Jair Bolsonaro (AFP)
Jair Bolsonaro (AFP)

La emblemática propuesta de reforma al sistema de pensiones brasileño del presidente Jair Bolsonaro fue aprobada por una comisión del Congreso, lo que alimenta el optimismo de los inversores ante la posibilidad de que la cámara baja apruebe el proyecto de ley antes de que los diputados comiencen su receso de mitad de año.

La comisión, el último escalón antes de que la propuesta se presente a la Cámara de Diputados, respaldó el informe preparado por el relator Samuel Moreira con una resultado de 36 votos a favor y 13 en contra el jueves por la tarde. En una sesión que duró hasta pasada la medianoche del viernes, los diputados rechazaron todas las enmiendas a la ley, excepto dos. Según ha informado el periódico O Globo, los cambios reducen en 83.000 millones de reales el ahorro previsto con la reforma de aproximadamente 1 billón de reales (US$261.000 millones) en los diez próximos años.

La votación del Congreso cierra una semana turbulenta de retrasos y negociaciones que hizo fluctuar los activos del país mientras los inversores digerían informaciones sobre el proyecto de ley. La reforma de pensiones se considera clave para frenar la hemorragia en las cuentas públicas del país y también para encauzar a Brasil hacia el grado de inversión nuevamente.

El real brasileño se negociaba a su nivel más fuerte desde marzo, tras liderar el avance entre las monedas de los mercados emergentes el jueves. Las acciones del índice de referencia Ibovespa terminaron el jueves en un máximo histórico de 103.636 puntos.

La reforma de las pensiones, presentada por Bolsonaro en febrero, tiene el objetivo de generar un ahorro de miles de millones de dólares al establecer una edad mínima de jubilación y un acceso más estricto a los beneficios. En los últimos días, el progreso ha estado obstaculizado por el debate sobre las normas para trabajadores como la policía o los maestros, así como por la presión de los diputados para obtener fondos presupuestarios a cambio de su apoyo.

Entretanto, los inversores que apuestan al inicio de un ciclo de flexibilización monetaria en julio también cuentan con que la reforma pase al menos la primera de las dos votaciones de la cámara baja este mes después de que el banco central indicase que necesita señales concretas de que la agenda económica está avanzando para rebajar la tasa de interés de referencia. Los mercados apuestan a una probabilidad aproximada del 80% de un recorte de tasas en julio.

El presidente de la cámara baja, Rodrigo Maia, dijo el miércoles que espera someter el proyecto de ley a votación de la cámara la próxima semana. Al tratarse de una enmienda constitucional, la reforma de las pensiones debe ser aprobada por dos votaciones distintas de la Cámara de Diputados y dos votaciones adicionales del Senado para convertirse en ley.

Fuente: Bloomberg