Murió de coronavirus el último hombre del pueblo indígena brasileño Juma

Se trata del indio guerrero Amoim Aruká, quien tenía 86 años. Falleció en un hospital de Porto Velho, capital del amazónico estado de Rondonia, donde estaba internado desde el pasado 2 de febrero

Una trabajadora de la salud que integra un equipo de profesionales del Distrito Sanitario Especial Indígena (DSEI) de Manaos acondiciona la zona de atención, el 5 de febrero de 2021, en el municipio de Autazes, estado de Amazonas (Brasil). EFE/Raphael Alves
Una trabajadora de la salud que integra un equipo de profesionales del Distrito Sanitario Especial Indígena (DSEI) de Manaos acondiciona la zona de atención, el 5 de febrero de 2021, en el municipio de Autazes, estado de Amazonas (Brasil). EFE/Raphael Alves

El indio guerrero Amoim Aruká, último hombre sobreviviente del exterminado pueblo indígena brasileño Juma, murió este miércoles a los 86 años víctima del COVID-19, según informaron fuentes indigenistas.

Aruká falleció en un hospital de Porto Velho, capital del amazónico estado de Rondonia (norte), donde estaba internado desde el pasado 2 de febrero por complicaciones del nuevo coronavirus, de acuerdo con la Asociación de Defensa Etnoambiental Kanindé.

El octogenario indígena fue llevado con problemas respiratorios al Hospital Regional de Huamaitá, en el estado de Amazonas, y de allí, por su estado grave, remitido a Porto Velho.

Según las informaciones, el cadáver de Aruká será llevado para Humaitá, donde será sepultado.

Hace cinco décadas el pueblo de los Juma tenía 15.000 miembros, pero una serie de matanzas a manos de mineros y hacendados invasores, los ataques de animales y enfermedades letales redujeron drásticamente la población a tan solo cuatro personas en este año.

Imagen de archivo de una mujer indígena de la etnia Guajajara, con un niño en sus brazos, que está sentada en un centro comunitario en el estado brasileño de Maranhao, en medio del brote de coronavirus, el 3 de octubre de 2020. REUTERS/Adriano Machado
Imagen de archivo de una mujer indígena de la etnia Guajajara, con un niño en sus brazos, que está sentada en un centro comunitario en el estado brasileño de Maranhao, en medio del brote de coronavirus, el 3 de octubre de 2020. REUTERS/Adriano Machado

Ante la falta de hombres en su prácticamente exterminada comunidad, las tres hijas de Aruká se casaron con miembros del pueblo Uru-Eu-Wau-Wau y por eso sus nietos ya no tienen el linaje puro de los Juma.

La Coordinación de las Organizaciones Indígenas de la Amazonía Brasileña (COIAB) citó en un comunicado que a pesar de su pueblo estar diezmado a finales del siglo XX, Aruká consiguió en 2004 la demarcación de las tierras indígenas.

La reserva de los Juma, con Aruká, sus hijas, nietos y los yernos de otra tribu, era una de las tierras amparadas por las barreras sanitarias de protección a las comunidades indígenas en medio de la pandemia, pero el bloqueo para su resguardo no fue realizado plenamente, lo que los dejó vulnerables ante el virus.

Brasil que roza los diez millones de casos confirmados y superó este miércoles las 242.000 muertes por el nuevo coronavirus, registra 42.881 infecciones y 567 muertes causadas por COVID-19 entre sus pueblos indígenas, según cifras oficiales.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: