Cercada por las protestas y el descontento social, la dictadura cubana eliminó los impuestos de importación a emprendedores privados

La medida regirá hasta el 31 de diciembre próximo pero sólo es aplicable a insumos y materias primas, no a productos terminados. El régimen tomó esta decisión a tres semanas de las históricas movilizaciones en toda la isla

El dictador cubano Miguel Díaz Canel (Reuters)
El dictador cubano Miguel Díaz Canel (Reuters)

El régimen cubano exoneró a productores privados del pago de impuestos de importación de insumos y materias primas hasta el 31 de diciembre, anunció este sábado el Ministerio de Finanzas de la dictadura, a tres semanas de las protestas que sacudieron a la isla.

La medida tiene “el objetivo de estimular la producción de bienes y prestación de servicios” privados, informó la ministra Meisi Bolaños en una resolución publicada en la Gaceta Oficial.

La exoneración “incluye a los productos que se importen en consignación para su venta en plaza” e insumos y materias primas para la producción agropecuaria, pero no “se aplicará a productos terminados”, aclara la directiva.

La resolución se anuncia cuando los trabajadores privados están a la espera de que se apruebe la reglamentación de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes). El dictador Miguel Díaz-Canel anunció esta semana que el Consejo de Estado aprobaría su reglamento en los próximos días. La autorización de las Pymes forma parte de las reformas económicas que el régimen lleva años prometiendo en el país, donde rige el dominio de las empresas estatales controladas por el castrismo.

En febrero pasado el régimen amplió a más de 2.000 las actividades en las que pueden operar los trabajadores independientes en la controlada economía cubana.

La disposición anunciada hoy fue precedida de otra que también exime de impuestos la importación sin límites de tecnologías que generan energía renovable, sus partes y piezas.

El 11 y 12 de julio miles de cubanos protagonizaron inéditas protestas en unas 40 ciudades, agobiados por las penurias alimentarias, los cortes de electricidad, el alto costo de la vida y la persecución.

Policías arrestan a un hombre cuando personas se manifiestan el 11 de julio en una calle en La Habana (Cuba). EFE/Ernesto Mastrascusa
Policías arrestan a un hombre cuando personas se manifiestan el 11 de julio en una calle en La Habana (Cuba). EFE/Ernesto Mastrascusa

Las protestas, sin precedentes en la isla, fueron brutalmente reprimidas por el régimen. Cientos fueron detenidos y muchos enfrentan cargos por desacato, desorden público, vandalismo y propagación de la pandemia por supuestamente marchar sin mascarillas. Al menos 59 cubanos fueron procesados por participar en las manifestaciones, se informó oficialmente.

Inmediatamente después de las manifestaciones, Diaz Canel eximió de impuestos la importación personal de alimentos y medicamentos de viajeros que arriben a la isla, una medida considerada por los cubanos como insuficiente.

Sanciones

La Administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció ayer más sanciones contra el régimen castrista, esta vez contra la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y a dos de sus líderes, el director Óscar Callejas Valcarce, y su subdirector, Eddy Sierra Arias, por su papel en la represión de las inéditas manifestaciones.

Las sanciones bloquean cualquier activo que Callejas, Sierra o los integrantes de la PNR puedan tener bajo jurisdicción estadounidense, y prohíbe a quienes estén en Estados Unidos negociar con ellos, sobre la base de la ley estadounidense Magnitsky.

La de ayer fue la segunda ronda de sanciones que ha impuesto el Gobierno de Biden, después de que el pasado jueves el Tesoro anunció medidas contra el ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba, Álvaro López-Miera, y una unidad militar de élite conocida popularmente como “avispas negras” o “boinas negras”.

“Estamos haciendo que el régimen rinda cuentas”, dijo horas después Biden, quien este viernes recibió en la Casa Blanca a un grupo de estadounidenses con raíces cubanas. Además, prometió más sanciones “a menos que haya un cambio drástico en Cuba”, y anticipó entre los destinatarios a “las personas que llevan a cabo los abusos del régimen”.

SEGUIR LEYENDO: