Frederico D'Avila y Jair Bolsonaro / afiche de convocatoria (@davilafrederico)
Frederico D'Avila y Jair Bolsonaro / afiche de convocatoria (@davilafrederico)

El presidente de la Asamblea Legislativa de San Pablo, Caue Macris, anunció este jueves que frenará el homenaje al dictador chileno Augusto Pinochet previsto en esa institución el próximo 10 de diciembre, día de los Derechos Humanos, propuesto por un legislador afín al presidente Jair Bolsonaro.

Macris adelantó en sus redes sociales que este jueves firmará un documento de la Presidencia legislativa para impedir la celebración del acto “Acto Solemne en memoria del Presidente Augusto P. Ugarte”, que ha sido promovido por el diputado regional Frederico D’Avila.

D'Ávila integra las filas del conversador Partido Social Liberal (PSL), con el cual el presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, venció las elecciones presidenciales en 2018. Esta semana, el mandatario se desvinculó formalmente esta semana tras una serie de desencuentros con varios dirigentes de la formación.

En sus redes sociales, D’Avila afirmó que Pinochet “condujo su Gobierno de forma brillante, impidiendo que el escenario dictatorial y violador de derechos humanos cubano y soviético de la época se instalase en el seno de la sociedad chilena”.

A su juicio, "la visión comunista de esos hechos nunca entenderá el bien que él hizo a aquel país y a América Latina".

Acabó la era de exaltar terroristas como si fueran héroes. Pinochet, en 17 años de su gobierno, transformó Chile en la economía más pujante América Latina”, agregó D’Avila, sin hacer mención a las atrocidades cometidas durante el régimen militar chileno.

Ese anuncio sacudió las redes sociales y se suma a las polémicas provocadas por Bolsonaro por sus reivindicaciones tanto de la dictadura militar brasileña (1964-85) como de las que gobernaron los demás países de América Latina, que dejaron miles de muertos y desaparecidos en las décadas de 1970 y 1980.

La polémica se internacionalizó este jueves, cuando el cónsul francés en San Pablo escribió en Twitter que “el homenaje previsto al dictador chileno #Pinochet no es solo un insulto a la memoria de las víctimas, inclusive francesas, de un régimen cruel. También es una prueba del desinterés total por los #DerechosHumanos celebrados internacionalmente el 10 de diciembre”.

La figura de Pinochet ya había sido elogiada por el presidente brasileño, quien se valió del dictador para atacar a la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet. “Señora Michelle Bachelet: Si no fuera por el personal de (Augusto) Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre ellos a su padre, hoy Chile sería una Cuba”, dijo Bolsonaro el pasado mes de septiembre en respuesta a declaraciones de la expresidenta chilena, quien criticó la violencia policial y la situación de los derechos humanos en Brasil.

Las operaciones militares en las favelas de Brasil ya se han hecho frecuentes en una época en donde el presidente del país es un capitán retirado y su vicepresidente, Hamilton Mourao, se ha mostrado defensor de las Fuerzas Armadas durante la dictadura.

(Con información de EFE y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: