Le escribió un correo a un prestigioso científico por su fatiga crónica y su caso impulsó un hallazgo revolucionario: “No era psicológico”

Amanda Twinam contactó Paul Hwang pensado que nunca recibiría respuesta. Finlamente su persistencia hizo que la escucharan

Compartir
Compartir articulo
Amanda Twinam con su marido Matthew y su hija Paige. (Ashley Brown)
Amanda Twinam con su marido Matthew y su hija Paige. (Ashley Brown)

El viaje de Amanda Twinam para entender su fatiga de décadas comenzó con un diagnóstico de cáncer de mama a los 28 años. Twinam se sometió a una mastectomía antes de recibir quimioterapia. Los medicamentos la enfermaron y le provocaron convulsiones, lo que acabó llevándola a un reumatólogo.

Ese médico encontró un marcador de enfermedades autoinmunes en la sangre de Twinam. Sin embargo, ninguno de los diagnósticos propuestos encajaba del todo. “La fatiga era mi principal dolencia, a veces la única”, dice Twinam, que había tenido un ataque de presunta mononucleosis en el instituto que la dejó exhausta durante meses. “Pero nadie sabía qué hacer”.

En 2015, tras someterse a más pruebas, se descubrió que Twinam, ahora de 44 años, era portadora de un trastorno genético del cáncer, el síndrome de Li-Fraumeni. Poco después le diagnosticaron un segundo cáncer de mama, y Twinam se sometió a otra mastectomía. Pero Twinam sabía que algo más iba mal.

Al entrar en la cuarentena, cada vez le costaba más estar de pie y caminar. La abogada de Albany, Nueva York, redujo su trabajo a tiempo parcial, ya que no podía seguir el ritmo de sus casos legales mientras criaba a una hija pequeña.

“Era una persona cada vez menos funcional y no tenía una gran explicación para ello, lo que me hacía sentir loca”, dice. “Los médicos no sabían qué hacer conmigo”. Así que Twinam emprendió un viaje de años para entender su continua fatiga, neuropatía, debilidad muscular y otros problemas.

Sus tenaces esfuerzos condujeron a un nuevo descubrimiento científico en los Institutos Nacionales de Salud y a una nueva y prometedora línea de investigación que puede acabar ayudando a muchas otras personas con enfermedades que cursan con fatiga crónica, entre las que posiblemente se incluya el covídago prolongado.

“Estamos muy ilusionados por probar” fármacos para tratar el problema identificado en Twinam, dijo Paul Hwang, investigador de los NIH que dirigió el trabajo.

Las señales de alarma de que Twinam padecía una enfermedad crónica no reconocida empezaron tras su presunto caso de mononucleosis en el instituto. Dice que cree que nunca se recuperó del todo. Un gran indicio: En la universidad, después de hacer ejercicio, Twinam no experimentaba un subidón de endorfinas. En lugar de eso, decía a sus amigas que “se sentía como una basura”.

Entre sus dos cánceres de mama, Twinam decidió volver a estudiar un máster en salud pública. Quería entender la bioestadística en el camino para entenderse a sí misma. “Estaba genuinamente más emocionada cuando obtuve un 100 en un examen parcial de biología que cuando aprobé el colegio de abogados”, dice.

En 2016, le intrigó un artículo sobre el síndrome de Li-Fraumeni escrito por Hwang. El artículo describía problemas con las mitocondrias, las famosas centrales eléctricas de la biología celular, pequeñas estructuras tubulares en el interior de las células que producen la energía que necesitamos para vivir.

En las personas con este síndrome, el laboratorio de Hwang había descubierto que las mitocondrias producen demasiada energía, que las células cancerosas engullen a medida que hacen metástasis. Twinam se preguntaba si su versión específica del síndrome de Li-Fraumeni podría provocar el problema opuesto: ¿demasiada poca energía?

Los investigadores descubrieron que el cuerpo de Amanda Twinam producía demasiada cantidad de una proteína en particular, lo que agotaba su energía  (Ashley Brown)
Los investigadores descubrieron que el cuerpo de Amanda Twinam producía demasiada cantidad de una proteína en particular, lo que agotaba su energía (Ashley Brown)

Twinam comenzó un mensaje a Hwang que resultó fundamental: “He leído con interés su reciente artículo sobre la inhibición de la respiración mitocondrial en un modelo de ratón del síndrome de Li-Fraumeni”.

“Tenía cero expectativas”, dice Twinam. “Aquí estoy yo enviando un correo electrónico a este investigador científico de lujo que no me va a dar ni la hora”.

