Nuevos datos revelan la peligrosidad de la variante Beta

Las personas infectadas con la variante de COVID-19 identificada por primera vez en Sudáfrica, tienen más probabilidades de morir que las infectadas con otras variantes, advierte una investigación publicada en la revista científica Nature

La capacidad de Beta para unirse fuertemente a las células humanas puede hacerla más transmisible; los CDC señalan que parece ser aproximadamente un 50 por ciento más infecciosa que la cepa original del virus. Sin embargo, no parece ser tan contagiosa como Delta (EFE)
La capacidad de Beta para unirse fuertemente a las células humanas puede hacerla más transmisible; los CDC señalan que parece ser aproximadamente un 50 por ciento más infecciosa que la cepa original del virus. Sin embargo, no parece ser tan contagiosa como Delta (EFE)

Las personas infectadas con la variante del coronavirus Beta tienen más probabilidades de necesitar cuidados intensivos y de morir que las personas infectadas con otras variantes, advierte una reciente investigación publicada en la revista científica Nature. La variante, también conocida como B.1.351, se identificó por primera vez a fines de 2020 en Sudáfrica, donde provocó una segunda ola de COVID-19 antes de extenderse a nivel mundial.

Alguna evidencia ha sugerido que los casos severos de COVID-19 fueron más comunes durante la segunda ola impulsada por Beta de Sudáfrica que durante su primera ola, causada por la versión ancestral del SARS-CoV-2. Para determinar si la variante Beta está relacionada con una mayor gravedad, Laith Jamal Abu-Raddad, epidemiólogo de enfermedades infecciosas de Weill Cornell Medicine-Qatar en Doha, estudió a personas infectadas en Qatar a principios de 2021.

Durante ese período circularon dos variantes: Beta y Alpha, que se originó en el Reino Unido en 2020 y también se conoce como B.1.1.7. El equipo no comparó Beta con la variante Delta, que ahora está arrasando en gran parte del mundo y que también se ha relacionado con una mayor gravedad.

Las personas infectadas con Beta tenían un 25% más de probabilidades que las infectadas con Alpha de desarrollar una enfermedad grave, y alrededor de un 50% más de probabilidades de requerir cuidados intensivos, así como un 57% más de probabilidades de morir. Esto encaja con las observaciones de la época, dice Abu-Raddad. Con el aumento de Beta en Qatar, las admisiones de cuidados intensivos se duplicaron y las admisiones en UCI y las muertes se cuadriplicaron. “Estaba muy claro que estábamos hablando de una variante más severa”, agrega.

La variante Beta, antes conocida como B.1.351, se detectó por primera vez en Sudáfrica el año pasado. Contiene varias mutaciones, en una proteína llamada pico, que ayudan al virus a unirse más estrechamente a las células humanas (REUTERS)
La variante Beta, antes conocida como B.1.351, se detectó por primera vez en Sudáfrica el año pasado. Contiene varias mutaciones, en una proteína llamada pico, que ayudan al virus a unirse más estrechamente a las células humanas (REUTERS)

Las vacunas parecen ser menos poderosas contra Beta que contra otras versiones del virus. Pero los estudios sugieren que dos dosis de varias vacunas de uso generalizado deberían ofrecer una protección sólida.

Los estudios en Qatar, donde la variante Beta alguna vez representó la mitad de todas las infecciones, han encontrado que dos dosis de la vacuna Pfizer tienen una efectividad del 72 al 75 por ciento para prevenir la infección con Beta, un grado de protección más bajo que el que brindan las inoculaciones contra otras variantes. Pero tanto las vacunas Pfizer como Moderna proporcionaron una fuerte protección contra los peores resultados; un ciclo completo de cualquiera de las vacunas fue más del 95 por ciento efectivo para prevenir enfermedades graves y la muerte.

“Aunque la eficacia de Pfizer fue solo del 75 por ciento contra Beta y, por lo tanto, las infecciones no son infrecuentes, estas son leves y es muy raro que alguien completamente vacunado requiera una hospitalización grave o muera después de una infección de Beta”, aseguró en diálogo con The New York Times Laith Abu-Raddad, epidemióloga de enfermedades infecciosas de Weill Cornell Medicine-Qatar que dirigió ambos estudios.

En una buena noticia adicional, agregó, tampoco hay “señales” de que la protección que brindan estas vacunas contra Beta haya disminuido en los primeros meses después de las inyecciones. En un ensayo clínico en Sudáfrica, realizado cuando Beta era dominante, la vacuna Johnson & Johnson tuvo una tasa de eficacia del 64 por ciento en general, pero una eficacia del 82 por ciento en la prevención de enfermedades graves.

Abu-Raddad señala que Beta parece ser más resistente a la inmunidad generada por vacunas e infecciones previas que otras variantes, incluida Delta, y podría comenzar a causar estragos nuevamente. “Nunca debemos subestimar este patógeno” (Samantha Reinders/The New York Times)
Abu-Raddad señala que Beta parece ser más resistente a la inmunidad generada por vacunas e infecciones previas que otras variantes, incluida Delta, y podría comenzar a causar estragos nuevamente. “Nunca debemos subestimar este patógeno” (Samantha Reinders/The New York Times)

Si bien el estudio fue pequeño y los hallazgos aún no han sido revisados por pares, es importante porque sus conclusiones se derivan de una cuidadosa comparación de los resultados de las infecciones con diferentes variantes en personas con características similares, como la edad y el sexo, dice Waasila Jassat, especialista en medicina de salud pública del Instituto Nacional para Enfermedades Transmisibles en Johannesburgo, Sudáfrica. La experta dirigió un estudio publicado en julio que encontró que las personas tenían alrededor de un 30% más de probabilidades de morir después de la hospitalización durante la segunda ola de Sudáfrica que en la primera. “Determinar la gravedad de Beta ayudará a los investigadores a anticipar sus efectos en los sistemas de atención médica”, agrega.

A medida que se propaga la variante Delta más transmisible, Beta ahora se está desvaneciendo en muchos lugares donde alguna vez fue dominante, incluidos Sudáfrica y Qatar. Pero Abu-Raddad señala que Beta parece ser más resistente a la inmunidad generada por vacunas e infecciones previas que otras variantes, incluida Delta, y podría comenzar a causar estragos nuevamente. “Nunca debemos subestimar este patógeno”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR