Eran casi las 6 de la mañana del pasado domingo y el pequeño bar ubicado en el municipio de Nova Serrana, Minas Gerais, estaba repleto.

El hombre estaba parado al lado de la barra, revisando su celular
El hombre estaba parado al lado de la barra, revisando su celular

En ese momento, un delincuente llegó en una moto y se detuvo en la puerta. Ni bien entró al lugar, sacó un arma y comenzó a amenazar a los clientes.

Cuando el delincuente armado ingresó al establecimiento, la gente comenzó a tirarse al suelo
Cuando el delincuente armado ingresó al establecimiento, la gente comenzó a tirarse al suelo

Casi todos se arrojaron al suelo. Pero un hombre se quedó fijo, al lado de la barra, interactuando con su celular.

El criminal pasó por al lado suyo sin que él lo viera
El criminal pasó por al lado suyo sin que él lo viera

El ladrón pasó por detrás suyo, y se acercó a la caja. El encargado levantó los brazos y le entregó el dinero.

El delincuente se acercó a la caja y se llevó el dinero, pero el cliente seguía mirando su teléfono
El delincuente se acercó a la caja y se llevó el dinero, pero el cliente seguía mirando su teléfono

El criminal pasó nuevamente a centímetros del cliente, pero este seguía concentrado en la pantalla. El asaltante se fue sin que él se enterara de su presencia.

El ladrón se fue, sin que el hombre se enterara de su presencia
El ladrón se fue, sin que el hombre se enterara de su presencia

Sólo cuando las demás personas se pararon y comentaron la situación, el hombre del celular se dio por enterado. Sorprendido, no podía creer lo que había sucedido.

Solo cuando los otros clientes reaccionaron, él se dio enteró de lo que había ocurrido
Solo cuando los otros clientes reaccionaron, él se dio enteró de lo que había ocurrido

El video de la escena, registrado con la cámara de seguridad del bar, se viralizó primero entre los mineiros y luego en todo Brasil. Un ejemplo extremo del grado de abstracción que puede generar la adicción a la tecnología.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: