Bolsonaro removió al embajador brasileño en EEUU: busca mejorar su imagen en el exterior

Sergio Amaral, el saliente embajador brasileño en Washington. Pasará a trabajar en la delegación de Itamary en San Pablo
Sergio Amaral, el saliente embajador brasileño en Washington. Pasará a trabajar en la delegación de Itamary en San Pablo

A poco más de 100 días en el gobierno, el canciller brasileño Ernesto Araújo desplazó este miércoles, mediante una resolución publicada en el Diario Oficial, al embajador en los Estados Unidos Sergio Amaral. El traslado de Amaral a la representación de Itamaraty en San Pablo es el primero desde la asunción de Jair Bolsonaro en el cargo el 1º de enero de este año. Hasta que sea designado su reemplazante, el encargado de negocios Fernando Pimentel quedará a cargo de la delegación diplomática en Washington.

El cambio fue anunciado en el momento en que el vicepresidente Hamilton Mourão -de perfil moderado- está en una visita en Washington.

Tras el desplazamiento de Amaral, los analistas entreven un aumento de la influencia de Olavo de Carvalho, ideólogo del bolsonarismo, sobre la diplomacia.

El vicepresidente Hamilton Mourão junto a los senadores Marco Rubio (Florida), Jim Risch (Idaho) y Tom Udall (Nuevo México), entre otros, en un encuentro que giró en torno a la situación en Venezuela
El vicepresidente Hamilton Mourão junto a los senadores Marco Rubio (Florida), Jim Risch (Idaho) y Tom Udall (Nuevo México), entre otros, en un encuentro que giró en torno a la situación en Venezuela

Oriundo de San Pablo, Amaral tiene formación en derecho y prestó servicios en delegaciones diplomáticas de París, Bonn, Ginebla y Washington, donde estaba desde 2016, cuando fue asignado allí por el gobierno de Michel Temer. Negoció la deuda externa brasileña ante el Club de París y fue vocero del ministro de Industria y Comercio bajo la administración de Fernando Henrique Cardoso.

Amaral tiene 60 días para dejar el puesto, momento en el que Pimentel tomará la posta. El próximo embajador deberá recibir el acuerdo del Senado y tendrá que obtener el plácet del gobierno de Trump.

El mes pasado, Bolsonaro había criticado a Sergio Amaral y a los embajadores de otros destinos estratégicos para Brasil. Según publicó O'Globo, en un desayuno con periodistas, el mandatario se quejó de que en el exterior se difundía una imagen suya de racista y homofóbico, y los diplomáticos brasileños no lo defendían.

En ese momento, el presidente dijo que cambiaría a 15 embajadores cuando volviera del viaje a Washington en marzo, cuando se reunió con Donald Trump.

Desde su asunción, Bolsonaro ha estrechado lazos con el presidente estadounidense Donald Trump, por lo que la embajada brasileña en Washington cobró una aun mayor relevancia para Itamaraty, como se conoce a la cancillería brasileña.

Olavo de Carvalho, el ideólogo detrás de Bolsonaro, extiende su influencia sobre la política exterior brasileña
Olavo de Carvalho, el ideólogo detrás de Bolsonaro, extiende su influencia sobre la política exterior brasileña

Entre los posibles reemplazos se mencionan a Nestor Forster, un diplomático de carrera que sirve en la embajada en Washington e integra el grupo de los "olavistas" —en alusión a Olavo de Carvalho—, y el politólogo y consultor Murillo de Aragão, quien tiene el apoyo de economistas y militares, pero no es diplomático de carrera.

Forster fue quien presentó a Ernesto Araújo con Olavo de Carvalho. Además, fue quien organizó durante la visita de Bolsonaro una cena en la embajada brasileña que reunió a Olavo, el ex estratega de Trump Steve Bannon e importantes dirigentes de la derecha estadounidense.

Bolsonaro y Trump intercambiaron camisetas de las selecciones de Brasil y EEUU en la Casa Blanca. Fue a instancias de Nestor Forster, quien podría ser el próximo embajador en Washington (Foto: AFP)
Bolsonaro y Trump intercambiaron camisetas de las selecciones de Brasil y EEUU en la Casa Blanca. Fue a instancias de Nestor Forster, quien podría ser el próximo embajador en Washington (Foto: AFP)

Además, fue quien sugirió que durante el encuentro los presidentes Trump y Bolsonaro intercambiaran camisetas de fútbol, y que Bolsonaro visitara el Cementerio Nacional de Arlington -un cementerio militar- en lugar del Monumento Nacional a la Segunda Guerra Mundial.

Olavo fue quien sugirió al propio Araújo para Itamaraty, y tiene una estrecha relación con los Bolsonaro, especialmente con Eduardo, diputado que preside la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados.

El martes, Araújo hizo otro cambio en su equipo: desplazó al embajador Mário Vilalva del mando de la Apex (Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones), un órgano vinculado al ministerio de relaciones exteriores. Fue el segundo cambio en la cabeza de la Apex en lo que va del año: el 9 de enero, el canciller echó a Alex Carreiro por Twitter.