La tecnología para acompañar la rutina fitness (Shutterstock)
La tecnología para acompañar la rutina fitness (Shutterstock)

POR Malen Lesser

"Un día me había peleado con mi novio y si no hacía algo positivo con esa energía, sentí que iba a explotar, así que salí a correr y no paré más", cuenta Malena Ortíz (43). "Quería dejar de fumar, empezar a tener una vida activa y saludable", confiesa Julia Cohen (42).

"Al principio, lo hacía sin sentido, sólo pensaba en poder correr 10 kilómetros y salía con el celular para escuchar música. Después empecé a usar apps como runtastic, endomondo o nike plus. Seguía con el celular que me molestaba. Pero cuando me acerqué a un running team, me planificaron trabajos específicos con ritmos y distancias que no sabía bien cómo medir. Ahí me compré mi primer garmin connect o pulsometro. Con eso controlaba mis pulsaciones, porque es un dato importante: te marca cuando estás al límite del sobreentrenamiento, es clave no forzarse sino ir aumentando la capacidad aeróbica a la vez que se trabaja la fuerza de los miembros, la buena postura, etcétera".

"Sin duda, los motivos por los cuales arrancar con esta actividad son múltiples, pero mantenerse motivado y comprometido es la clave de todo", asegura Fabiana Hasbani, creadora de Empower Run Girls, grupos de mujeres que corren pero no son runners profesionales.

"El factor humano es fundamental, eso no te lo puede dar ninguna app", opina.

¿Necesidad o marketing?
"En algún sentido, siento que no necesito ningún soporte tecnológico para correr, pero cuando te enganchás, al ser un deporte personal, tu cuerpo y tus medidas importan, son la clave para poder ir evolucionando, entrenando mejor y cumpliendo objetivos", asegura Jimena Barrionuevo (39).

"El garmin con la banda cardíaca permite que el entrenador controle tu trabajo, tus pulsaciones, y eso es clave porque define tu estado físico general. Por ejemplo, si las pulsaciones están muy altas, hay que correr más lento para reeducar el corazón y trabajar oxigenando tu cuerpo, así los músculos se vuelven más resistentes y disminuyen los riesgos de lesiones", coincide con Julia. Las chicas lo fueron tomando en serio, en parte gracias a los datos de las matrices tecnológicas, y ya tienen en mente este año ir por la carrera Patagonia Run de 42 kilómetros, la Maratón Bs As y el 42k de Villa Langostura.

mas mariana correr SF (2)"Te vas enganchando cuando el cuerpo te devuelve bienestar con creces", jura Julia, que agrega: "También hay conteos de pasos y calorías, mediante apps, posibles de utilizar en relojes como el Apple Watch. Eso no es lo que más me interesa, pero son datos, los podés usar a favor. La tecnología puede aplicarse a diferentes objetivos".

Los runneros entrenan en general todos los días o cinco veces a la semana, y complementan con ejercicios en serie, gimnasia funcional, entre otras. "Todas esas actividades también son medibles", señalan orgullosas las chicas.

Amigos runneros
Los viajes y lo social que trae la actividad son un beneficio plus de este hábito saludable. "En uno de los grupos tengo a Sofi de Córdoba, que corre por una historia personal muy dura con un marido y un hijo con problemas de salud; también está Tania, argentina radicada afuera hace años; y Caro, en Misiones, por poner ejemplos de algunas de las chicas. Todas viajan a la provincia de Sofi para acompañarse en una maratón nocturna, entrenan con ese objetivo, se hablan de sus dudas, logros y nosotros como profesionales con mi coach las guiamos. El factor humano es lo que hace que mujeres en mis grupos llegaron a bajar 12 kilos, les cambió la vida para bien, incorporaron el disfrute de esta actividad", detalla Fabiana, de Empower Run Girls, que no sólo es un grupo, sino que son entregables digitales para no cometer errores de principiante y mantenerse motivado, sacarle provecho al esfuerzo y ver resultados y objetivos alcanzados paulatinamente con el acompañamiento de expertos.

mas mariana correr SF (1)En el caso de Mara De Luca (41), ingeniera en sistemas que se radicó en Estados Unidos por 10 años, cuando volvió al país le costaba encontrar un grupo de pertenencia.

Sin embargo, como en Los Ángeles entrenaba, sin querer ser profesional, en un gimnasio de triatlonistas, se le ocurrió comenzar a correr y buscar un running team por su zona de residencia, Palermo. Los Lagos de este barrio porteño fueron el marco de un enamoramiento inmediato con la actividad y un garmin, que le permitía correr y medir sus laps para ir mejorando sus tiempos. Enseguida cumplió objetivos como los primeros 10 kilómetros y sintió que había encontrado más que bienestar, amigos inseparables con quienes compartir algo que disfruta. "La calidez y la pertenencia, los lazos sociales siempre son un incentivo para continuar por buen camino, sino uno se cansa, abandona, después de algún mal día o lesión", dice De Luca.

Errores de principiante
Fabiana comanda un grupo de mujeres que corren sin el factor de competitividad característico de otros grupos. "Al inicio hay una gran etapa que es trabajar el cuerpo hasta ir paulatinamente subiendo la exigencia, pero muy despacio, mientras trabajamos en fortalecer los miembros inferiores sobre todo", cuenta.

Los riesgos de salir a correr sin más, son las lesiones y la frustración. "Dos amigas se juntan después del trabajo y se proponen: salimos a correr. Corren 5 kilómetros, no hacen intervalos caminando, que es fundamental, se agitan, les duele el vaso, no lo vuelven a hacer", ejemplifica.

No recomienda, por esto mismo, los planes básicos, impersonales y comerciales.

"Si bien las medidas, algunas, pueden ser útiles, tenés que ser guiado por un profesional que entienda, sepa utilizarlas, adecúe el plan de entrenamiento a tus características, tu cuerpo y tus objetivos. Muchos de ellos están hechos con una dedicación que no tiene que ver con mujeres simples que trabajan, y salen a correr por salud y bienestar. Si se siguen al pie de la letra instrucciones como springs a máxima velocidad el primer mes, habrá lesiones en rodillas, estiramientos musculares y dolores. Al igual que hay que saber que el marketing puede vendernos unas zapatillas con cámara de aire a la vista que pueden ser muy lindas y tecnológicas, también hay que usarlo a favor y comprar las de cámara aérea sí, pero las que la tienen por dentro que no se pinchan con tanta facilidad como las otras. Lo que quiero decir con esto es que las apps hay que saber usarlas, los relojes también, de nada sirve tener más información de la que necesitamos ni comprar los mil y un accesorios que generó nuestro movimiento en el mundo. En este sentido, hay un libro de Atlántida llamado Marathonomics que retrata la economía a través del running y cada cual es libre de elegir qué toma del mercado y cómo para sacarle partido a tan bella y gratificante actividad", remata.

SEGUÍ LEYENDO: