Preocupación en el Amazonas brasileño: los incendios crecieron un 120% en octubre

Las autoridades indicaron que en el último mes la mayor selva tropical del planeta registró 17.326 focos de incendio


Los incendios de la Amazonía brasileña se dispararon un 120% en octubre (CHRISTIAN BRAGA/GREENPEACE)
Los incendios de la Amazonía brasileña se dispararon un 120% en octubre (CHRISTIAN BRAGA/GREENPEACE)

Los incendios del Amazonas brasileño se dispararon un 120% en octubre respecto al mismo mes del año pasado y crecieron un 17% en el Pantanal, el mayor humedal del planeta, en el mismo comparativo, según cifras divulgadas este domingo por el Gobierno.

De acuerdo con los datos consolidados del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), la mayor selva tropical del planeta registró 17.326 focos de incendio en octubre, frente a los 7.855 ocurridos en el mismo mes de 2019.

En el Pantanal, el mayor humedal del planeta y que Brasil comparte con Bolivia y Paraguay, fueron 2.856 focos de incendio en el décimo mes del año, ante los 2.430 que se registraron en el mismo período de 2019.

No obstante, las llamas comenzaron a dar tregua en los biomas brasileños en el décimo mes del año con una caída del 64% en el humedal y del 45% en el Amazonas, frente a los incendios registrados en septiembre.

De acuerdo con en el acumulado de los diez primeros meses de 2020, el Pantanal ha sido el más afectado con un crecimiento de 110% en el número de incendios, un récord histórico para este bioma.

Las alarmas de deforestación del Amazonas entre enero y septiembre de este año abarcaron 7.063 kilómetros cuadrados, lo que supone un descenso del 10,25 % frente a los primeros nueve meses de 2019 (EFE/Rogerio Florentino)
Las alarmas de deforestación del Amazonas entre enero y septiembre de este año abarcaron 7.063 kilómetros cuadrados, lo que supone un descenso del 10,25 % frente a los primeros nueve meses de 2019 (EFE/Rogerio Florentino)

En el Amazonas los incendios aumentaron un 4,6% entre enero y octubre, en relación con el mismo período de 2019, la mayor cifra desde 2018 cuando en el mismo lapso se registraron 68.345 focos de calor.

El Amazonas registró los peores incendios de su historia en 2019 cuando las imágenes del fuego le dieron la vuelta al mundo y alarmaron a la comunidad internacional.

Las llamas no han cesado en la mayor selva tropical del planeta, pero este año el más afectado ha sido el Pantanal que ha sufrido los peores incendios en 47 años.

El fuego ya ha calcinado este año cerca de cuatro millones de hectáreas, un 27% de este ecosistema declarado Patrimonio de la Humanidad por la ONU y que cuenta con una superficie total equivalente a la suma de Bélgica, Suiza, Portugal y Países Bajos.

Los datos divulgados hoy van en contramano del discurso del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien ha insistido en minimizar el número de incendios en el país y ha acusado a las organizaciones no gubernamentales y a los propios indígenas de la destrucción de los bosques.

Expertos consultados por EFE coinciden en afirmar que entre el 95% y el 98% de los incendios tienen origen humano, donde la mayoría de los casos corresponde a manos criminales que devastan la selva y los biomas para abrir paso al agronegocio o desarrollar acciones de minería ilegal y comercio ilegal de madera.

Vista aérea de un río y un tramo de tierra deforestada en el Amazonas, cerca de Porto Velho, en el estado de Rondonia, Brasil (REUTERS/Ueslei Marcelino)
Vista aérea de un río y un tramo de tierra deforestada en el Amazonas, cerca de Porto Velho, en el estado de Rondonia, Brasil (REUTERS/Ueslei Marcelino)

Brasil fortalece acciones contra delitos en el Amazonas

Más de 146.000 toneladas de magnesio obtenido ilegalmente fueron incautadas por miembros de las Fuerzas Armadas de Brasil y otras autoridades, uno de los resultados obtenidos en octubre en el marco de la Operación Agatha Norte 2020, que moviliza a más de 4.000 hombres en la frontera del Amazonas.

Una demostración de este tipo de acciones fue realizada este sábado en la zona fronteriza con la Guyana Francesa, donde EFE pudo constatar la forma en que actúan conjuntamente, miembros del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea con otros agentes del Estado como la Policía Federal, la aduana y las autoridades ambientales.

El municipio de Oiapoque, ubicado en el estado amazónico de Amapá fue el lugar donde se realizó el ejercicio, pues allí está establecido uno de los campamentos que las fuerzas armadas tiene para combatir y prevenir los crímenes de esa región.

La extracción ilegal de oro es uno de los principales delitos que se cometen en esa zona del país, por lo que los seguimientos se realizan por tierra, pero también por vía marítima en lanchas y desde el aire con el acompañamiento de helicópteros.

Soldados del Ejército Brasileño navegan durante un entrenamiento por río Oiapoque en la frontera entre los países de Brasil y Guayana Francesa, en Oiapoque (EFE/ oédson Alves)
Soldados del Ejército Brasileño navegan durante un entrenamiento por río Oiapoque en la frontera entre los países de Brasil y Guayana Francesa, en Oiapoque (EFE/ oédson Alves)

La principal dificultad para el desarrollo de estos operativos es la logística por las peculiaridades de la selva amazónica.

“Las condiciones del Amazonas son particulares y peculiares para el ambiente operacional pero tenemos nuestra tropa especializada y lista para actuar, de forma que vamos venciendo cualquier obstáculo y desafío (que se presente)”, aseguró el general del Ejército Adilson Giovani Quint.

Según el militar con este tipo de acciones se busca contribuir con la reducción de los delitos transfronterizos como el contrabando, el narcotráfico y el comercio ilegal de madera, oro y otros minerales, pero también con “la prevención y concienzación sobre los daños ambientales” que son ocasionados con actividades como la minería ilegal o la tala de árboles para el comercio maderero.

La devastación de la selva es una de las causas de los incendios que año tras año arrasan con miles de hectáreas en el Amazonas.

Con información de EFE

Seguir leyendo: