Astrofísicos descubrieron una extraña fuente de energía en el Universo

Los investigadores señalan que el misterioso objeto era increíblemente brillante y más pequeño que el Sol, y emitía ondas de radio muy polarizadas, lo que sugería que tenía un campo magnético extremadamente fuerte

La impresión de un artista de cómo se vería el fenómeno si fuera un magnetar (ICRAR)
La impresión de un artista de cómo se vería el fenómeno si fuera un magnetar (ICRAR)

Un equipo que cartografía ondas de radio en el Universo descubrió algo inusual que libera una gigantesca ráfaga de energía tres veces por hora, y que no se parece a nada visto antes.

Los investigadores creen que podría tratarse de una estrella de neutrones o una enana blanca -núcleos de estrellas colapsados- con un campo magnético ultrapotente, según publican en la revista Nature.

Al girar en el espacio, el extraño objeto emite un haz de radiación que cruza la línea de visión y, durante un minuto de cada veinte, es una de las fuentes de radio más brillantes del cielo.

La astrofísica doctora Natasha Hurley-Walker, del nodo de la Universidad de Curtin del Centro Internacional de Investigación Radioastronómica, en Australia, que dirigió el equipo recuerda el momento del hallazgo: “Este objeto aparecía y desaparecía a lo largo de unas horas durante nuestras observaciones. Eso fue completamente inesperado. Para un astrónomo fue algo espeluznante, porque no hay nada conocido en el cielo que haga eso. Además, está muy cerca de nosotros, a unos 4.000 años luz”.

El objeto fue descubierto por Tyrone O’Doherty, estudiante con honores de la Universidad de Curtin, utilizando el telescopio Murchison Widefield Array (MWA) en el interior de Australia Occidental y una nueva técnica desarrollada por él. “Es emocionante que la fuente que identifiqué el año pasado haya resultado ser un objeto tan peculiar --reconoce en un comunicado O’Doherty, que ahora está estudiando un doctorado en Curtin--. El amplio campo de visión de la MWA y su extrema sensibilidad son perfectos para inspeccionar todo el cielo y detectar lo inesperado”.

El objeto se descubrió utilizando el telescopio Murchison Widefield Array en el interior de Australia Occidental (ICRAR)
El objeto se descubrió utilizando el telescopio Murchison Widefield Array en el interior de Australia Occidental (ICRAR)

Los objetos que se encienden y se apagan en el Universo no son nuevos para los astrónomos: los llaman “transitorios”. La astrofísica del ICRAR-Curtin y coautora del estudio, la doctora Gemma Anderson, añade que “cuando se estudian los transitorios, se observa la muerte de una estrella masiva o la actividad de los restos que deja tras de sí”.

Los “transitorios lentos” -como las supernovas- pueden aparecer en el transcurso de unos días y desaparecer al cabo de unos meses, mientras los “transitorios rápidos”, como un tipo de estrella de neutrones llamado púlsar, se encienden y apagan en milisegundos o segundos. Pero la doctora Anderson subraya que encontrar algo que se encendiera durante un minuto era realmente extraño.

Según apunta, el misterioso objeto era increíblemente brillante y más pequeño que el Sol, y emitía ondas de radio muy polarizadas, lo que sugería que el objeto tenía un campo magnético extremadamente fuerte.

Esta imagen muestra la Vía Láctea vista desde la Tierra. El icono de la estrella muestra la posición del misterioso objeto que los astrónomos han descubierto (ICRAR)
Esta imagen muestra la Vía Láctea vista desde la Tierra. El icono de la estrella muestra la posición del misterioso objeto que los astrónomos han descubierto (ICRAR)

La doctora Hurley-Walker explica que las observaciones coinciden con un objeto astrofísico predicho llamado ‘magnetar de período ultra largo’. “Se trata de un tipo de estrella de neutrones que gira lentamente y cuya existencia se ha predicho en teoría --explica--. Pero nadie esperaba detectar directamente una como ésta porque no esperábamos que fueran tan brillantes. De alguna manera, está convirtiendo la energía magnética en ondas de radio de forma mucho más eficaz que todo lo que hemos visto antes”.

Hurley-Walker está ahora monitorizando el objeto con el MWA para ver si se vuelve a encender. “Si lo hace, hay telescopios en todo el hemisferio sur e incluso en órbita que pueden apuntar directamente a él”, apunta.

Además tiene previsto buscar más de estos objetos inusuales en los vastos archivos del MWA. “Más detecciones dirán a los astrónomos si se trata de un evento único y raro o de una vasta población nueva que nunca habíamos notado antes”, concluyó.

(Con información de EuropaPress)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR