Investigadores instaron a retrasar la segunda dosis de la vacuna Pfizer para cubrir a todos los grupos prioritarios

Dos científicos canadienses aseguraron que la primera suministración del antídoto es altamente protectora y que la segunda un mes después proporcionó “pocos beneficios adicionales a corto plazo”

Primeras dosis de la vacuna de Pfizer listas para ser inyectadas en personas mayores en España (JAVIER PULPO - Europa Press)
Primeras dosis de la vacuna de Pfizer listas para ser inyectadas en personas mayores en España (JAVIER PULPO - Europa Press)

La segunda dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer podría retrasarse para cubrir todos los grupos prioritarios, ya que la primera es altamente protectora, dijeron dos investigadores canadienses en una carta publicada en el New England Journal of Medicine.

La vacuna tuvo una eficacia del 92,6% después de la primera dosis, dijeron Danuta Skowronski y Gaston De Serres, basándose en un análisis de los documentos presentados por la farmacéutica a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA).

Estos hallazgos fueron similares a la eficacia de la primera dosis del 92,1% reportada para la vacuna mRNA-1273 de Moderna, según la carta aquí el miércoles.

En su respuesta, Pfizer dijo que los regímenes de dosificación alternativos de la vacuna aún no se habían evaluado y que la decisión residía en las autoridades de salud.

Algunos países, que se enfrentan a la escasez de suministros, están analizando patrones de dosificación o volúmenes que difieren de cómo se probaron las vacunas en los ensayos clínicos.

Una enfermera recibe la vacuna de Pfizer en Bogotá, Colombia (REUTERS/Luisa Gonzalez)
Una enfermera recibe la vacuna de Pfizer en Bogotá, Colombia (REUTERS/Luisa Gonzalez)

Existen diferencias sobre los méritos de tales estrategias, y algunos argumentan que la urgencia de la pandemia requiere flexibilidad, mientras que otros se oponen a abandonar los enfoques basados en datos en aras de la conveniencia.

Skowronski y De Serres advirtieron que puede haber incertidumbre acerca de la duración de la protección con una sola dosis, pero dijeron que la administración de la segunda dosis un mes después de la primera proporcionó “pocos beneficios adicionales a corto plazo”.

Skowronski trabaja en el Centro de Columbia Británica para el Control de Enfermedades, mientras que De Serres es del Insituto Nacional de Salud Pública de Québec.

En Gran Bretaña, las autoridades han dicho que los datos respaldan su decisión de pasar a un programa de dosificación de 12 semanas para la vacuna COVID de Pfizer. Tanto Pfizer como su socio BioNTech han advertido que no tenían pruebas para demostrarlo.

La vacuna de Pfizer está autorizada para tomarse con 21 días de diferencia.

La FDA de EE. UU. y la Agencia Europea de Medicamentos se han ceñido al intervalo probado en los ensayos.

El pedido de los investigadores canadienses llega en el mismo día en que Pfizer y Moderna anunciaron que la variante sudafricana del coronavirus puede reducir la protección de los anticuerpos, lo cual pone en entredicho si la inyección será eficaz contra la mutación.

(Con información de Reuters)

SEGUIR LEYENDO: