Las Fuerzas Armadas de Ecuador confirmaron la muerte de un militar en un enfrentamiento con “grupos armados al margen de la ley”

El jefe del Comando Conjunto explicó que un convoy de 17 vehículos trasladaba combustible cuando se produjo el ataque. El hecho sucede en medio de la alta tensión social por las protestas contra el gobierno de Guillermo Lasso

Las Fuerzas Armadas y reportaron que tras el ataque a un convoy que trasladaba combustible, un militar murió. (Foto: FF.AA.)
Las Fuerzas Armadas y reportaron que tras el ataque a un convoy que trasladaba combustible, un militar murió. (Foto: FF.AA.)

La madrugada de este martes, un militar murió cuando un grupo de personas atacó un convoy de 17 vehículos que se dirigía hacia un bloque petrolero en la Amazonía ecuatoriana. El general Nelson Proaño, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, informó que además del militar fallecido hay otros 7 miembros de la institución heridos y también policías. Además, un camión de Petroecuador fue incinerado durante el enfrentamiento.

De acuerdo con Proaño, los autores de este acto violento fueron “grupos armados al margen de la ley”. Las primeras informaciones extraoficiales señalaban que las personas que se enfrentaron a los miembros de la Fuerza Pública eran al menos 100 comuneros de la zona.

En una rueda de prensa de emergencia, celebrada en la sede del Comando Conjunto en Quito, el general Proaño dijo que en coordinación con Petroecuador, la empresa pública petrolera del país, se decidió trasladar combustible diésel desde Shushufindi, una ciudad amazónica a 325 kilómetros al este de Quito, al bloque petrolero ITT, esto como parte de las funciones que tienen las Fuerzas Armadas de proteger los sectores estratégicos para garantizar su funcionamiento. La última semana se informó que Ecuador podría dejar de producir barriles de crudo como resultado de las manifestaciones en contra de Guillermo Lasso que ya cumplen 15 días ininterrumpidos.

El jefe del Comando Conjunto, general Nelson Proaño (centro), rechazó los actos y los calificó de terrorismo.
El jefe del Comando Conjunto, general Nelson Proaño (centro), rechazó los actos y los calificó de terrorismo.

En sus declaraciones ante los medios, Proaño calificó al hecho como un “acto terrorista” y lo rechazó, al mismo tiempo que se solidarizó con la familia del militar muerto y de los heridos. El general informó que los heridos fueron evacuados de la zona de conflicto vía aérea y que son atendidos en el centro médico de una brigada militar cercana.

El portal Código Vidrio tuvo acceso a las fotografías que se levantaron como indicios de lo sucedido esta madrugada y mostraron que los miembros de la fuerza pública fueron atacados con perdigones. Aunque Proaño no informó sobre la causa de la muerte del militar, se conoció extraoficialmente que sería por impacto de perdigones.

El jefe del Comando Conjunto señaló que, a pesar de estos actos, las Fuerzas Armadas realizarán las acciones necesarias para mantener la paz y seguridad del país.

La ONG Acción Ecológica cuestionó la versión oficial y señaló que “con el fin de abrir los pozos petroleros, arremetieron contra manifestantes que estaban en la Comunidad 18 de Noviembre en el cantón shushufindi, se produjo una batalla campal”. Los enfrentamientos, según Acción Ecológica, duraron cuatro horas, desde la medianoche, “hasta que el convoy militar logró pasar combustible para reactivar los pozos petroleros del bloque 15″. La organización asegura que hubo manifestantes heridos.

Entre el diálogo y la destitución

Este hecho sucede pocas horas después de instalada la primera mesa de diálogo entre el Gobierno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), cuyo dirigentes han liderado las protestas que iniciaron el pasado 13 de junio. Durante el diálogo que contó con los representantes de los poderes del Estado, los dirigentes de la Conaie, aseguraron que hay un intento de criminalizar la protesta a través de infiltrados que realizan actos violentos. Leonidas Iza, presidente de la Conaie, aseguró que: “Hubo militares vestidos de civiles infiltrados en la movilización. Estaban infiltrados en nuestras filas y nos llaman violentos”.

La continuación del diálogo se instaló esta mañana en la Basílica del Voto Nacional en el Centro Histórico de Quito.

Este martes, a las 11h00 (hora Ecuador), la Asamblea Nacional se reunirá nuevamente para continuar con la sesión donde los legisladores deben resolver el pedido de la bancada correísta de destituir a Guillermo Lasso y convocar a elecciones anticipadas. La semana anterior los legisladores afines al ex presidente Rafael Correa activaron un mecanismo constitucional conocido popularmente como muerte cruzada.

La sesión inició el sábado, donde se presentaron pruebas de descargo por parte del residente que delegó a su Secretario Jurídico para que compareciera en su nombre. Después de esa intervención, el pleno del Legislativo ha escuchado a 70 legisladores quienes han pedido la palabra en el debate.

Varios legisladores han denunciado intentos de amedrentamiento y amenazas para que voten a favor de la destitución de Guillermo Lasso. La Asamblea necesita 92 de 137 votos para destituir al presidente y convocar a elecciones, pero hasta el momento se contabilizan 77 a favor de esta medida y 55 en contra. Por lo que no habría los votos necesarios.

SEGUIR LEYENDO:




TE PUEDE INTERESAR