Hwang, que dirige un laboratorio en el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, respondió al día siguiente. Escribió: “Sí, estoy de acuerdo con usted, es posible que [su versión del síndrome de Li Fraumeni] pueda estar alterando el metabolismo y causando sus síntomas de fatiga.”

Hwang se equivocaba: los problemas energéticos de Twinam no tenían nada que ver con el síndrome de Li-Fraumeni. Pero a Hwang y sus colegas les llevaría años de trabajo de laboratorio, incluida la creación de “ratones Amanda” modificados genéticamente, comprenderlo.

“Amanda apareció y nos desafió”, dice Hwang durante una entrevista en su despacho. “Así que escarbamos”.

Hwang llevó a Twinam a Bethesda en 2017. Durante una batería de pruebas, apareció un resultado curioso. El músculo de la pantorrilla de Twinam tardaba mucho tiempo en reponer una molécula que transporta energía tras una breve sesión de ejercicio. En otros pacientes con síndrome de Li-Fraumeni, esta molécula se regenera en una media de 35 segundos. En Twinam, tardó 80 segundos.

“Nunca la vemos tan retrasada”, dice Hwang.

Desconcertado, Hwang envió a Maryland al hermano y al padre de Twinam, ya que ambos también eran portadores del gen del Li-Fraumeni. Pero en la prueba de producción de energía, los dos hombres mostraron una rápida recuperación de la energía, a diferencia de Amanda. Ninguno de los dos se había quejado nunca de fatiga grave.

Amanda era el caso atípico.

Hwang tenía ahora pruebas contundentes de que los problemas energéticos de Twinam -tanto a nivel celular como humano- estaban causados por algo distinto al Li-Fraumeni. ¿Pero qué?

Casi al mismo tiempo, en 2017, Hwang recibió otra correspondencia fortuita. Brian Walitt, investigador de los NIH, había oído que Hwang estudiaba la producción de energía en el interior de las mitocondrias.

Walitt estaba interesado porque estaba orquestando un estudio intensivo en un pequeño número de pacientes hospitalizados en el hospital de investigación de los NIH que fueron diagnosticados con síndrome de fatiga crónica, también conocido como encefalomielitis miálgica o ME / SFC -Síndrome de fatiga crónica- (Yo fui paciente en este estudio y Hwang también utilizó mis datos en su investigación).

Este contacto despertó la curiosidad de Hwang: ¿Y si este inusual paciente con síndrome oncológico también padecía una enfermedad, como la ME/CFS, que causa fatiga crónica?

Hwang inició una minuciosa búsqueda bioquímica. Descubrió que las células de la piel de Twinam parecían producir un exceso de una proteína llamada WASF3. Al hacer zoom en el interior de las mitocondrias de Twinam, Hwang y sus colegas vieron algo sorprendente: Como un palo atascado en los radios de una bicicleta, la proteína sobreabundante estaba literalmente atascando los engranajes de la producción de energía.

“Es realmente sorprendente”, afirma Hwang.

Las mitocondrias producen energía mediante un proceso llamado respiración, que transforma el oxígeno y la glucosa en moléculas portadoras de energía. En el centro de esta reacción química en cadena se encuentra un gorila bioquímico de 800 libras llamado supercomplejo.

¿La proteína Twinam hizo demasiado? Se atasca groseramente el supercomplejo. “Está haciendo que todo esto se desmonte”, dice Hwang. “Literalmente, se está desmontando”.

Un extenso trabajo de laboratorio confirmó y amplió el hallazgo. En platos de células, el aumento de WASF3 redujo la producción de energía celular. Reducirla producía más energía. Los ratones criados para producir una cantidad excesiva de la proteína defecaban rápidamente, como Twinam, y caminaban en una cinta la mitad de tiempo que los ratones normales.

Amanda Twinam se animó a escribirle a un prestigioso científico y su caso terminó siendo el centro d euna nueva investigación (Ashley Brown)
Amanda Twinam se animó a escribirle a un prestigioso científico y su caso terminó siendo el centro d euna nueva investigación (Ashley Brown)

Una serendipia final amplió la investigación de Hwang de un solo paciente a toda una población de enfermos: obtuvo tejido muscular de los pacientes con ME/SFC de Walitt.

Nueve de los 14 presentaban una sobreabundancia de WASF3 similar a la de Twinam y, de media, los niveles de esta proteína en el grupo eran superiores a los de los voluntarios sanos. Aunque el tamaño de la muestra es pequeño, el hallazgo sugiere que este problema de falta de energía está muy extendido en el ME/SFC.

