La Asamblea de Ecuador contrató un servicio de comida que cobra 6 dólares por una empanada y generó indignación en las redes sociales

La presidente de la Legislatura, Guadalupe Llori, prometió realizar una auditoría de la contratación

Funcionarios de la Asamblea Nacional de Ecuador  (Foto: Alejandro-Intriago)
Funcionarios de la Asamblea Nacional de Ecuador (Foto: Alejandro-Intriago)

La Asamblea Nacional del Ecuador dio de qué hablar cuando un documento de contrato por servicios de logística para reuniones, eventos solemnes y ceremonias protocolarias fue suscrito por un monto de USD 100.000 y fue publicado abiertamente en el Sistema de Compras Públicas de Ecuador el pasado viernes. En redes sociales, los ecuatorianos mostraron indignación especialmente por el costo de pequeños snacks como empanadas, que se registraron por un monto de USD 6 cada una, costo que se percibe como demasiado elevado para dicho bocadillo.

Dichos eventos son generalmente encabezados por la presidenta del Legislativo, Guadalupe Llori, perteneciente al partido político ecuatoriano de tendencia indigenista Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik (PK). No obstante, Santiago Salazar, su asesor jurídico, señaló que la suscripción del contrato por servicios de logística estuvo a cargo del área administrativa, no de la Presidenta de la Asamblea. Por su parte, Llori solicitó a la Contraloría del Estado ecuatoriano que se realizara una revisión de la auditoría realizada al proceso precontractual y contractual con el fin de determinar sin lugar a dudas si existe una posible irregularidad.

Dicho contrato tendría vigencia de un año, desde septiembre de 2021 hasta julio de 2022, y tendría que cubrir eventos como posesión de autoridades, informes a la Nación por el Presidente de Ecuador y visitas de distintas autoridades extranjeras como Jefes de Estado, Presidentes de Parlamentos o Delegaciones Internacionales. Por otra parte, el contrato también debería cubrir sesiones solemnes, entrega de acuerdos, ceremonias conmemorativas, condecoraciones, recibimientos de generales y los eventos que consten en la agenda oficial de la Presidenta de la Asamblea. Además, Salazar aclara que los costos presentados por el servicio de logística comprenden no solo los valores de los alimentos, sino que también incluyen costos por servicio de montaje, alquiler de mesas y sillas, por transporte de utensilios y personal de servicio, mantelería fina, cristalería, carpas, muebles, entre otros.

Es por esto, dice Salazar, que se pueden encontrar empanadas con un costo de USD 6. Además, en el documento se puede observar que los costos de alimentación para este tipo de eventos pueden oscilar entre los USD 15 y USD 24 para desayunos, entre USD 12 y USD 45 y entre USD 31 y USD 50 para cenas y consta con la firma electrónica de la secretaria de Relaciones Internacionales e Interinstitucionales, María Paula Moreno y por el contratista Fredy Godoy.

Por su parte, Moreno aclaró que este tipo de contratos se preparan en previsión de las actividades legalmente autorizadas tras una revisión y aprobación y que además están reguladas por el Servicio de Contratación Pública del Ecuador y no por la Entidad que requiere el servicio. Añadió que los contratos de servicios de logística no son exclusivos de la Asamblea Nacional, sino que son requeridos por varias instituciones públicas todos los años y que son visibles a la ciudadanía en el portal SERCOP. Por otra parte, Paúl Abad, coordinador de Protocolo del Parlamento mencionó que los precios referenciales que constan en el documento toman en cuenta el mismo precio y calidad para todo el territorio nacional, lo que incrementa los costos especialmente por temas como transporte, puesto que el servicio cubre eventos para distintas provincias del país.

Salazar mostró su indignación ante las acusaciones puesto que el valor por el que se firmó el contrato, lejos de subir de precio, ha disminuido en comparación a administraciones anteriores que, en contraste de los USD 297.000 que se pagaban en el anterior período, ahora se paga USD100 000. Sin embargo, las inconformidades persisten desde que el presidente de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea, Fernando Villavicencio hizo públicas las facturas de los viáticos de la Presidenta de la Asamblea que evidenciaban gastos de hospedaje en una habitación vip en Galápagos por USD 423,10 en el resort Arahuana el 12 de junio, así como gastos de USD 646,10 por un día de viáticos en cumplimiento de su agenda oficial en la provincia del Guayas el 27 de julio de 2021.

Finalmente, dada la polémica ocasionada por los exuberantes gastos de la Asamblea, Llori alentó la renuncia de servicios ocasionales y publicó un comunicado oficial en el que solicita la renuncia inmediata de una veinte de asesores y coordinadores además de dar de baja el contrato por servicios de logística por USD 100 000.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR