A Daniel Camargo Barbosa se le atribuye el asesinato de más de 170 niñas de entre 10 y 14 años en Colombia y Ecuador
A Daniel Camargo Barbosa se le atribuye el asesinato de más de 170 niñas de entre 10 y 14 años en Colombia y Ecuador

Daniel Camargo Barbosa fue apodado 'el monstruo del charquito' por violar y estrangular a más de 170 niñas de entre 10 y 14 años en Colombia y Ecuador. Tras el amplio expediente criminal construido entre 1974 y 1990, en el que tuvo una cómplice que fue su pareja, fue asesinado en la cárcel por el familiar de una de sus víctimas.

Camargo nació en 1930 en La Mesa, Cundinamarca. Vivió bien hasta la muerte de su madre, cuando su papá se casa con una mujer que sufre problemas psicológicos y lo obliga a vestirse como niña, para compensar su deseo frustrado de tener una hija. Desde niño le tocaba asistir al colegio con un vestido puesto, por los delirios de su madrastra.

A eso se le sumaba el rechazo y maltrato físico y verbal que sufría de parte de la madrastra. Ya mayor se casa, y al poco tiempo descubre a su esposa con otro hombre en su propia cama. Este fue el punto de quiebre de su odio hacia las mujeres; relató un experto a El Tiempo.

Conoce una joven con quien mantiene una relación sentimental porque, supuestamente, era virgen. Al darse cuenta de que no era así, le advierte que debe pagar su mentira y ayudarlo a encontrar niñas que sí lo sean. De esa forma se convierte en su compañera de crimen, y juntos diseñan una estrategia para conseguir víctimas.

El ‘monstruo del charquito’ tuvo una compañera de crimen que lo ayudaba a engañar a sus víctimas.
El ‘monstruo del charquito’ tuvo una compañera de crimen que lo ayudaba a engañar a sus víctimas.

Camargo se hacía pasar como vigilante de almacenes para acusar falsamente de robo a menores, previamente seleccionadas. Las retenía y, en ese momento, aparecía su amante como una persona que las quería ayudar. Así, se ganaba su confianza y las llevaba a una cafetería, donde les ofrecía comida o bebida para drogarlas.

Luego, la pareja se llevaba a las niñas a su propia vivienda, donde eran violadas y asesinadas por asfixia mecánica. Al conocerse los crímenes, Camargo fue capturado y apodado como el 'sádico del charquito', porque 17 cuerpos de menores fueron encontrados en la vereda El Charquito, de Soacha, en el departamento de Cundinamarca.

En ese entonces las leyes sobre feminicidio no eran establecidas como tal, así que solo recibió cinco años de cárcel. Al recobrar su libertad continuó con sus crímenes, esta vez en territorio ecuatoriano. Allá se estimó que cometió unos 150 asesinatos, aunque solo confesó 71. Pero fue a prisión por ello.

Fue condenado a 16 años de cárcel, que nunca cumplió, porque al llegar al centro de reclusión un interno identificado como Giovanny Arcesio Noguera Jaramillo lo asesinó en 1994. El hombre resultó siendo el sobrino de una de sus víctimas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: