Riesgo P1: ¿Se puede producir una “pandemia” dentro de la pandemia?

Es el linaje de la variante detectada en Manaos, Brasil. Sería más transmisible que las variantes anteriores del coronavirus, según expertos del Malbrán y del INTA. Podría aumentar el número de reinfecciones y limitar la eficacia de la vacunación

Los virus tienen muchas mutaciones. Algunas les sirve como ventaja para transmitirse más. En el caso de la variante de Manaos, del linaje P1, tendría capacidad para contagiar a más personas y reducir la protección que brindan las vacunas que se han desarrollado para COVID-19. Científicos siguen de cerca a la variante como preocupación mundial (Shutterstock)
Los virus tienen muchas mutaciones. Algunas les sirve como ventaja para transmitirse más. En el caso de la variante de Manaos, del linaje P1, tendría capacidad para contagiar a más personas y reducir la protección que brindan las vacunas que se han desarrollado para COVID-19. Científicos siguen de cerca a la variante como preocupación mundial (Shutterstock)

Se la empieza a conocer popularmente como “P1” y es el linaje de una variante del coronavirus que fue detectada en Manaos, Brasil, el 4 de diciembre pasado. Está poniendo en alerta a los sistemas de vigilancia epidemiológica del mundo porque se teme la posibilidad de que aumenten los contagios y las reinfecciones con el virus. Por sus características, podría limitar la eficacia de las vacunas y de los tratamientos.

La variante tiene la mutación N501Y, que también está en la variante originaria de Inglaterra. Esa mutación puede permitir que el virus se propague con mayor facilidad. P1 también lleva otra mutación llamada E484K, que podría permitirle resistir a los anticuerpos generados contra formas anteriores del virus. Igualmente los científicos siguen investigando las capacidades de P1.

El linaje P1 sería hasta 2,4 veces más transmisible que el virus que circulaba. También podría aumentar el riesgo de reinfección entre el 25 y el 60%
El linaje P1 sería hasta 2,4 veces más transmisible que el virus que circulaba. También podría aumentar el riesgo de reinfección entre el 25 y el 60%

“Actualmente hay tres variantes de preocupación, de acuerdo con la OMS. La variante de Sudáfrica, la de Manaos y la de Inglaterra. La de Sudáfrica aún no está presente en pacientes de la Argentina. Las otras dos sí se han detectado en el país”, comentó a Infobae la investigadora en genómica del Instituto ANLIS/Malbrán, la doctora Josefina Campos. “P1 está asociado a mayor transmisibilidad y a casos de reinfección”, agregó.

La evidencia que se está acumulando -expresó Humberto Debat, investigador en virología del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en la provincia de Córdoba- “genera preocupación por dos flancos principales. Primero, en base a la dispersión, el modelado y la detección, P1 genera mayor número de contagios: sería hasta 2,4 veces más transmisible que el virus que circulaba. El otro flanco es el escape inmune. Las personas que ya tuvieron COVID-19 tienen más riesgo de infectarse de nuevo por la circulación de P1”.

El investigador Debat citó que hay un estudio científico que demuestra que el linaje P1 aumenta el riesgo de reinfección entre el 25 y el 60%. “También puede producir una potencial reducción de la eficacia de las vacunas para proteger contra la enfermedad, en base a resultados preliminares con la vacuna Coronav”. La Coronav es la vacuna desarrollada por Sinovac Biotech en China.

Aún no hay evidencia de que P1 genere más casos severos de la enfermedad ni más letalidad por sí misma. “Pero al generar más contagios, se podrían producir más muertes”, sostuvo el doctor Debat. Si bien aún no está probado, P1 también podría reducir la eficacia de tratamientos con anticuerpos monoclonales que se están indicando para los pacientes en terapias intensivas.

De acuerdo con la investigadora del Malbrán, la detección de P1 aún no obliga a modificar las medidas recomendadas de prevención de COVID-19 difundidas por el Ministerio de Salud de la Nación. “Esto no cambia las medidas de prevención recomendadas por el Ministerio: uso de tapabocas, ventilación permanente, distanciamiento social, lavado frecuente de manos y seguir con la campaña de vacunación”, afirmó la doctora Campos.

Hasta ahora no se ha reportado la transmisión comunitaria de la variante de Manaos del linaje P1 en la Argentina. Aunque Debat advirtió que deberían controlarse más las fronteras, especialmente para evitar que llegue también la variante de Sudáfrica que aún no se detectó en la Argentina.

De acuerdo con los investigadores del Proyecto País, con apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, la variante de Manaos solo se ha detectado en un viajero y en otra persona que tenía contacto estrecho con alguien que había estado en Brasil.

El primero de los casos fue un individuo de nacionalidad argentina que ingresó al país el 7 de febrero proveniente de Brasil a través de un traslado sanitario dada su condición de salud. Luego del arribo al país, el paciente fue internado en un hospital de la ciudad de Buenos Aires. Se le hizo hisopado y la muestra fue secuenciada en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez. En el segundo caso, se trató de un ciudadano brasilero residente en la ciudad de Buenos Aires que fue estudiado por haber sido contacto estrecho de otra persona con síntomas compatibles con la COVID-19 y con historia reciente de viaje a Brasil.

SEGUIR LEYENDO