Creciente evidencia científica avala que la vacunación brinda una fuerte respuesta inmunitaria, incluso en los que ya tuvieron COVID-19

Las vacunas estimulan las respuestas inmunitarias naturales y tienen un historial asombroso en la prevención de enfermedades graves y la muerte, advirtieron especialistas de universidades y centros de salud de EEUU

Múltiples estudios han demostrado que incluso una sola dosis de una vacuna de ARNm aumenta los niveles de anticuerpos en pacientes recuperados, dándoles la misma respuesta máxima que dos inyecciones brindan a las personas que no han tenido la enfermedad (REUTERS)
Múltiples estudios han demostrado que incluso una sola dosis de una vacuna de ARNm aumenta los niveles de anticuerpos en pacientes recuperados, dándoles la misma respuesta máxima que dos inyecciones brindan a las personas que no han tenido la enfermedad (REUTERS)

Mientras Estados Unidos lidia con su problemático lanzamiento de vacunas, un aumento alarmante en los casos de coronavirus en todo el país ha resurgido una pregunta latente: ¿las personas que ya han tenido COVID-19 necesitan vacunarse?

La inmunidad natural es una fuerza poderosa contra ciertas enfermedades, como la varicela y el sarampión. Sobrevivir a una infección natural de sarampión puede producir una inmunidad comparable, o en algunos casos superior, a la vacunación, según Ruth Karron, pediatra y profesora de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg en Baltimore.

Pero primero, por supuesto, el paciente tiene que sobrevivir.

Tampoco está todavía muy claro si la inmunidad de contraer COVID-19 es tan poderosa como la protección de una vacuna. Lo que es evidente es que las vacunas disponibles montan defensas cruciales contra las enfermedades graves y la muerte, incluso contra variantes más contagiosas como Delta. Y la investigación muestra que incluso una sola dosis de una vacuna de ARNm de Moderna o Pfizer-BioNTech aumenta la inmunidad de las personas que han tenido la enfermedad.

“Recomendaría a cualquier persona que no se haya vacunado que se vacune lo antes posible”, explicó a National Geographic Allison Greaney, investigadora del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, y agregó que las vacunas “nos protegen tan bien contra un virus muy peligroso“.

Anticuerpos más robustos

Greaney dirigió un equipo de investigación que publicó un estudio reciente que sugiere que las vacunas brindan a las personas una ventaja importante sobre la inmunidad natural (EFE)
Greaney dirigió un equipo de investigación que publicó un estudio reciente que sugiere que las vacunas brindan a las personas una ventaja importante sobre la inmunidad natural (EFE)

En Fred Hutchinson, Greaney dirigió un equipo de investigación que publicó un estudio reciente que sugiere que las vacunas brindan a las personas una ventaja importante sobre la inmunidad natural. El equipo analizó los anticuerpos de las personas que se habían recuperado del COVID-19, así como las personas que habían recibido dos dosis de la vacuna de ARNm de Moderna como parte del ensayo de Fase I de la compañía.

Los investigadores encontraron que ambos grupos generaban anticuerpos dirigidos al dominio de unión al receptor, o RBD. Como sugiere su nombre, esta parte del virus SARS-COV-2 lo ayuda a adherirse y finalmente a ingresar a las células humanas, causando una infección. Si los anticuerpos se unen al RBD, pueden neutralizar el virus.

La investigación reveló que los anticuerpos de los pacientes con COVID-19 recuperados se adhirieron principalmente a un área del RBD que incluye el sitio E484, una parte del virus que ha mutado en algunas variantes. Por el contrario, los anticuerpos en las personas vacunadas se unieron más ampliamente a través del dominio, lo que les permitió apuntar a áreas que todavía están presentes en algunas variantes, incluidas Beta, Gamma y Delta.

El SARS-CoV-2 hace “grandes esfuerzos” para enmascarar su RBD, utilizando trucos moleculares para hacer que la región sea difícil de encontrar para los anticuerpos, porque es la parte más vulnerable del virus, dice Amy Hartman, profesora asociada de enfermedades infecciosas y microbiología en la Universidad de Pittsburgh. Pero las vacunas de ARNm están diseñadas para atacar el RBD y enviarle potentes anticuerpos. Y los nuevos hallazgos sugieren que la inmunidad de las vacunas de ARNm “parece ser más robusta que la inmunidad natural en muchos casos”, subrayó Greaney.

Los investigadores ya sabían que las vacunas COVID-19 “inducen de manera confiable niveles de anticuerpos” que son tan altos o incluso más altos que los de las personas que se han recuperado de casos graves de coronavirus, dice Karron, que no formó parte del nuevo estudio. El trabajo de este equipo de Fred Hutchinson muestra que la vacunación “nos da más anticuerpos y mejores anticuerpos”, agrega. “Es una cuestión de cantidad y calidad”.

Entonces, ¿por qué el debate?

