Mientras se define el próximo presidente, el Congreso de Perú alista reformas constitucionales exprés

Los legisladores evalúan proyectos sobre la división de poderes, la bicameralidad para poder reelegirse e incluso la convocatoria a una Asamblea Constituyente. Para aprobarse deben votarse antes del sábado

El Congreso peruano podría volver a la bicameralidad (EFE)
El Congreso peruano podría volver a la bicameralidad (EFE)

El Congreso de Perú evaluará a partir de este miércoles una serie de proyectos de reforma constitucional, entre los cuales figuran la convocatoria a un referéndum para aprobar una Asamblea Constituyente y la posibilidad de retornar a la bicameralidad, en tres días consecutivos de pleno virtual.

Con esta polémica convocatoria, los diputados pretenden revisar y aprobar una batería de reformas constitucionales antes de que el sábado termine la legislatura (el período ordinario de sesiones) y el domingo arranque formalmente un nuevo período que se prolongará hasta el 16 de julio, creado especialmente para este fin.

Esta maniobra, que comenzó el pasado mayo cuando los legisladores votaron crear una legislatura extraordinaria, extemporánea e irregular según muchos analistas, busca apurar la aprobación de proyectos de reforma constitucional que requieren un voto parlamentario dividido en dos legislaturas consecutivas.

Así, lo que voten en lo que resta de esta semana lo tendrán que votar nuevamente antes del 16 de julio, cuando culmina su mandato legal y en vísperas de que asuma el poder el Congreso elegido el pasado abril.

La presidenta del Parlamento, Mirtha Vásquez, convocó a los 130 legisladores a las sesiones del pleno virtual que se realizarán el miércoles 9, el jueves 10 y el viernes 11 de junio, de acuerdo con una citación enviada a los parlamentarios por el oficial mayor Javier Pérez.

PESOS Y CONTRAPESOS

Entre las reformas previstas se incluyen propuestas para modificar los requisitos para una “cuestión de confianza” que se otorga al Consejo de Ministros, un pedido que el Ejecutivo puede hacer para lograr una aprobación del Congreso.

Se trata un arma de la presidencia que los congresistas buscan eliminar, ya que en caso de que se le sea negada dos veces, puede disolver la cámara (como lo hizo Martín Vizcarra en 2018).

En cambio, los parlamentarios cuentan con la posibilidad de destituir al presidente bajo prácticamente cualquier causa, ante la figura de “incapacidad moral”, y esta disposición no sería eliminada bajo los proyectos de reforma.

De esta manera, quien gane la presidencia (Pedro Castillo o Keiko Fujimori) enfrentaría una situación de menor poder frente al Poder Legislativo con respecto a la configuración actual, en caso de que el proyecto sea aprobado en ambas votaciones.

El próximo gobierno, en jaque antes de asumir (Reuters)
El próximo gobierno, en jaque antes de asumir (Reuters)

INSISTEN EN DOS CÁMARAS

Los legisladores de un conjunto de bancadas opositoras se han unido también para promover la creación del Senado, disuelto en la Carta Magna de 1993, a pesar de que una consulta popular convocada sobre el mismo tema en 2018 rechazó mayoritariamente la opción de que retorne una segunda cámara en el Perú.

De esta manera, los congresistas, que actualmente no pueden ser reelectos (desde la consulta popular del 2018), sí podrían aspirar a un cargo en la nueva cámara.

ASAMBLEA CONSTITUYENTE

Por su parte, el legislador izquierdista del Frente Amplio Lenin Bazán expuso ante la Comisión de Constitución el proyecto de ley multipartidario, que autoriza someter a referéndum la elaboración de una nueva Constitución Política, a través de una Asamblea Constituyente. “Sería el primer proceso constituyente que tendría el carácter democrático, pues todas las Constituciones han nacido del golpe militar o civil”, declaró Bazán al recordar que la última carta magna se elaboró tras el ‘autogolpe’ de Alberto Fujimori (1990-2000).

“Solo estamos abriendo un canal de consulta a la ciudadanía, si está de acuerdo con la convocatoria a una Asamblea Constituyente”, dijo el legislador al explicar que el referéndum que se propone es consultivo.

En tal sentido, si el proyecto es aprobado, el nuevo mandatario, que asumirá funciones el 28 de julio, convocará a referéndum en diciembre próximo y, en el caso de ser respaldado, se elegirá a los 130 asambleístas en abril de 2022 para que la Asamblea Constituyente se instale el 28 de julio de ese año.

Precisamente, la convocatoria de una Asamblea Constituyente es una de las banderas políticas del candidato Pedro Castillo, quien lidera el recuento de votos de las elecciones presidenciales del pasado domingo. Bazán argumentó que hay que cambiar la Constitución para establecer un nuevo régimen político con equilibrio de poderes y para incorporar derechos de sindicalización, estabilidad laboral, negociación colectiva y huelga, entre otros.

PRESIDENTA DEL CONGRESO PIDE REFLEXIÓN

La propia titular del Parlamento declaró hace una semana, cuando se aprobó la cuarta legislatura, que este tipo de decisiones deberían “reflexionarse de manera adecuada”.

Vásquez se preguntó, en ese sentido, si era correcto usar una fórmula “residual” para convocar a una nueva legislatura para tocar temas que, en realidad, deberían ser tarea del Congreso que funcionará desde el próximo 28 de julio.

“Hay que reflexionar. Es verdad, es una medida legal, pero, colegas, toda medida legal no siempre es legítima”, invocó.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: