La NASA ya trabaja para impedir que las muestras que traiga de Marte contaminen la Tierra

Abrió a debate público los procedimientos para la obtención y recepción de rocas y polvo del planeta rojo, en una misión espacial única que ya estudian los científicos

Diseño de la nave que podría traer muestras marcianas a la Tierra (NASA)
Diseño de la nave que podría traer muestras marcianas a la Tierra (NASA)

En Marte ya ruedan dos robots estadounidenses (Curiosity y Perseverance) y uno chino (Zhurong). Y mientras estos robots realizan experimentos sobre la roja superficie marciana, desde la Tierra, los científicos buscan la manera de traer al planeta una muestra de las rocas o polvo estudiados a 225 millones de kilómetros de distancia.

Para ello, la NASA está planeando su primera misión para traer tierra y rocas de Marte de regreso a la Tierra, pero antes de que ocurra ese evento trascendental, la agencia espacial debe descubrir exactamente cómo proteger nuestro planeta de origen de cualquier microbio alienígena que pueda viajar y causar un problema contaminante.

Esta semana, la agencia lleva a cabo reuniones públicas en donde anunciará su intención de aterrizar una nave espacial con muestras marcianas en un campo de pruebas de la Fuerza Aérea de EEUU en Utah a principios de la década de 2030. “Tal vez esta sea la evaluación ambiental más importante que los humanos hayan hecho jamás. Creo que es muy poco probable que haya algo vivo en la superficie de Marte. Pero hay una posibilidad y no hay que descartar nada”, afirmó Peter Doran, geólogo de la Universidad Estatal de Luisiana que estudia la vida en ambientes extremos.

El rover Perseverance ya recogió 8 muestras marcianas (Photo illustration by NASA via Getty Images)
El rover Perseverance ya recogió 8 muestras marcianas (Photo illustration by NASA via Getty Images)

Tener una muestra de roca de Marte aquí en la Tierra permitiría a los científicos realizar pruebas de laboratorio exhaustivas para buscar evidencia de si este mundo frío, duro y rocoso alguna vez fue habitable y tal vez incluso habitado. Para los expertos, este es un sueño de larga data. Después de las rocas que trajo la misión Apolo, se ha hablado de durante décadas de analizar material marciano. Aún así, Doran dice que nadie ha pensado exactamente cómo manejar las muestras marcianas que arriben. ¿Preguntas cómo contener cualquier posible microbio? ¿O qué características específicas se necesitan para el laboratorio seguro que albergará las rocas?

“Hasta hace poco, no se había prestado mucha atención a los detalles de la instalación de muestras y todo eso porque no pensábamos que iba a suceder”. Ahora, sin embargo, el esfuerzo parece entrar en una vía rápida, con funcionarios de la NASA colaborando con la Agencia Espacial Europea y haciendo planes para lanzar un conjunto de naves espaciales de recuperación tan pronto como 2027 y 2028. Para prepararse, el rover Perseverance de la NASA, que aterrizó en Marte el año pasado, ha estado perforando muestras cilíndricas de roca y sellándolas dentro de tubos de metal.

Tenemos ocho muestras a bordo del rover ahora”, precisó Jim Bell, un científico planetario de la Universidad Estatal de Arizona que forma parte del equipo del rover Perseverance. El experto explicó que el robot ha estado explorando un antiguo cráter en Marte que parece haber tenido agua alguna vez. Ocasionalmente, el rover perfora un núcleo cilíndrico de roca del tamaño de un marcador. Luego, el núcleo se sella herméticamente en uno de los 42 tubos de muestra de metal del rover. “Los estamos almacenando en caché y los estamos preparando para que los recojan. Y eso es más lejos de lo que la comunidad científica planetaria ha llegado antes”, aseguró Bell.

Rocas marcianas con riesgos

Atónito por el extenso paisaje, el equipo de la misión del rover Curiosity de la NASA en Marte creó una interpretación artística de la vista del vehículo robótico en lo alto de una montaña marciana. (NASA/JPL-CALTECH)
Atónito por el extenso paisaje, el equipo de la misión del rover Curiosity de la NASA en Marte creó una interpretación artística de la vista del vehículo robótico en lo alto de una montaña marciana. (NASA/JPL-CALTECH)

Los funcionarios de la NASA están elaborando un plan para recolectar las muestras de manera segura: una nave espacial aterrizaría en Marte y lanzaría un contenedor lleno de las muestras de rocas recolectadas previamente en órbita alrededor del planeta. Una vez en órbita, este contenedor podría ser engullido por otro contenedor, como un pez grande que se come a un pez pequeño, para mantener dentro todo lo que haya tocado Marte.

Luego se sellaría y el sello se esterilizaría con calor, esboza Brian Clement, experto en protección planetaria del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA que está trabajando en la misión. “Estamos aplicando calor muy alto. Va a superar los 900 grados Fahrenheit. Queremos poder descomponer cualquier biomolécula que pueda tener actividad de interés”, indicó. Sin embargo, esto es un desafío técnico porque los científicos también quieren mantener frías las muestras de roca, como lo estaban en Marte. “Comparo esto con soldar tu fiambrera de metal para cerrarla mientras trato de mantener tu almuerzo agradable y frío en el interior”, dijo Clement.