En la actualidad, más del 97 por ciento de las personas hospitalizadas por COVID-19 en los EEUU no están vacunadas (REUTERS)
En la actualidad, más del 97 por ciento de las personas hospitalizadas por COVID-19 en los EEUU no están vacunadas (REUTERS)

Sin embargo, otra investigación sostiene que la inmunidad natural al COVID-19 podría ser sólida. Un equipo de investigadores evaluó a 254 personas hasta ocho meses después de que se habían recuperado del COVID-19 y descubrió que tenían “respuestas inmunes duraderas y de amplia base”. Eso fue cierto incluso para aquellos que habían sufrido solo una enfermedad leve, según su estudio, que se publicó el mes pasado.

Los científicos saben que otras enfermedades pueden conferir una inmunidad natural duradera. Después de una sola infección de varicela, es probable que una persona tenga inmunidad de por vida contra la enfermedad que pica y, a veces, es mortal. Para obtener la misma inmunidad duradera de una vacuna, esa persona necesitaría dos inyecciones, administradas con años de diferencia.

Pero antes de que se desarrollaran las vacunas contra la varicela, alrededor de 10.000 niños y adultos estadounidenses eran hospitalizados cada año con la enfermedad, con síntomas que incluían infecciones pulmonares y sanguíneas.

“Para el SARS-CoV-2, no puedo argumentar que [la vacunación o la inmunidad natural] una sea necesariamente mejor que la otra en base a cualquier conocimiento que posea sobre este virus en particular”, asevera Charlotte Cunningham-Rundles, profesora de inmunología David S. Gottesman en la Escuela de Medicina Mount Sinai en la ciudad de Nueva York. Pero se apresura a agregar: “No creo que nadie haya recopilado suficientes datos para decir que alguien que ha tenido este virus por su cuenta no necesita vacunarse”.

Karron también señala que uno de los “grandes misterios sin resolver” del SARS-CoV-2 es por qué algunas personas tienen una enfermedad leve o asintomática, mientras que otras padecen infecciones graves. En la misma línea, los científicos todavía están luchando por comprender cuándo y por qué ciertas personas desarrollarán respuestas inmunes más fuertes que otras.

Los especialistas señalan que uno de los “grandes misterios sin resolver” del SARS-CoV-2 es por qué algunas personas tienen una enfermedad leve o asintomática, mientras que otras padecen infecciones graves. En la misma línea, los científicos todavía están luchando por comprender cuándo y por qué ciertas personas desarrollarán respuestas inmunes más fuertes que otras (REUTERS)
Los especialistas señalan que uno de los “grandes misterios sin resolver” del SARS-CoV-2 es por qué algunas personas tienen una enfermedad leve o asintomática, mientras que otras padecen infecciones graves. En la misma línea, los científicos todavía están luchando por comprender cuándo y por qué ciertas personas desarrollarán respuestas inmunes más fuertes que otras (REUTERS)

Por ejemplo, dice Hartman, los estudios han demostrado que algunos pacientes recuperados pueden montar defensas efectivas contra COVID-19, pero los niveles de anticuerpos cayeron rápidamente en otros que estaban infectados. Los científicos todavía están recopilando datos y compitiendo para responder esta pregunta clave y otras, como cuánto tiempo dura la inmunidad de las vacunas o de la infección natural.

Con la vacunación, la mayoría de las personas tienen casi la garantía de tener una fuerte respuesta inmunitaria, y eso incluye a las personas que ya han contraído COVID-19. Múltiples estudios han demostrado que incluso una sola dosis de una vacuna de ARNm aumenta los niveles de anticuerpos en pacientes recuperados, dándoles la misma respuesta máxima que dos inyecciones brindan a las personas que no han tenido la enfermedad.

En la actualidad, más del 97 por ciento de las personas hospitalizadas por COVID-19 en los EEUU no están vacunadas. Y aunque un pequeño porcentaje de personas vacunadas se ha infectado con el virus, sus casos son abrumadoramente leves. El lunes, el senador estadounidense Lindsey Graham, quien fue vacunado en diciembre, anunció que había dado positivo por COVID-19 después de experimentar solo síntomas leves. “Estoy muy contento de haber sido vacunado”, dijo el republicano de Carolina del Sur en un comunicado, “porque sin la vacuna, estoy seguro de que no me sentiría tan bien como ahora. Mis síntomas serían mucho peores“.

El CDC informa que el 0,0018 por ciento de las muertes por COVID-19 desde el 14 de diciembre de 2020 hasta el 19 de julio estuvieron entre los vacunados. Y eso, dicen los expertos, es una prueba de que las vacunas funcionan. “Para muchos patógenos, somos un poco humildes”, dice Karron. En el caso de algunas enfermedades, como el VIH o la malaria, “no conviene contagiarse en absoluto”, dice. “Pero para muchos patógenos, y especialmente para cosas como patógenos respiratorios, como COVID-19, nuestros objetivos son un poco más modestos. Nuestro objetivo es realmente prevenir enfermedades graves y la muerte “.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR