La sonda espacial Voyager 2 fue lanzada el 20 de agosto de 1977
La sonda espacial Voyager 2 fue lanzada el 20 de agosto de 1977

Voyager 2 ha entrado en el espacio interestelar, anunció hoy la NASA.

Está a unos 18 mil millones de kilómetros de la Tierra.

La sonda espacial, lanzada al espacio en 1977, ha pasado más de cuatro décadas explorando nuestro sistema solar para convertirse en el único artefacto terrestre que estudió Neptuno y Urano al sobrevolar los planetas.

Ahora se ha unido a su predecesor Voyager 1 más allá de los límites del sistema solar, un hito que los científicos no pudieron predecir con precisión cuándo ocurriría.

La Voyager 2 es la segunda sonda que abandona nuestro barrio cósmico
La Voyager 2 es la segunda sonda que abandona nuestro barrio cósmico

"Trabajar en Voyager me hace sentir como un explorador, porque todo lo que vemos es nuevo", dijo John Richardson, investigador principal del instrumento PLS.

"Todavía hay mucho que aprender sobre la región del espacio interestelar inmediatamente más allá de la heliopausa", dijo Ed Stone, científico del proyecto con base en Caltech en Pasadena, California. "Los próximos meses podrían ser muy reveladores", agregó Stone.

Voyager 2 es la única nave espacial que se ha acercado a los cuatro planetas más grandes de nuestro sistema solar: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.  Además descubrió 16 lunas y fenómenos como la misteriosa Gran Mancha Oscura de Neptuno y las grietas en la capa de hielo de Europa, la luna de Júpiter.

Los científicos han estado observando la gran partida de la Voyager 2 desde fines de agosto, cuando los datos transmitidos por la sonda sugirieron que se estaba acercando a lo que los científicos llaman la heliopausa (la zona que está fuera de la detección plasmática del Sol), una burbuja creada por el viento solar de partículas cargadas que fluyen desde nuestro sol e influyen en el ambiente interior de nuestro sistema solar.

Voyager 2 ahora está a un poco más de 18.000 millones de kilómetros de la Tierra
Voyager 2 ahora está a un poco más de 18.000 millones de kilómetros de la Tierra

Los científicos usan la heliopausa para marcar dónde comienza el espacio interestelar.