La investigación impulsada por Twinam culminó en agosto con una publicación de Hwang y sus colegas en la revista PNAS. Los científicos del pequeño campo de la investigación del ME/SFC están entusiasmados con el descubrimiento, que apunta a una posible -y muy necesaria- estrategia de tratamiento.

“Se ha hecho con mucha elegancia”, dice Mady Hornig, que también estudia el ME/SFC como médico-investigador en la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia. “No es muy común que hagamos todos estos. . . pasos, teniendo médicos que son realmente persistentes sobre lo que está sucediendo con un individuo y aplicando una lente científica”.

ME / CFS es común - hasta 2,5 millones de estadounidenses lo tienen, según un Informe del Instituto de Medicina de 2015 - pero también comúnmente mal entendido.

La financiación de la investigación ha sido escasa. El diagnóstico a menudo se retrasa o nunca llega. Los estudios revelan que hasta la mitad de las personas con síndrome de fatiga crónica cumplen los requisitos para recibir ese diagnóstico. No existen análisis de sangre para identificar el trastorno, ni tratamientos aprobados por la Food and Drug Administration, y mucho menos una cura. Hasta una cuarta parte de los enfermos de ME/CFS están postrados en cama.

Para Hwang, desarrollar un tratamiento para la enfermedad es ahora “lo que me hace seguir adelante”. Su pequeño laboratorio, de sólo cuatro científicos, planea un ensayo clínico con un fármaco que acaba de salir al mercado para otra enfermedad.

“Los descubrimientos sorprendentes en medicina se basan a veces en un solo paciente”, afirma.

En cuanto a Twinam, después de décadas de sentirse enferma sin un diagnóstico que tuviera sentido, cree que su propia historia ha sido finalmente legitimada, y en una importante revista científica.

“Existe una diferencia entre el cáncer y el síndrome de fatiga crónica”, un diagnóstico que su reumatólogo ha añadido finalmente a su expediente, afirma. “Todo el mundo te cree cuando tienes cáncer. Bromeas sobre tener una ‘tarjeta de cáncer’ para librarte de hacer cosas. Nadie reparte tarjetas de SFC. Por fin puedo decir: ‘No es psicológico”. Ahora tenemos una explicación científica”.

Especial para The Washington Post

Últimas Noticias

Anna Chiara, la hija de la actriz Andrea del Boca, busca su propio camino

Se muestra sexy y exuberante en su perfil de instagram. Teleshow indagó en su cuenta y encontramos a una joven totalmente distinta, jugándosela con un look muy diferente al que nos tiene acostumbradodos

Carolina Píparo habló sobre su fallida designación en Anses: “Seguiré defendiendo las ideas de la libertad desde mi banca”

Por primera vez, la diputada de La Libertad Avanza habló sobre el tema e insinuó que no ocupará ningún lugar en el gabinete, luego de que el presidente electo resolviera nombrar a Osvaldo Giordano al frente del organismo previsional
Carolina Píparo habló sobre su fallida designación en Anses: “Seguiré defendiendo las ideas de la libertad desde mi banca”

Tras confirmar que Martín Menem será el presidente de la Cámara de Diputados, Milei lo recibe en el Hotel Libertador

El presidente electo está reunido en su búnker con el legislador libertario por La Rioja, que se impuso sobre las opciones de Pro y el peronismo disidente para comandar el cuerpo. La agenda gira en torno a los planes para las sesiones extraordinarias y los diálogos con las otras fuerzas políticas
Tras confirmar que Martín Menem será el presidente de la Cámara de Diputados, Milei lo recibe en el Hotel Libertador

Persecución en Rusia: la policía llevó a cabo redadas en varias discotecas LGBT de Moscú

En los operativos, los efectivos pidieron los documentos de identidad a los presentes. El Tribunal Supremo prohibió el pasado jueves el movimiento LGBT, que consideró “extremista”
Persecución en Rusia: la policía llevó a cabo redadas en varias discotecas LGBT de Moscú

Juristas israelíes denunciaron el silencio internacional ante las pruebas de crímenes sexuales por parte de Hamas

Además de la masacre de 1.200 personas, la policía israelí también investiga violaciones en grupo y mutilaciones de cadáveres. Hasta ahora, las autoridades recopilaron “más de 1.500 testimonios impactantes y dolorosos”
Juristas israelíes denunciaron el silencio internacional ante las pruebas de crímenes sexuales por parte de Hamas
MÁS NOTICIAS