El contenedor desinfectado luego iría a otro contenedor, que también se sellaría y se colocaría en el vehículo de entrada a la Tierra, que es lo que eventualmente aterrizaría en el desierto de Utah, sin paracaídas. “Nos gusta referirnos a ella como una bola rápida de 90 millas por hora, donde el lugar de aterrizaje es el guante”, dice Clement. “Ese aterrizaje a 90 millas por hora, al igual que con una pelota de béisbol, está dentro de las capacidades del sistema de entrada a la Tierra”. Aún así, algunos observadores encuentran esta propuesta inquietante.

El Perseverance descubre magma en sus exploraciones en Marte (NASA)
El Perseverance descubre magma en sus exploraciones en Marte (NASA)

“Simplemente vamos a traerlo de regreso y hacer que aterrice en el desierto de Utah, al igual que la misión de retorno de muestra solar de Génesis, que, por supuesto, se rompió, se abrió con el impacto”, dice Barry DiGregorio, científico, escritor e integrante del grupo llamado Comité Internacional Contra el Regreso de Muestras de Marte, que se ha opuesto durante mucho tiempo a los planes de traer rocas marcianas directamente a la Tierra. “Puedes imaginar lo que sucedería si tuvieras organismos patógenos de otro planeta y tuvieras ese tipo de evento”, dice DiGregorio. Pero Clement dice que múltiples paneles de expertos científicos han sopesado el riesgo de retorno de muestras de Marte a lo largo de los años y que “esos paneles han acordado que el peligro potencial es muy, muy bajo”.

Aun así, dice, la NASA está adoptando un enfoque conservador. “Todo lo que haya estado en contacto directo con Marte será contenido o esterilizado antes de ser devuelto”, dice Clement. Y Bell agrega que no le preocupa la posibilidad de que los gérmenes marcianos mezclados con las rocas puedan escapar al medio ambiente y causar problemas o enfermedades, “a pesar del hecho de que muchos fanáticos de la ciencia ficción probablemente estén preocupados por eso”.

Cualquier vida en Marte no sería adecuada para sobrevivir en la Tierra”, dice Bell, ya que habría evolucionado en una biosfera separada o un entorno que sustenta la vida. “Estamos hablando de un ecosistema completamente diferente, una biosfera potencial completamente diferente. Y, por supuesto, no sabemos si hay o hubo una biosfera en Marte”, indicó. En su opinión, el principal peligro de ruptura o fuga sería contaminar las preciadas muestras marcianas con material terrestre. Es por eso que es probable que las muestras deban abrirse en instalaciones de alta tecnología que puedan replicar el entorno y la atmósfera de Marte, dice Bell.

29-09-2021 Misiones de la NASA a Marte, en el sentido de las agujas del reloj desde la parte superior izquierda: rover Perseverance y helicóptero Ingenuity, módulo de aterrizaje InSight, orbitador Odyssey, orbitador MAVEN, rover Curiosity y Mars Reconnaissance (NASA/JPL-CALTECH)
29-09-2021 Misiones de la NASA a Marte, en el sentido de las agujas del reloj desde la parte superior izquierda: rover Perseverance y helicóptero Ingenuity, módulo de aterrizaje InSight, orbitador Odyssey, orbitador MAVEN, rover Curiosity y Mars Reconnaissance (NASA/JPL-CALTECH)

Reacción pública a una entrega especial de Marte

Si bien la superficie de Marte actualmente está seca, muy fría y bombardeada con una fuerte radiación ultravioleta, Doran de LSU dice que todavía es posible que los microbios puedan sobrevivir en cavidades y agujeros protegidos o bajo el polvo. “La posibilidad no es cero”, dijo Doran, aunque cree que es “altamente improbable”. “Definitivamente tenemos que tomar esta postura de proteger la Tierra, al menos en las primeras misiones, hasta que sepamos qué hay allí”, precisó. Uno de los pocos esfuerzos para averiguar qué piensa el público acerca de traer a casa rocas marcianas se llevó a cabo en la década de 1990. Ese estudio encontró que “la percepción pública de los peligros biológicos asociados con una misión de retorno de muestras de Marte no se considera un gran riesgo en relación con otros riesgos y peligros tecnológicos y ambientales, como las tecnologías nucleares, los riesgos alimentarios y el agotamiento del ozono”.

Pero las percepciones públicas pueden ser diferentes ahora, en parte debido a la pandemia de coronavirus, afirmó Margaret Race, una de las investigadoras involucradas en ese estudio de la década de 1990, que ha trabajado en protección planetaria con el Instituto SETI. “De lo que estamos hablando es de traerlo a Utah en un gran desierto y luego lo recoges y lo llevas a otro lugar, un laboratorio”, dice Race, señalando que la gente querrá saber dónde está ese laboratorio.

Quedan muchos detalles por resolver frente a la perspectiva de que una roca marciana sea traída a la Tierra. Es emocionante para científicos como Bell de ASU, que ha estudiado Marte durante años. “Solo quiero ver estas cosas con mis propios ojos. Hemos estado mirando este mundo a través de ojos robóticos durante tanto tiempo, y quiero ver ese famoso polvo rojo y quiero ver el interior de algunas de estas rocas y pequeños granos que pueden haberse formado en un ambiente acuoso hace 3 o 4 mil millones de años”, concluyó Bell.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR