Una pareja de California murió de coronavirus: tenían cinco hijos, uno de ellos un recién nacido de apenas 20 días

Davy Macias no estaba vacunada y falleció por COVID-19 a la semana de haber dado a luz a su bebé. Su marido, internado e intubado por la misma enfermedad, murió dos semanas después

Daniel Macias de 39 años y Davy Macias de 37, murieron con 2 semanas de diferencia. Tenían cinco hijos que quedaron huérfanos, uno de ellos un recién nacido (The Washington Post)
Daniel Macias de 39 años y Davy Macias de 37, murieron con 2 semanas de diferencia. Tenían cinco hijos que quedaron huérfanos, uno de ellos un recién nacido (The Washington Post)

Davy Macias, de 37 años, estaba intubada y moribunda por complicaciones del COVID-19 cuando los médicos la ayudaron a dar a luz a su hija. Nunca vería a su bebé.

Su marido, Daniel Macias, de 39 años, sólo pudo ver brevemente a su hija porque también fue hospitalizado tras contraer el virus. Según la cuñada de Davy, Terri Serey, Daniel esperó a ponerle nombre a la niña porque creía que él y su mujer saldrían vivos del hospital para presentar a la recién nacida a sus otros cuatro hijos, el mayor de 7 años y el menor de 2.

Pero una semana después del nacimiento del bebé, Davy murió. Dos semanas después, también lo hizo Daniel.

Daniel “estaba lo suficientemente bien como para enviarme una foto del bebé”, dijo Serey a The Washington Post. Pero “ése fue el último mensaje que recibí de él”.

Davy y Daniel Macías, de Yucaipa (California), se encuentran entre los 658.000 estadounidenses que han muerto a causa del COVID-19, mientras la variante Delta provoca un resurgimiento de los casos y las autoridades sanitarias se apresuran a inmunizar a una población dividida sobre la conveniencia de vacunarse. Davy Macías no se vacunó porque estaba embarazada, dijo Serey. No está claro si Daniel se vacunó.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han instado a las embarazadas a que se vacunen, ya que los estudios han revelado que la vacuna contra el coronavirus no aumenta el riesgo de abortos. Por el contrario, las investigaciones demuestran que las embarazadas se enfrentan a un mayor riesgo de padecer síntomas graves de Covid-19, partos prematuros y “otros resultados adversos del embarazo” si contraen el virus, afirman los CDC.

Las muertes de Davy y Daniel Macías se hacen eco de la historia de Lydia y Lawrence Rodríguez, una pareja de Texas que el mes pasado murió con semanas de diferencia, dejando cuatro hijos. Ninguno de los dos padres estaba vacunado; antes de morir, Lydia Rodríguez pidió a su familia que se asegurara de que sus hijos recibieran la vacuna.

Los niños Macías, que están al cuidado de los padres de Daniel, no acaban de entender lo que les ha ocurrido a su madre y a su padre, dijo Serey. Después de la muerte de Daniel, el 9 de septiembre, un consejero explicó a los dos hijos mayores, de 7 y 5 años, que sus dos padres se habían ido, dijo Serey. Mientras que el mayor -el único hijo varón de Daniel y Davy- comprendió la situación, su hermana menor “sigue buscando a su mamá”, dijo Serey. Todos los niños, según Serey, “pasan mucho tiempo por la noche buscando a mamá y papá”.

En junio, Davy y Daniel celebraron 11 años de matrimonio. Davy era enfermera titulada en la sala de partos del Centro Médico Kaiser Permanente Fontana, y Daniel era profesor en la Escuela Media Jehue del Condado de San Bernardino. Cuando se le preguntó qué era lo que la pareja disfrutaba haciendo juntos, Serey tuvo una respuesta: Su afición eran sus hijos.

Vacuna para el COVID-19 de Oxford/AstraZeneca. 18 de marzo de 2021. REUTERS/Yves Herman/
Vacuna para el COVID-19 de Oxford/AstraZeneca. 18 de marzo de 2021. REUTERS/Yves Herman/

Como Davy trabajaba a menudo por las noches, pasaba tiempo con sus hijos durante el día, dijo Serey. La cuenta de TikTok de Davy está dedicada casi por completo a relatar la vida con sus hijos. Un vídeo del año pasado la muestra con sus cuatro hijos, todos ellos vestidos con trajes de tiburón, bailando al ritmo de “Gangsta’s Paradise” de Coolio.

A principios de agosto, toda la familia se contagió de Covid-19, dijo Serey. Aunque los niños se recuperaron con relativa rapidez, los síntomas se agravaron en el caso de Davy, que acudió al hospital para recibir tratamiento. Menos de una semana después, le siguió Daniel.

Davy ya estaba intubada y había dejado de comunicarse directamente con su familia cuando su nueva hija nació por cesárea el 18 de agosto, dijo Serey. Unos tres días después del nacimiento del bebé, Daniel fue intubado. El marido y la mujer se encontraban a pocas habitaciones de distancia en el hospital. “Él no tenía ni idea de que ella había fallecido”, dijo Serey.

Al circular la noticia de la muerte de la pareja, Serey dijo que algunos desconocidos se han puesto en contacto con ella y con su marido -el hermano de Davy, Vong- para preguntarles si deberían vacunarse.

“Me hacen preguntas sobre los efectos secundarios”, dijo Serey. “Es interesante, porque la gente quiere que alguien les dé la respuesta”.

¿Su respuesta? “No conozco a nadie que haya muerto a causa de la vacuna, pero sí conozco a personas que han muerto a causa del coronavirus”.

Serey dijo que no sabe si Davy se arrepiente de no haberse vacunado contra el coronavirus, pero que le dio la impresión de que no creía que fuera a enfermar gravemente.

No creo que ella pensara realmente que iba a ponerse tan mal”.

SEGUIR LEYENDO: