Una marcha en Cuba pide por el matrimonio igualitario (AFP)
Una marcha en Cuba pide por el matrimonio igualitario (AFP)

Tras la decisión de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, de retirar del texto de la Reforma Constitucional el artículo que posibilitaba el matrimonio entre personas del mismo sexo, numerosos activistas de la comunidad LGBTI cubana han reaccionado con críticas.

La Constitución vigente en Cuba desde 1976 contempla el matrimonio "como la unión concertada voluntariamente entre un hombre y una mujer". Sin embargo, el recién eliminado artículo 68 proponía definir el matrimonio como la "unión voluntariamente concertada entre dos personas con aptitud legal para ello".

En julio, el diputado Homero Acosta, encargado de presentar el texto del proyecto de reforma, había afirmado que con este artículo se evitaba la "discriminación", que se trataba de "un asunto en el que hay que asumir una posición" y que el pueblo entendería las razones para este cambio.

Para los activistas LGBTI en Cuba se trata de un gran revés que algunos asumen como un triunfo de la homofobia.

Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba (Reuters)
Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba (Reuters)

"En una importante victoria para los homófobos en la isla caribeña, incluidos muchos miembros del Partido Comunista", escribió el sitio Havana Times; y agregó que con esta medida "dieron la impresión de que quizás para el año 2050, Cuba estará lista para semejante paso de igualdad de derechos".

"El movimiento para descartar la posibilidad del matrimonio entre personas del mismo sexo en Cuba puede haber surgido por temor a probables votos en contra de la Constitución", asegura la publicación.

Esta misma opinión la comparte la periodista Yoani Sánchez, quien dijo a Radio Martí que con esta medida "están sacando lo más problemático de la Constitución para lograr un porcentaje de aprobación que temían perder".

Pero Juana Mora Cedeño, presidenta de la organización defensora de la comunidad LGBTI Arcoiris Libre de Cuba, confesó a Radio Martí que aún no comprende el motivo de haber eliminado el acápite que legaliza las uniones homosexuales.

"Es una barrabasada, pues se puso con mucho énfasis y la defensa fue muy grande, se puso en un artículo de familia donde casi era como un bloque que no podía salir de ahí. Ese derecho estaba protegido", dijo la activista.

"Los derechos no se discuten bajo ningún concepto, y creo que los fundamentalistas han apretado un poco", lamentó Mora, quien recordó que en la isla la población es machista, el gobierno es machista "y que se trata de un derecho que están vulnerando bárbaramente", opinó la presidenta de Arcoiris Libre de Cuba.

Por su parte, Maykel González Vivero dijo que la noticia no lo tomó por sorpresa. "Lo que ha hecho la Asamblea Nacional es dilatar el momento en que tendrá que ser debatido el derecho al matrimonio para todos y todas en Cuba", opinó el periodista.

Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) y diputada de la Asamblea Nacional, reconoció en redes sociales que el mensaje formulado por el Parlamento "mutiló la nueva propuesta y con un enfoque no apropiado lanzó al ruedo lo que muchas personas están interpretando como un retroceso".

Mariela Castro trató de calmar el descontento de la comunidad LGBTI (AP Photo/Franklin Reyes, File)
Mariela Castro trató de calmar el descontento de la comunidad LGBTI (AP Photo/Franklin Reyes, File)

La hija de Raúl Castro trató de calmar el descontento de la comunidad LGBTI cubana asegurando que "no hay retroceso", y que "la esencia del artículo 68 se mantiene".

Para el doctor Nelson Gandulla, quien preside la Fundación Cubana por los Derechos LGBTI "lo más entristecedor es que usaron a la comunidad LGBTI para desvirtuar los principales problemas que deben debatirse en la Constitución y que hayan virado la vista de la población hacia el matrimonio igualitario".

(Con información de Martí Noticias)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: