favorecerlo y si el expresidente tuvo una implicación directa en estos presuntos hechos.

El escándalo del Ñeñe se suma a las declaraciones de Aida Merlano desde Venezuela en las que señaló a poderosas familias de la Costa Caribe -con las que el mismo Ñeñe tenía relación- como los Char y los Gerlein, como financiadores de una compra de votos que favoreció los números de Duque en la región.

Foto de 2015 en la que sale el Ñeñe Hernández a bordo de un avión privado con Alejandro Char, dos veces alcalde de Barranquilla, y otros cercanos asesores suyos como Héctor ‘el Oso Yogui’ Amarís, vinculado a un sonado escándalo de corrupción con la empresa de aguas de la ciudad.
Foto de 2015 en la que sale el Ñeñe Hernández a bordo de un avión privado con Alejandro Char, dos veces alcalde de Barranquilla, y otros cercanos asesores suyos como Héctor ‘el Oso Yogui’ Amarís, vinculado a un sonado escándalo de corrupción con la empresa de aguas de la ciudad.

Sobre ninguno de estos hechos hay una investigación formal encaminada a saber si se cometieron delitos electorales en la campaña del actual presidente de Colombia, quien ha calificado como falsedades todas las acusaciones en su contra.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: